El Economista - 70 años
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 23°C
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 23°C
Informe de Equilibra

Tarifas 2022: los números detrás de la madre de todas las disputas entre Argentina y el FMI

El Gobierno propone un ajuste bajo (con diferencias internas) y el FMI quiere un ajuste mayor para asegurarse que Argentina cumpla la meta fiscal

Tarifas 2022: la madre de todas las disputas en la negociación con el FM
Tarifas 2022: la madre de todas las disputas en la negociación con el FM Chodos participará de reunión de G20 en Indonesia y Guzmán lo hará de forma virtual
28-02-2022
Compartir

El ajuste tarifario es el “ítem” que resta definir entre Argentina y el FMI. En líneas generales, las posturas son las obvias: el Gobierno propone un ajuste bajo (con un sector interno que admite uno menor que otro) que y el FMI, interesado en que Argentina reduzca su déficit, quiere un ajuste (mucho) mayor.

Un exhaustivo informe de Equilibra ("Tarifas 2022: la madre de todas las disputas en la negociación con el FM"), al que tuvo acceso El Economista, se mete en el detalle de los números detrás de esa negociación.

  • Sin ajuste, no se puede cumplir la meta de déficit primario del 2,5% del PIB. Aún si la economía creciera en torno al 3%, dados los mayores costos de producción y generación, las tarifas tendrían que subir al menos como la inflación promedio (52%) para no elevar el peso de los subsidios en relación con el PIB. 
  • Aunque todavía se ubican lejos del máximo 2014-2015, los subsidios económicos treparon desde 1,6% del PIB en 2019 hasta 3% en 2021, alcanzando US$ 14.000 millones. Más de US$ 11.000 millones se destinaron al sector energético (2,3% del PIB), siendo la electricidad la que se llevó la mayor porción (1,9% del PIB). 
  • Los costos de provisión de suministro eléctrico y gas treparán por encima de la inflación promedio de 2022, debido a la menor generación hidroeléctrica por sequía y la suba en dólares de insumos importados (gas, gasoil y/o fueloil), que podría agravarse con el conflicto Rusia-Ucrania. 
  • Si las tarifas de la energía eléctrica aumentan sólo 20%, los subsidios treparían 84% (unos US$ 12.000 millones) y pasarían del 1,9% al 2,3% del PIB. Para que no aumenten en relación con el PIB, las tarifas deberían subir un poco más que la inflación esperada. 
  • Si las tarifas de gas aumentan sólo 20%, los subsidios a la provisión de gas pasarían de 0,4% del PIB en 2021 a 0,6% en 2022. Si, en cambio, suben con los costos, los subsidios se elevarían 65% a lo largo del año, alcanzando 0,5% del PIB. 
  • Las tarifas de transporte público también requieren una suba para achicar subsidios. El boleto de colectivos en AMBA cubre sólo el 13% de los costos y el de trenes apenas el 5%. Mientras que el boleto en el interior del país cubre el 50%. 
  • Una suba del 20% en los boletos de colectivo y trenes implicaría un gasto en subsidios US$ 570 millones por encima de 2021, pasando desde 0,67% del PIB a 0,72% en 2022. 
  • La necesidad de ajustar las tarifas de agua ha recibido mucho menos atención pública, pero el desfasaje es igual de importante que en otros rubros. La tarifa hoy sólo cubre el 37% de los costos operativos, de mejora y mantenimiento. Sin subas en 2022, pasaría a cubrir apenas el 18%. 
  • Para cubrir el 100% de los costos operativos, la tarifa de agua debería trepar 210%. Aun así, el Estado destinaría unos US$ 563 millones para mejoras y mantenimiento (0,11 puntos del PIB).

¿Cuánto subirán las tarifas de electricidad?

La pregunta del millón es cuanto aumentarán las tarifas de electricidad. Esta respuesta es muy compleja porque no todos los usuarios pagan la misma proporción del costo del servicio (el consumo residencial está más subsidiado que el comercial/industrial) y a esto se suma el componente de distribución que está subsidiado mayormente en las zonas que dependen del Gobierno y, en menor media, en las entidades que dependen de gobiernos provinciales”, dice Equilibra. 

La consultora traza 3 escenarios. 

  1. En el primero, las tarifas suben 20% y los subsidios a la energía eléctrica treparían 84%, alcanzando los $1.561.000 millones en 2022 (casi US$ 12.000 millones), lo que representaría un nuevo récord en términos del producto (2,3% del PIB). 
  2. La segunda alternativa es que los ingresos por tarifas suban al ritmo de los costos, cristalizando el 40% de cobertura de la tarifa del costo del suministro eléctrico de 2021. En este caso, los subsidios subirían 59% a lo largo del año, alcanzando $1.345.000 millones que representaría 2% del PIB (poco más de US$ 10.000 millones). 
  3. “Una tercera posibilidad más parecida a la que empujan los técnicos del FMI es que los ingresos por tarifas suban por encima de los costos para reducir la cobertura de los subsidios. Si se buscara que el ratio tarifa/costo del servicio público subiera a 50% en 2022, el ingreso por tarifas debería aumentar 100%, mientras que los subsidios treparían sólo 31% en el año, alcanzando $1.029.000 millones (1,6% del PIB o US$ 8.500 millones). Aunque impracticable en un solo año, para tomar noción de la magnitud del retraso tarifario, eliminar totalmente los subsidios al suministro eléctrico implicaría incrementar los ingresos por tarifas en 300%; multiplicar en promedio el valor de las tarifas por cuatro”, señala Equilibra.

En la tabla se observan los 3 escenarios:

tarifas 2022
 

El precio del gas

Equilibra hace el mismo ejercicio para el gas.

“Estimamos una suba del costo de la provisión del gas para 2022 por encima de la inflación (en torno a 65%), ya que el costo de importación viene creciendo en moneda dura (no estamos considerando en este supuesto los incrementos probables pos-invasión rusa). Si el déficit entre el consumo interno y la producción local se acentúa lo cual es probable que suceda por escasos incentivos a la oferta en las cuencas tradicionales y saturación de la infraestructura de transporte en Vaca Muerta , habrá que importar un mayor volumen de gas natural que se paga a un mayor precio que el local. Y, como ya mencionamos, lo más probable es que Bolivia recorte nuestro suministro por lo que habrá que comprar más GNL que importarlo cuesta más del triple”, señalan, antes, como contexto.

  • En primer lugar, si lo recaudado en concepto de tarifas aumenta sólo 20%, los subsidios a la provisión de gas se duplicarían, alcanzando $409.000 millones (0,6% del PIB, poco más de US$ 3.100 millones). 
  • La segunda alternativa es que los ingresos por tarifas suban al ritmo de los costos, cristalizando el ratio tarifa/costo del servicio público de 2021 (45%). En este caso, los subsidios subirían 65% a lo largo del año (igual que las tarifas y el costo de producción) alcanzando $334.000 millones (0,5% del PIB, poco más de US$ 2.500 millones). 
  • La tercera hipótesis que consideramos es que los ingresos por tarifas cubran la mitad del costo del suministro (el ratio tarifa/costo del servicio público subiría a 50% en 2022). En este caso, las tarifas tendrían que trepar 83% y los subsidios subirían 50% a lo largo del año, alcanzando $304.000 millones (0,4% del PIB, poco más de US$ 2.300 millones). Y, finalmente, para eliminar por completo los subsidios al suministro, los ingresos por tarifas deberían trepar 267%, multiplicando la tarifa promedio por 3,7".

tarifas 2022 gas
 

¿Y el transporte público? Colectivos y trenes

Para que las tarifas del transporte automotor (colectivos) sigan cubriendo la misma proporción de los costos que en 2021, deberían incrementarse en torno a 48% en el promedio del año, en línea con lo que estimamos que se incrementarán los costos. “Y los subsidios del Estado aumentarían en la misma magnitud, manteniéndose prácticamente estables como porcentaje del PIB”, dijo el trabajo.

tarifas 2022 colectivos
 

“Ni el Gobierno ni el FMI se han manifestado todavía respecto a la necesidad de corregir el cuadro tarifario del transporte automotor de pasajeros. Sin embargo, creemos que es uno de los puntos a revisar para acercarse a la pauta fiscal que plantearía el nuevo programa con el Fondo, y sobre el cual hay mucho trabajo que realizar”, señalan.

Si bien la cuenta de subsidios no es enorme (en 2021, US$ 1.737,8 millones o 0,36% del PIB), el desfasaje es grande. “Para que el boleto de colectivo alcance a cubrir el 100% de los costos operativos y, por lo tanto, lleve los subsidios a cero, debería valer $148 en promedio, lo que implicaría un incremento de más del 1.000% en el AMBA y de casi 200% en el interior del país”, dice el informe.

En los trenes, en tanto, la tarifa ($8 en promedio) cubre apenas el 5% de los costos operativos en el AMBA mientras que el Estado se encarga del 95% restante. “Si realizamos un ejercicio similar al del transporte automotor y pensamos en un escenario de reducción de subsidios en 2022, para lograr que el boleto cubra la mitad de los costos operativos debería incrementarse desde $8 hasta $118 (más del 1.300%), y los subsidios caerían unos US$ 640 millones (desde 0,31% del PIB en 2021 hasta 0,16% en 2022). En el caso de que el boleto suba sólo 20%, se gastarían US$ 120 millones más en subsidios, y si sube en línea con los costos, US$ 105 millones más respecto a 2021”, dijo el reporte. En 2021, se gastaron US$ 1.459,9 en subsidios.

tarifas 2022 trenes
 

El agua, otro tema

Aunque no ha recibido la misma atención pública que el resto de los servicios públicos, la tarifa del servicio de aguas sanitarias en el AMBA también ha sufrido un significativo retraso a lo largo de los últimos años. 

El último ajuste en las tarifas de agua y saneamiento fue en mayo de 2019 y desde entonces, han permanecido congeladas. Si bien este servicio es provisto por una empresa estatal y, por lo tanto, el gasto que el Sector Público Nacional realiza para complementar lo que la tarifa que paga el usuario cubra los costos del servicio no se contabiliza dentro del ítem de “subsidios” , resulta interesante analizar cuán atrasada está la tarifa también en este segmento, porque, en definitiva llámese subsidio o no es un costo que también paga el Estado y contribuye a abultar el déficit primario.

tarifas 2022 agua
 

El año pasado, los ingresos tarifarios cubrieron poco menos del 50% de los costos operativos (OPEX) y 37% de los costos operativos, mejora y mantenimiento (OPEX + M&M). Sin ajuste de tarifas en 2022, pasarían a cubrir el 32% y 18% de los costos estimados, respectivamente. 

Sólo para cubrir gastos operativos, el Estado destinó US$ 330 millones en 2021, y ese monto subiría a US$ 460 millones en caso de que las tarifas permanezcan congeladas. Si además se incluye el gasto en mantenimiento y mejoras, los montos ascienden a US$ 560 millones y US$ 1.000 millones, respectivamente. En este último caso, el agujero que cubre el Estado Nacional pasaría de 0,12 puntos del PIB en 2021 a 0,20 puntos en 2022.

Si planteamos un escenario de aumento del 20% en las tarifas, se cubrirían apenas el 38% de los OPEX y 32% de los OPEX + M&M. El Estado gastaría casi US$ 125 millones más que el año pasado en cubrir costos operativos y US$ 460 millones más si contemplamos OPEX + M&M. En este caso, el rojo que cubre el Estado pasaría de 0,12 puntos del PIB en 2021 a 0,19 puntos en 2022.

Si, en cambio, la tarifa sube en promedio 55%, en línea con los OPEX (y, por lo tanto, se mantiene el porcentaje de cobertura en torno al 50%), pasaría a cubrir el 28% de los OPEX + M&M. 

El Estado seguiría destinando 0,07 puntos del PIB a cubrir gastos operativos, pero el esfuerzo se incrementaría a 0,18 puntos si se suman además los costos de mantenimiento y mejoras (+0,06 puntos del PIB adicionales respecto a 2021). 

Para que la tarifa pase a cubrir la totalidad de los costos operativos, debería subir en torno a 210%, y, aun así, el Estado destinaría unos US$ 563 millones para gastos en mejoras y mantenimiento. 

En ese escenario, el Estado cubriría el equivalente a 0,11 puntos del PIB, levemente por debajo del 0,12% del año pasado. Estos números ponen de manifiesto que, para mantener la calidad del servicio (a través de gasto en mantenimiento y mejoras) y a su vez disminuir mínimamente el gasto que implica para el Estado, las tarifas deberían triplicarse. 

“Es difícil pensar que este escenario pueda darse, pero al menos debería evaluarse una corrección algo por encima del incremento en los costos operativos, para que el rojo que cubre el Estado no supere el 0,15% del PIB”, concluye el informe.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés