Autos eléctricos

Todo listo en la largada

06-09-2013
Compartir

El Salón del Automóvil de Frankfurt se convertirá, en septiembre, en el escenario para que la alemana Volkswagen presente en sociedad dos modelos que resumen sus progresos en el terreno donde se definirá el futuro previsible de la industria automotriz. Se trata de dos vehículos eléctricos: el eGolf y el Up!

Las razones que explican el inusitado entusiasmo alrededor de estos automóviles no están a la vista, pero son, de todos modos, impactantes. En el interior de su discreta carrocería de dos puertas, el eGolf cuenta con un motor eléctrico de 115 CV que le permite acelerar de 0 a 100 kilómetros/ h en 10,4 segundos y alcanzar una velocidad de 130 kilómetros/ h (controlada y limitada electrónicamente). Su batería lo habilita para recorrer hasta 190 kilómetros sin necesidad de recarga. El Up!, por su parte, es un auto mediano de cuatro puertas con prestaciones similares y una autonomía de 160 kilómetros. Según anuncia Volkswagen, la carga de las baterías de ambos modelos podrá realizarse en múltiples estaciones diseminadas por toda Europa e insumirá apenas poco más de media hora completarla hasta el 80%.

La nueva oferta de Volkswagen termina desterrando, así, las más conocidas objeciones de los escépticos que no le adjudicaban viabilidad comercial a los ve - hículos eléctricos debido a sus limitaciones en materia de velocidad, autonomía y lentitud del proceso de carga. Claro que VW no será el único fabricante pionero en el emergente mercado de los autos eléctricos. Nissan está listo ya para hacer rodar en el mercado su modelo Leaf, en tanto que Mercedes se dispone a distribuir su ya conocido Smart entre un amplio grupo de concesionarios y BMW hace lo propio con su Mini E.

Nacido para ganar

En esta selecta cofradía sobresale con luz propia la compañía Tesla (que tomó su nombre del célebre ingeniero e inventor nacido en los Balcanes Nikola Tesla, pionero en el desarrollo de la tecnología eléctrica). A diferencia de sus rivales, esta empresa establecida apenas una década atrás en el mítico Silicon Valley de California, concentra todos sus recursos en el desarrollo de vehículos eléctricos.

El primero en salir de su línea de ensamblado fue el Model S, un sedán de lujo que se vende a US$ 62.000 (casi el doble de lo que costarán los vehículos eléctricos de Volkswagen). A pesar de su elevado precio, este auto pionero acaba de conseguir un impresionante récord de ventas. En el segundo trimestre de este año, Tesla logró ubicar en el mercado 4.714 unidades, frente a las 14 que había despachado en el mismo período de 2012. La compañía parece encaminarse así al objetivo declarado por su fundador, Elon Musk, quien se propuso fabricar y vender autos eléctricos en el mercado masivo, para lo cual se planteó comenzar por la conquista de un público sofisticado y pudiente, dispuesto a invertir en un vehículo de altas prestaciones que se identifique con la vanguardia tecnológica (de allí la decisión de instalarse en la legendaria localidad californiana de Palo Alto).

Según un informe reciente de la Associación de Vendedores de Automóviles de California, las actuales cifras de ventas colocan al Model S de Tesla en un segmento compartido con nombres estelares, como Porsche, Volvo, o Jaguar. En comparación con sus rivales del mercado de vehículos eléctricos provenientes de grandes automotrices, el auto de Tesla ofrece una considerable ventaja en materia de autonomía: su Model S puede andar 430 kilómetros antes de que necesite ser “enchufado” para recargar la batería.

La elección del mercado californiano como terreno de pruebas para las creaciones de Tesla parece estratégicamente acertada. Por un lado, las ventas de la industria automotriz en general crecieron allí un saludable 12,4% durante el segundo trimestre de este año, en comparación con el mismo período del año anterior. Por otra parte, los llamados “híbridos” (vehículos que combinan un motor eléctrico con otro de combustión interna, como el conocido Prius de Toyota) representan ya el 7% de las ventas totales.

Con un impresionante aumento en la cotización de sus acciones durante el último año (actualmente su valor de mercado se ubica en alrededor de US$ 23.000 millones frente a los US$ 4.000 millones de un año atrás), Tesla está en condiciones de responder con rapidez a una futura explosión de la demanda de autos eléctricos: su planta de Palo Alto puede expandir su producción a medio millón de vehículos por año.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés