El Economista - 70 años
Versión digital

mar 16 Ago

BUE 10°C
Versión digital

mar 16 Ago

BUE 10°C
Debut en EE.UU.

Sin ajuste del dólar oficial ni de tasas, Batakis reiteró que el plan “aguantar” en lo cambiario se mantendrá

El mercado financiero ve como inexorable una actualización del dólar con una brecha del 150%

Leandro Gabin Leandro Gabin 27-07-2022
Compartir

Silvina Batakis fue una grata sorpresa para los financistas de Wall Street que no lo conocían. Para otros, que ya tenían un roce con ella por su paso por el Ministerio de Economía bonaerense, fue una confirmación de su costado más pragmático. Pero la sensación que quedó de la reunión en la Embajada de Argentina en Washington fue similar a otras visitas de ministros: ver para creer. 

Batakis, en términos generales, reafirmó el plan "aguantar" en lo cambiario. Si hubo algo en donde puso énfasis durante la charla de dos horas y media (sin powerpoints ni repasar los números ya conocidos de la economía argentina), fue en negar que vaya a haber una devaluación del tipo de cambio oficial. 

El mercado financiero ve como inexorable una actualización del dólar con una brecha del 150%. La "Griega" volvió a decir que eso no sucederá. Tal como viene repitiendo Miguel Pesce, el banquero central, estima que en los próximos meses habrá más holgura de dólares. 

"Las exportaciones seguirán creciendo fuerte pero las importaciones por el lado energético ya no tanto, y por eso prevemos que la situación cambiaria actual vaya cediendo", dijo Batakis. 

Otro pilar del plan "aguantar" en lo cambiario es la tasa de interés. En ese punto, Batakis respondió una pregunta de los portfolio managers de Wall Street al respecto, destacando que si el Banco Central subía las tasas en forma más acelerada, iba a impactar en la economía y que habría un desfinanciamiento del Estado ya que todos irían a buscar pesos a una tasa elevada. Así, sin ajuste del dólar ni suba de la tasas, Batakis repitió que su idea es ir por el canal fiscal.

Si bien al contrario de otros rumores la ministra no habló de un ajuste mayor al que ya venía planteando ("si presupuestariamente tenemos que ajustar lo haremos, pero siempre con los parámetros del acuerdo con el FMI", dijo), quedó la sensación de que Batakis intentará que el ancla de la economía sea la cuestión fiscal y algo de lo monetario. 

La funcionaria describió con crudeza el escenario que recibió, particularmente por la aceleración del gasto público en el primer semestre del año, y explicó las medidas anunciadas el 11 de julio, que permitirán, de acuerdo a sus proyecciones, reducir en un punto porcentual del PIB el desbalance fiscal, entre otras cuestiones. Curiosamente no habló de la herencia macrista, sino más bien de lo que le dejó Guzmán. 

"Está bien lo que dice. Suena sensato. En un país normal será más creíble su discurso. El problema es que un ministro argentino tiene que estar pendiente de todo, del tema energía, de las tarifas, los precios, el dólar. Es muy complicado en este momento de crisis", dijo uno de los asistentes a El Economista.

Sobre la inflación, "La Griega" enfatizó que los controles de precios no son una política antiinflacionaria pero no dio indicios de cómo irán reduciéndose los precios hacia adelante. Admitió que el tema inflacionario en la Argentina es preocupante y que espera que dar señales que frenen la espiralización de los precios.

Los 20 portfolio managers que estuvieron en la reunión (Bank of America, Santander Investment Securities, Goldman Sachs, Barclays Capital, Citibank, Fintech, Gramercy, Bracebridge, AllianceBernstein, Stone Harbor, Citadel, Wellington, Goldentree, AdCap, Kirkoswald, Eurasia Group, VR Capital, Capital Strategies y Paloma Partners, entre otros) de la cual participó el embajador argentino en Washington, Jorge Argüello, se fueron con la idea de que Batakis resultó más pragmática que el mismo Martín Guzmán, el exministro que "aburría" con teorías académicas y discusiones económicas. 

"Se la notó como una economista más trabajadora que Guzmán. Sabe que la situación es crítica y vino a hablar y también a escuchar. Antes de empezar dijo que esto no iba a ser una disertación, sino un ida y vuelta. Que preguntemos lo que queramos. Fue más productivo que otras reuniones con otros ministros", reseñó otro participante de la reunión.

¿Alcanza para cambiar la idea que traían? No necesariamente. “Todavía quedan muchas cosas por hacer y si bien dijo que van a seguir con el acuerdo con el Fondo, hay que ver si tan sólo con eso logran comprar tiempo o realmente pueden al menos detener la crisis y estabilizar. Eso solo ya sería un milagro”, resumió un banquero. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés