El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 11°C
Declaraciones

Matías Kulfas contra Macri: "Era muy lindo hablar de pobreza cero, pero hay que trabajar con metas razonables"

Por otrolado, el ministro de Desarrollo Productivo afirmó que coordinará con la industria la gestión de eventuales faltantes de gas

"En función de cuánto consiga el país y los precios, se podrá tener mayor claridad en cuanto a la disponibilidad", señaló Kulfas.
"En función de cuánto consiga el país y los precios, se podrá tener mayor claridad en cuanto a la disponibilidad", señaló Kulfas.
30 marzo de 2022

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, cuestionó hoy al ex presidente Mauricio Macri al afirmar que "era muy lindo hablar de pobreza cero", pero afirmó que "hay que trabajar con metas razonables y creíbles", al destacar la reducción de 4,7 puntos porcentuales registrada en el último semestre de 2021 en el índice que pobreza respecto a igual período de 2020.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dio a conocer esta tarde los datos de pobreza e indigencia del segundo semestre de 2021, que revelaron que 2,1 millones de personas salieron de la pobreza entre fines de 2020 y fines de 2021, y cerca de 1 millón dejaron la condición de indigencia.

Durante una conferencia de prensa que brindó en Casa de Gobierno, Kulfas aseguró que las cifras demuestran que "el camino emprendido esta dando resultados, la Argentina está creciendo, generando empleo y sacando mucha gente de la pobreza sobre la base de la producción y el trabajo".

Al valorar la reducción de los niveles de pobreza, el ministro cuestionó a la gestión Cambiemos al aseverar que "era muy blindo hablar de pobreza cero pero hay que trabajar con metas razonables y creíbles".

En ocasión de presentar en rueda de prensa detalles del Plan Argentina Productiva 2030, Kulfas dijo que la actividad económica "en el corto plazo está funcionando mucho mejor y en el largo hay que apuntar a que una vez en la vida se pueda lograr que sea duradero, produciendo mas con mas trabajo argentino y exportaciones que equilibren la balanza de pagos".

Momentos después, a través de su cuenta en la red social Twitter, Kulfas agregó que la baja en la pobreza "es consistente con la fuerte baja de la desocupación registrada en 2021 y con la profunda recuperación económica".

"Sin embargo, es muy insuficiente para la Argentina que queremos. Sabemos que la aceleración inflacionaria de las últimas semanas tiene un impacto sensible en la canasta básica y en los ingresos de los más humildes, por eso, la máxima prioridad de política económica está siendo la estabilización de los precios", agregó.

Con la premisa de poder pensar "más allá de esta coyuntura, que en parte tiene que ver con la guerra entre Rusia y Ucrania y en parte con la crónica inercia, es fundamental pensar en el mediano y el largo plazo".

En ese sentido, explicó que el plan "Argentina Productiva 2030 fue diseñado para que la Argentina que produzca más, multiplique los puestos de trabajo a lo largo y a lo ancho del país y reduzca la pobreza y la indigencia año tras año".

"Argentina Productiva 2030 plantea 10 misiones productivas en diversos ejes. Así, transformaremos la estructura productiva, generando 2 millones de empleos registrados privados y reduciendo la pobreza en 9 millones de personas para 2030", auguró.

Miedo en la industria por la falta de gas

Por otro lado, el funcionario afirmó que el Gobierno nacional buscará "coordinar con el sector industrial cómo administrar y optimizar" una eventual escasez de gas y gasoil para el sector productivo, ante la coyuntura de volatilidad de precios y de reducción de la oferta internacional a causa del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

"La Argentina necesita comprar un 10% a 15% de su consumo de gas de invierno, pero cuando tengamos claro esa disponibilidad, el faltante es lo que vamos a coordinar con el sector industrial para optimizarlo y esperamos que sea con el menor impacto posible", dijo esta tarde Kulfas en una conferencia de prensa en Casa de Gobierno.

El Gobierno recibió la propuesta de la Unión Industrial Argentina (UIA) de "generar un mecanismos de coordinación en función de la realidad del gas disponible", señaló Kulfas al referirse al dialogo existente con el sector manufacturero en torno al tema.

"El propio presiente de la UIA (Daniel Funes de Rioja) manifestó la voluntad de generar un mecanismos de coordinación en función de la realidad del gas disponible y si eventualmente hubiera faltante poder evaluarlo, ver como coordinar ese momento y cómo priorizar ese abastecimiento de gas", agregó el ministro.

Este año, la Secretaria de Energía prevé un complejo escenario a raíz no sólo de los precios del Gas Natural Licuado (GNL) que importa para completar la oferta doméstica, sino también la menor disponibilidad del recurso a nivel global por la guerra entre Rusia y Ucrania y por la reducción de la producción de Bolivia. A esto se suma una menor disponibilidad y una alta volatilidad en los precios del gasoil y el fuel oil, combustibles que se utilizan para suplantar el gas en las centrales térmicas de generación eléctrica.

Otro elemento es la baja hidraulicidad de las principales cuencas que alimentan las represas hidroeléctricas, por la sequía.

En este contexto, Kulfas explicó que "para anticipar los faltantes de los próximos meses hay que esperar los análisis que tienen que ver con las compras" que concreten la Secretaría de Energía y la empresa Integración Energética Argentina (Ieasa, ex Enarsa)

"En función de cuánto consiga el país y los precios, se podrá tener mayor claridad en cuanto a la disponibilidad", señaló el ministro al plantear que el Gobierno espera "abastecimiento pleno" o en su defecto que "la escasez sea la mínima posible y poder administrarla con el sector".

Sobre las razones de esta probable escasez de gas internacional, Kulfas dijo que "a raíz de la guerra en Ucrania se dispararon los precios de gas, hay escasez y se generó un situación critica en el mundo".

Si bien, la Argentina "gracias al Plan Gas.Ar logró un aumento muy significativo de la producción, en momentos picos del año necesita abastecerse tanto del gas de Bolivia como del GNL importado".

En ese sentido, el país pagó el invierno pasado un promedio de US$ 8,3 por millón de BTU (medida que utiliza la industria) y en los últimas semanas ese valor internacional alcanzó picos de hasta US$ 50, por lo que se espera una fuerte demanda de divisas para poder afrontar esas compras en los próximos meses.

Para Kulfas, como los requerimientos externos de gas no superan el 15% de la demanda total, “el impacto sobre la inflación es una proporción minoritaria pero relevante”. "No debería ser un impacto significativo -insistió- porque la mayor parte del gas es de producción nacional y ya tiene un precio estipulado previamente", con la implementación del plan de incentivo a la producción.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés