Superávit primario de casi $ 4.300 M en julio

21-08-2019
Compartir

Según informó ayer la Secretaría de Hacienda, en julio el sector público nacional tuvo un superávit primario de $ 4.293 millones, lo que implica una mejora de $ 18.572 millones respecto al déficit de $ 14.280 millones registrado durante el mismo mes de 2018. Los datos indican que los recursos totales crecieron 61,6% interanual, que fueron once puntos porcentuales más en relación a los gastos primarios, que tuvieron un alza nominal de 50,5% interanual y una reducción real de 2,5% interanual.

En tanto, respecto al resultado financiero, que incluye el pago de los intereses de la deuda pública, en julio se registró un déficit de $ 77.867 millones respecto al mismo mes de 2018, que implica un aumento equivalente a 24,8%, aunque en términos reales significó una reducción de 19,1% interanual.

De acuerdo con Hacienda, los ingresos totales de julio fueron $ 375.867 millones, donde los recursos tributarios (netos de la deducción por coparticipación a las provincias) alcanzaron $ 314.942 millones y mostraron un crecimiento de 53,2% interanual. Por otra parte, los subsidios se incrementaron 91,8% interanual, principalmente producto del aumento registrado en los destinados al sector energético (131,9% interanual) y los del sector de transporte (17,4% interanual). En tanto, las transferencias corrientes a las provincias crecieron 237% interanual.

Las prestaciones sociales en julio tuvieron un alza de 46,2% interanual, donde sobresalió el crecimiento en la Asignación Universal para Protección Social (50,1% interanual) y las jubilaciones, pensiones y asignaciones (contributivas y no contributivas), que mostraron un crecimiento interanual de 44,2%. El gasto en personal se expandió 27% interanual, que fueron seis puntos porcentuales por debajo del aumento registrado en el primer semestre, mientras que el resto de los gastos operativos creció 42,3% interanual.

El acumulado de los primeros siete meses del año deja un superávit primario de $ 34.514 millones (0,2% del PBI), mientras que durante el mismo período de 2018 se registró un déficit de $ 120.104 millones (-0,8% del PIB). “Esta mejora de un punto porcentual del PIB se produjo a partir de que los ingresos crecieron catorce puntos porcentuales más que los gastos primarios (50,4% interanual vs. 36,5% interanual)”, explicaron desde la Secretaría conducida por Rodrigo Pena.

En tanto, el resultado financiero que acumulado en el año deja un saldo negativo de $ 365.069 (-1,7% del PIB), que representa un aumento de 16,4% en términos nominales en comparación con el mismo período del año pasado, aunque a la vez muestra una reducción de 25% interanual en términos reales y de 0,4 puntos porcentuales en términos del PIB.

Tras la contundente derrota en las PASO, el Gobierno anunció una serie de medidas fiscales que, por un lado, incrementan el gasto primario en lo que resta del año, y por otro, reducen los recursos tributarios. “Ambos efectos convergerían en una merma del resultado primario, aunque en buena parte contemplada en el “ajustador social” (remanente de aproximadamente $51.000 millones)”, explicaron desde LCG.

Según esta consultora, el costo estimado todas estas medidas alcanzaría los 65.000 millones, que representa 0,31% del PBI. “De todas formas, el Gobierno argumentó que el excedente de este gasto sobre los ajustadores contemplados se llevará a cabo bajando otras erogaciones, es decir, por medio de reasignaciones presupuestarias, de manera tal de cumplir la meta a fin de año (con ajustadores de gasto social y de capital de -0,5%)”, señalaron.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés