Escenario incierto

Chile: elecciones marcadas por la polarización

Llegar a los comicios con una elección polarizada tiene a todo Chile desconcertado

Elecciones en Chile.
Compartir

El escenario en las elecciones presidenciales chilenas a dos semanas de la votación es incierto. En un país donde la alternancia en el poder de dos grandes bloques políticos era costumbre tras el regreso a la democracia en 1988, llegar tan cerca de los comicios con una elección polarizada, donde los extremos se perfilan como ganadores, tiene a sus habitantes desconcertados. 

Los últimos dos años han sido agitados. El estallido social de octubre de 2019 pilló por sorpresa a la elite política, luego de treinta años de crecimiento económico sostenido y una reducción notable de la pobreza.  

El triunfador tendrá que hacer frente a la reactivación económica pospandemia, a demandas sociales aún insatisfechas e implementar la segunda parte del proceso constituyente 

La salida institucional que se le dio a la violencia en noviembre de 2019 fue un acuerdo político para redactar una nueva constitución. La pandemia y las estrictas cuarentenas a partir de marzo de 2020 hicieron imposibles las manifestaciones públicas, paralizaron la economía y obligaron a postergar el plebiscito pactado. Cuando los comicios pudieron por fin realizarse, los chilenos aprobaron por una abrumadora mayoría (80%) cambiar la Constitución y al elegir a los convencionales constituyentes pocos meses después optaron por personas lo más alejadas posibles de la política tradicional. En las primarias presidenciales, los dos favoritos fueron vencidos gracias a un nuevo influjo de votantes jóvenes y con deseos de cambio. 

El 21 de noviembre habrá siete nombres en la papeleta, de los cuales dos pasarán a la segunda vuelta. Y esa es la única predicción que puede hacerse con algo de certeza. En las últimas semanas la carrera se ha polarizado, con un sorprendente avance del conservador José Antonio Kast, un exdiputado a quien se compara con el brasileño Jair Bolsonaro o el estadounidense Donald Trump.  

Su más probable contendor en segunda vuelta es el diputado frenteamplista Gabriel Boric, de 35 años, que lideró las protestas estudiantiles en 2011, en la primera administración de Sebastián Piñera. Boric, aliado con el PC, ha manifestado su intención de revisar los tratados comerciales que ha firmado Chile.  

Y no se puede descontar a la senadora democratacristiana Yasna Provoste, ministra en los gobiernos de la ex Concertación de Partidos por la Democracia. No obstante, va tercera en las encuestas, con poco más de la mitad de quien se encuentra en segundo lugar y prácticamente sin tiempo para remontar. 

Si estos dos últimos años han sido agitados en Chile, los que vienen serán, sin duda, una montaña rusa 

El triunfador tendrá que hacer frente a la reactivación económica pospandemia, a demandas sociales aún insatisfechas e implementar la segunda parte del proceso constituyente: convocar el plebiscito que ratificará o rechazará la constitución que proponga la convención.  

Es difícil pensar que el próximo presidente de Chile pueda realizar grandes reformas, considerando que el marco constitucional cambiará por completo (al punto que ni siquiera es seguro que su periodo sea de los cuatro años que contempla la Carta Magna actual). Es improbable que cuente con el respaldo de una mayoría parlamentaria y tendrá que esforzarse por llegar a acuerdos para gobernar. Y eso, en un contexto de desaceleración en el que confluyen el ajuste monetario tras las medidas de emergencia que inundaron de liquidez la economía y la postergación de decisiones de inversión en medio de la incertidumbre. 

Si estos dos últimos años han sido agitados, los que vienen serán, sin duda, una montaña rusa. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés