El Economista - 73 años
Versión digital

dom 21 Jul

BUE 11°C
Hasta 2025

Para el Banco Mundial, el precio de las commodities seguirá alto y "frenará los avances en la reducción de la pobreza"

Se trataría del mayor shock de commodities desde los años '70, impulsado por las subas en los precios de la energía, productos agrícolas y los metales

La expectativa de la entidad es que los valores se moderen en 2023 y 2024, pero seguirán elevados
La expectativa de la entidad es que los valores se moderen en 2023 y 2024, pero seguirán elevados
26 abril de 2022

En su informe sobre commodities, el Banco Mundial sostiene que sus precios subirán fuerte este año, y que si bien declinarán en 2023, se mantendrán en niveles elevados.  Es una consecuencia directa de las restricciones que primero impuso el Covid y  ahora de la invasión de Rusia a Ucrania.

Según la entidad, los precios de la energía subirán 50,5% en 2022 y bajarán 12,3% el año que viene. En los últimos dos años se produjo el aumento más significativo desde comienzos de la década del '70. En el caso de los alimentos, el recorrido muestra una suba de 31% en 2021, que sería de 22,9% este año para declinar 10,4% el que viene. 

Los mayores precios de las commodities produjeron una aceleración de las tasa de inflación en todos los países. En el mundo desarrollado se registran niveles que no se veían desde hace décadas. En el caso de Estados Unidos habría que remontarse a 1981 para encontrar tasas de 8,5% como las de marzo de este año.

Pero el costado más dramático del aumento de los alimentos es que significarán un retroceso en la reducción de la pobreza en el mundo. Porque aunque los precios bajen durante los dos próximos años, serán bastante más elevados que los de 2020 y 2021.               

Más allá del freno en los precios desde 2023, estos s se mantendrán muy por encima del promedio quinquenal más reciente. En caso de que se prolongue la guerra o se apliquen sanciones adicionales a Rusia, los precios podrían subir aún más y mostrar más volatilidad de lo que se prevé en la actualidad.

  • "Los mercados de productos básicos están sometidos a una enorme presión; algunos precios llegan a récords históricos en términos nominales", señaló John Baffes, Economista Senior del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial. 

“Esto tendrá efectos indirectos duraderos. El marcado aumento de los precios de los insumos, como la energía y los fertilizantes, podría dar lugar a una reducción en la producción de alimentos, en particular en las economías en desarrollo. La merma en el uso de los insumos afectará la producción y la calidad de los alimentos, lo que a su vez influirá en su disponibilidad, en los ingresos rurales y en los medios de subsistencia de los pobres”, agregó.
 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés