El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 18°C
En campaña

Macron: “Le Pen es una demagoga”

Después de su victoria, Macron ya arrancó la campaña para el balotaje. “Le dice a la gente lo que quiere escuchar cuando quiere escucharlo", dijo sobre su rival

Anticipan una segunda vuelta más ajustada que en 2017.
Anticipan una segunda vuelta más ajustada que en 2017.
12 abril de 2022

Un día después de definirse quiénes competirán en el balotaje del próximo 24 de abril, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la derechista Marine Le Pen automáticamente iniciaron sus campañas electorales exprés de 15 días. 

Los resultados finales arrojaron que Macron ganó la primera vuelta con el 27,84%, seguido por Le Pen con el 23,15%. Así, ambos candidatos repetirán la segunda vuelta de 2017, aunque esta vez la elección podría ser mucho más ajustada.

En aquella oportunidad, Macron se había impuesto con el 66% de los votos, pero ahora apenas superaría el 51%. Sin embargo, no todas son malas noticias, ya que mejoró su performance respecto a la primera vuelta de 2017, cuando había ocupado el primer lugar con el 24% (Le Pen había obtenido el 21,3%).

Justamente, esta información fue bien recibida por los mercados y el índice bursátil CAC 40 de Francia creció 0,12%. Poco, pero superó a sus otros pares europeos. 

Ayer, Le Pen retomó la estrategia que tan buenos resultados le dio y comenzó nuevamente a recorrer pequeños pueblos rurales con el argumento de que Macron está desconectado de las dificultades cotidianas.

“Macron, si por alguna desgracia fuera reelegido, se sentiría totalmente libre de continuar con su política de destrucción social”, dijo Le Pen en una visita a una zona rural al sureste de París. 

Además, tras advertir de las "nubes oscuras" que la inflación arroja sobre Francia, dijo que, si llega al poder, recortaría el IVA sobre la energía y lo reduciría a cero para 100 alimentos esenciales y productos de higiene "para que los franceses pueden continuar poniendo combustible en su auto y alimentarse".

Por su parte, Macron le dijo al periódico La Voix du Nord: "La señora Le Pen es una demagoga. Es alguien que le dice a la gente lo que quiere escuchar cuando quiere escucharlo".

Además, en un paseo por Denain, una de las ciudades más pobres del país en su antiguo corazón industrial, advirtió que Le Pen no podría financiar su campaña populista ni su agenda económica y que les estaba mintiendo a los votantes.

Más allá de los argumentos de Macron, uno de sus principales problemas es que no podrá contar con el tradicional frente anti-extrema derecha de los votantes franceses. 

En elecciones pasadas, los votantes de derecha e izquierda históricamente se habían unido para impedir que la extrema derecha llegara al poder, un fenómeno conocido como “frente republicano en frente”.

Pero ahora, varios factores podrían evitar que esto ocurra. Por un lado, se destaca el mal desempeño de los históricos partidos Los Republicanos y el Partido Socialista.

A esto se suma que Le Pen ha abandonado en gran medida su retórica más radical contra la inmigración y la Unión Europa. Por último, Jean-Luc Mélenchon, quien salió tercero, instó a sus votantes a no respaldar a Le Pen, pero no llegó a apoyar a Macron, por lo que muchos podrían abstenerse

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés