Aceleración en la suba de precios

La inflación desactualiza las paritarias y el Gobierno no descarta nuevas reaperturas

Desde Trabajo aseguraron que están dispuestos a reabrir paritarias por segunda vez en el año

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, junto al presidente Alberto Fernández.
Agustín Maza Agustín Maza 27-10-2021
Compartir

La principal preocupación interna del Gobierno, tal vez junto con el frente externo, es la aceleración que hubo en los precios a partir de septiembre y el comienzo de octubre, luego de cinco meses consecutivos en desaceleración. En ese marco, la promesa oficial de que los salarios le ganen a la inflación está en jaque.  

La inflación acumuló 37% hasta septiembre y alcanzó una variación interanual del 52,5%. Lo más preocupante para el Gobierno fue el salto mensual del 2,5% de agosto al 3,5% en septiembre, que derivó en un congelamiento de precios de 1.432 productos de consumo masivo por 90 días.  

Ante la consulta de El Economista, desde el Ministerio de Trabajo aseguraron que están dispuestos a reabrir paritarias por segunda vez en el año. Vale recordar que a principios de año las paritarias giraron en torno al 29-33%, que luego fueron reabiertas a partir de junio, debido a la aceleración de precios, para llevarlas al rango del 45%. Este último porcentaje es el que el Gobierno plasmó en el proyecto de Presupuesto 2022 como meta para todo 2021. 

“Nos preocupa el dato de inflación. El 90% de las paritarias le viene ganando pero si hay que reabrir paritarias se hará”, dijo Moroni, ministro de Trabajo 

Sin embargo, los analistas privados tienen perspectivas más altas que las que manejan los funcionarios. Para la consultora Econviews, por caso, los precios finalizarán el año acumulando 48% interanual con un promedio del 3,5% para los últimos tres meses del 2021. “Nos parece un promedio lógico de esperar”, señalaron. 

Por su parte, la consultora LCG espera de cara a fin de año que el aumento mensual de los precios encuentre un piso del 3%, lo cual ubicaría a la inflación cercana al 50% para diciembre medida punta a punta. 

En base a los últimos datos oficiales, la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte) creció 2,3% en agosto. Ese guarismo reflejó una caída de dos décimas contra la inflación de ese mes.  

Según indicó el director del Observatorio del Derecho Social de la CTA-Autónoma, Luis Campos, ese dato marca que el salario real “está apenas por encima de diciembre de 2020 y en una meseta que consolida la caída de más del 20% en comparación con 2015". 

El viernes, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dará a conocer el índice de salarios correspondiente a agosto.  

En principio, se espera que el Indec arroje un dato positivo teniendo en cuenta el 2,5% que marcaron los precios en el octavo mes y la efectivización de la segunda ronda de paritarias en el último tramo del año. Esa dinámica podría ser interrumpida en septiembre, ya que hubo una aceleración inflacionaria, que continuaría en octubre. 

“Las paritarias que cerraron en torno al 30% y se revisaron para acercarse al 45% ya precalientan motores para una nueva revisión. Un loop interminable y una carrera que nunca termina bien”, señaló Luis Campos de CTA-Autónoma 

En julio, el índice total de salarios había registrado un incremento de 4,9%, por encima de la inflación minorista del período (3%). En tanto, hasta ese mes los salarios todavía estaban en 0,2 puntos porcentuales (p.p.) por debajo de los precios. 

El organismo estadístico consignó que esa suba fue consecuencia del alza en los salarios registrados de 5,5%, 6% para trabajadores públicos y 5,2% para privados, y  un aumento del sector privado no registrado de 2,4%, por debajo del Indice de 
Precios al Consumidor (IPC) de ese período. 

Durante el séptimo mes del año se aplicaron varios aumentos correspondientes a cuotas paritarias, entre los que se destacaron los trabajadores bancarios, camioneros, cárnicos, de la construcción, los encargados de edificios, gráficos, indumentaria, metalúrgicos, plásticos, químicos, sanidad y transporte. 

Por otro lado, en los primeros siete meses del año el índice de salarios total acumuló un aumento de 28,9%, mientras que los precios minoristas aumentaron  29,1% en ese lapso. Por sectores, los salarios del sector privado registrado crecieron 31,9% en lo que va del año, los empleados públicos tuvieron una mejora del 31,8% y los del sector privado no registrado se incrementaron 16,5%. 

Teniendo en cuenta la evolución interanual, en julio el índice de salarios mostró un alza de 47,4%, mientras que el IPC para ese período marcó 51,8%. Por su parte, los  registrados también quedaron por debajo de los precios (49,8%) al igual que los  informales (37,4%), que quedaron bastante más rezagados. 

El salario de los trabajadores del sector privado registrado creció 2,3% en agosto (RIPTE), dos décimas por debajo del IPC. Así, está apenas por encima de diciembre de 2020 y, según Campos, “en una meseta que consolida la caída de más del 20% en comparación con 2015” 

LCG recordó que el salario de los empleados registrados había mostrado una suba del 2,4% mensual real en julio, “el mayor incremento en 18 meses (2,1% sector privado y 2,9% sector público)”. No obstante, en la comparación anual, “los salarios registrados siguen cayendo en términos reales (-1,4%), sumando una caída del 21% desde el pico de finales de 2017”, agregaron.  

Por último, la consultora proyectó que para agosto habrá una nueva mejora en términos reales producto de los acuerdos establecidos en las paritarias sectoriales, “pero de escasa magnitud, lo que difícilmente permita revertir la caída interanual que vienen mostrando”. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés