El Economista - 70 años
Versión digital

lun 27 Jun

BUE 9°C
Versión digital

lun 27 Jun

BUE 9°C
En marzo el BCRA acumula US$ 400 millones

El FMI pide sumar US$ 5.800 millones de reservas netas en 2022: es posible, pero no será fácil

El BCRA compró ayer US$ 300 M: fue su mejor día en lo que va de la actual gestión.

Banco Central de la República Argentina.
Banco Central de la República Argentina.
07-03-2022
Compartir

El BCRA adquirió ayer US$ 300 millones y tuvo su mejor día de compras en lo que va de la actual gestión. Así, en lo que va del mes las compras suman casi US$ 400 millones.

La anterior marca máxima fue en mayo de 2020, cuando el organismo adquirió US$ 279 millones.

El analista Gustavo Quintana señaló que eso respondió fundamentalmente a tres razones: el incremento en la cotización de los commodities agrícolas por el conflicto entre Ucrania y Rusia; la decisión de exportadores que quieren "aprovechar" el momento para vender a través de contratos futuros y por "la cosecha gruesa” de marzo.

"Esto se ve respaldado por ingresos de los exportadores. El mercado está empezando a jugar a favor de los objetivos oficiales por 'efecto precio', que coincide con el inició de la colocación de la cosecha gruesa. Los exportadores están tratando de anticipar ventas para evitar retenciones futuras y para aprovechar los altos niveles de precio por el conflicto entre Rusia y Ucrania", agregó Quintana.

Para el analista financiero "hay que ver si se mantienen esos precios", porque los mercados internacionales tienen altos niveles de volatilidad, por eso "es pronto para sacar conclusiones".

“La mayor liquidación del agro probablemente explique el saldo en una rueda de un alto volumen de negocios (US$ 420 millones)”, dijeron desde ppi.

El nuevo régimen importador, a la vez, mantuvo más contenida la demanda para ese fin.

Acumular (o pedir)

La dinámica de las reservas netas constituye uno de los “Criterios de Desempeño (PC)” del acuerdo con el FMI y en 2022 deben subir  US$ 5.800 millones. Si no se juntan, no llegan los desembolsos.

En el cálculo deben excluirse las “líneas swap”, los seguros de depósitos, los encajes de los depósitos en dólares y “otros pasivos externos”.

Según un informe de pxq, la meta de reservas es “la más desafiante”, aunque aclaró que “casi la totalidad del incremento de reservas internacionales pautado para 2022 será aportado por el FMI”. Así, dijeron, la meta no requiere de una determinada dinámica del mercado de cambios sino de “poco más que se concrete el primer desembolso del FMI y que el control de cambios haga el resto”.

El desembolso de marzo incluye, además del refinanciamiento, la devolución de lo pagado en concepto de capital en septiembre y diciembre de 2021 y enero de 2022, que suman unos US$ 4.400 millones. Por eso, según el esquema presentado en el memorándum, el primer desembolso sería de US$ 9.700 millones.

Presiona la energía

Según un informe de Eco Go Consultores, US$ 4.100 millones de las reservas netas deberán sumarse en la primera mitad del año y US$ 1.700 millones en la segunda mitad, cuando el saldo comercial suele bajar dada la estacionalidad de la liquidación del agro. Como se espera un saldo comercial menos superavitario que en 2021 (por la energía, centralmente), el MULC seguirá bajo presión y se necesitará “un fuerte incremento del endeudamiento externo y de las empresas para cumplir las metas del acuerdo”.

La buena suerte es que los organismos internacionales traerían en conjunto unos US$ 7.200 millones”, dijo un informe de Econviews. El FMI devolvería los US$ 3.800 millones pagados en septiembre y diciembre y los US$ 700 millones de fin de enero y el conjunto de los otros (CAF, BID, Fonpalta y Banco Mundial) aumentarían su exposición a la Argentina en US$ 1.800 millones (0,4% del PIB), lo cual resulta un supuesto razonable. Además, el memorando incluye financiamiento por US$ 455 millones de China y US$ 20 millones de otros bancos. Estos últimos dos ítems son totalmente factibles, pero están lejos de ser una fija”, dijeron. 

Un arranque muy flojo

El informe recuerda que, más allá del datazo de ayer, el arranque del 2022 no fue nada bueno. En febrero, las reservas cayeron US$ 570 millones y, en enero, US$ 2.073 millones. Es decir que arrancó perdiendo US$ 2.643 millones (US$ 2.570 millones netas) y tiene que terminar US$ 5.800 millones arriba. “Parece una misión difícil”, dijeron.

“Nuestro razonamiento es que si el Gobierno se resiste a devaluar tal como lo estableció en el memorando, va a tener que generar un cepo muy pesado que impactará en dos frentes: nivel de actividad por falta de importaciones y brecha. Y es la brecha la que desincentiva las liquidaciones. Pero no sólo implica a los exportadores. Hay al menos dos efectos más. El primero es que una brecha grande incentiva actividades ilegales como subdeclaración de exportaciones y sobrefacturación de importaciones. La segunda es que habrá un impacto sobre algunos servicios, como por ejemplo el turismo. En la Argentina actual se verifica que todos los turistas argentinos en el exterior usan tarjeta de crédito y casi ningún turista extranjero usa tarjeta localmente. Por ejemplo, en enero entraron US$ 27 millones y salieron US$ 399 millones. En diciembre había sido US$ 29 y US$ 312 millones. Sin embargo, en diciembre entraron 72.000 turistas y salieron 94.000. Claramente hay una asimetría entre flujos reales y flujos financieros”, explicaron.

Una mayor devaluación aseguraría el cumplimiento de la meta, agrega Econviews. Si el tipo de cambio crece por encima de la inflación y “al recuperar competitividad no sólo es más competitivo exportar, sino que con brecha más baja hay más liquidación de exportaciones, las reservas podrían aumentar más de US$ 9.000 millones entre lo que aportan los organismos y compras netas en el mercado”.

“Más allá del salto en las commodities del agro, el salto del precio del Gas Natural Licuado (GNL) pone presión a la cuenta de subsidios en el invierno a la vez que disminuye el saldo positivo de los mayores ingresos por las exportaciones agrícolas. Resulta difícil estimar cual será el costo final de las importaciones de gas ya que todavía Argentina no realizó las compras de GNL para el invierno y por lo tanto no se conocen los precios que convalidará”, dijeron en otro informe desde Delphos.

En línea con la incorporación del BCRA al Sistema de Monitoreo de Importaciones (SIMI), estiman un mayor control sobre las importaciones. “Eso apunta a disminuir el flujo de importaciones ya que según la autoridad monetaria en los últimos meses se observaron incrementos sostenidos de las importaciones de bienes asociadas a un comportamiento 'especulativo'”, dijeron.

“Objetivo cumplible”

Desde Cohen, aseguraron que “es un objetivo cumplible, especialmente por el financiamiento neto de organismos internacionales”. 

El arranque de 2022 no fue bueno porque “pese a que la liquidación del agro continúa batiendo récords y el control de cambios se intensificó, en los primeros dos meses el BCRA vendió US$ 330 millones (vs compras netas por US$ 780 millones en el mismo período de 2021)”. 

Más allá de eso, el alza de los precios de las materias primas aliviaría la tarea al BCRA, “que igualmente se encuentra amenazado por la caída de la producción -por sequía- y el fuerte incremento del déficit que tendrá la balanza comercial energética (más de US$ 2.500 millones)”.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés