Casi 85 millones

EE. UU.: la mayoría de los trabajadores deberá estar vacunado contra el coronavirus el 4 de enero

Los empleadores que no cumplan esta medida, deberán pagar una multa de casi US$ 14.000

El Gobierno estadounidense busca aumentar la cantidad de vacunados contra el cor
04-11-2021
Compartir

La mayoría de los trabajadores estadounidenses tendrán que estar vacunados contra el coronavirus para el 4 de enero de 2022, dispuso hoy el gobierno del presidente Joe Biden, que considera la enfermedad como un riesgo ocupacional. De esta manera, se requerirá que casi 85 millones de trabajadores estén inmunizados antes de esa fecha.

Cualquier empleador que no cumpla con los requisitos antes de esa fecha podría enfrentar multas de casi US$ 14.000, precisó un alto funcionario de la Casa Blanca. Además, los empleados que no quieran inocularse serán responsables de cubrir el costo de sus propias pruebas semanales.

Las medidas forman parte del nuevo y agresivo plan de Biden para tratar de sofocar una pandemia que ensombreció su presidencia y obstaculizó la economía, debido en parte al alto grado de personas que decidieron no vacunarse.

La fecha del 4 de enero es un guiño a los grupos de la industria que insistieron en que el Ejecutivo esperara hasta después de las vacaciones para imponer mandatos en medio de una escasez de trabajadores.

Desde que asumió el cargo, Biden había evitado imponer la obligación de vacunarse a nivel nacional, centrándose en cambio en incentivos para empresas e individuos. Pero la llegada de la variante Delta, la de mayor contagiosidad de las existentes, un aumento en los casos pediátricos y zonas del país que siguen dudando en recibir la vacuna, hicieron que Biden modificara su estrategia en las últimas semanas.

"Hemos sido pacientes, pero nuestra paciencia se está agotando, y su negativa nos ha costado a todos", alegó el mandatario sobre la población no inoculada el 9 de septiembre, cuando anunció su plan para redactar la resolución publicada hoy.

La Casa Blanca emitió una serie de mandatos para los trabajadores que forman parte del gobierno federal y para el sector de la atención médica a fin de alentar la vacunación. La medida fue adoptada después de que un aumento de infecciones causado por la cepa de origen indio abrumara a los hospitales y provocara un aumento en las muertes durante el verano.

Las regulaciones están dirigidas a los trabajadores de la salud y las empresas con 100 o más empleados, que cubren dos tercios de la fuerza laboral del país.

"Esto es bueno para la economía", afirmó un alto funcionario de la Casa Blanca a la hora de justificar el plan nacional, según la agencia de noticias ANSA.

Además de las multas para las empresas que no cumplan con el mandato, los hospitales podrían perder el acceso a los dólares de los programas Medicare y Medicaid.

Estados Unidos sigue al tope de los países más afectados por el coronavirus, seguido por India y Brasil, con 46.3 millones de casos y 751.000 muertes, según el último parte sanitario.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés