Informe de Argencon

Economía del conocimiento: hay potencial para exportar más y “fuga de talentos” es un riesgo

Más allá de los problemas, Argencon ponderó que los servicios basados en conocimiento son el tercer rubro exportador y que, por la “alta capacidad latente”, hay seis nuevos unicornios de base argentina

Economía del conocimiento.
22-10-2021
Compartir

La pandemia aceleró la necesidad de incorporar tecnología y conocimiento a las actividades diarias en hogares, empresas y servicios. El teletrabajo, la incorporación de la digitalización en los procesos productivos, el comercio electrónico, las plataformas de pago, consultas médicas virtuales, entre otros, son algunos ejemplos del crecimiento mundial de la economía del conocimiento (EdC). 

En ese marco, Argencon consignó en su último informe que, si bien existe una oportunidad significativa para desarrollar la economía del conocimiento en nuestro país, todavía no ha sido aprovechada del todo su capacidad exportadora. Además, la entidad que nuclea a las empresas argentinas de este sector precisó que los problemas macroeconómicos están generando una “fuga” de talento argentino. 

El trabajo detalló que los cambios en los hábitos del mundo generaron un constante crecimiento de la incidencia de la EdC en el comercio mundial. “A fines de 2020 la exportación de servicios basados en conocimiento alcanzó un récord histórico de participación, con el 11,15% de las exportaciones totales, lo cual implica un fuerte incremento de 0,8 puntos porcentuales (p.p.) para un solo año”, resaltaron. 

El caso argentino 

Para Argencon, en el orden nacional no se verifica un crecimiento similar a la tendencia global. La participación de la economía del conocimiento en las exportaciones nacionales a junio de este año cayó al 8,2%. “Este valor está lejos del récord de participación que fue de 9,6% en diciembre de 2017, cuando las exportaciones alcanzaron a U$S 7.335 millones”, añadieron.  

Exportaciones de la industria del conocimiento.



El informe aclaró también que esta disminución es causada no sólo por la baja en las exportaciones propias del sector, sino por el mayor volumen de exportaciones del agro, apalancadas por el alza de los precios internacionales. “Aún con esta reducción, los servicios basados en conocimiento permanecen como el tercer rubro exportador de Argentina, solo por debajo los complejos oleaginoso y cerealero”, remarcó el trabajo. 

Desde ese tope hubo diez trimestres consecutivos de caída, con una recuperación en el segundo trimestre de 2021, para llegar a un valor anual de U$S 5.776 millones al 30 de junio de este año. “La recuperación de ese lapso implicó un interesante crecimiento del 12,4% respecto del valor exportado en igual trimestre de 2020. Aún es prematuro para saber si este es un cambio de tendencia permanente o solo un rebote coyuntural”, consideraron. 

De todas formas, el saldo externo de los servicios basados en conocimiento volvió a ser superavitario. Las exportaciones superaron a las importaciones en U$S 469 millones, siendo los servicios empresariales, profesionales y técnicos el rubro de mayor superávit, con U$S 1.189 millones. 

Fuga de talentos 

El estudio subrayó que la combinación del crecimiento global y el estancamiento nacional determinó que el “share” de Argentina en la exportación de servicios basados en conocimiento haya caído de 0,44% en 2010, a 0,27% en 2019, y a 0,25% en 2020.  

Esta pérdida de participación es causada principalmente por el efecto en las exportaciones de la ampliación de la brecha cambiaria y la continuidad de la aplicación de los derechos de exportación sobre los servicios”, explicó Argencon. De tal forma, repasaron que en el último semestre el valor percibido por las ventas al exterior ha sufrido una detracción que osciló entre $70 y $85 por dólar, que representa aproximadamente 45% del monto total facturado. 

Esta notable pérdida de valor produce dos consecuencias graves: “una significativa fuga de cerebros protagonizada por profesionales de nivel medio y alto que migran al mercado informal para cobrar sus servicios en dólares libres, y una fuga de empresas que ubican sus operaciones en países con mejores contextos normativos, cambiarios y tributarios, donde pueden percibir el valor pleno de sus exportaciones”. 

Por rubros 

Dentro de los rubros exportadores, la mejor performance fue la de servicios informáticos, que prácticamente se mantuvo en el mismo valor interanual y representó un 25,6% de las ventas externas. En cambio, servicios empresariales, profesionales y técnicos tuvo una caída de 11,2%, manteniendo una participación total de exportaciones del 40,7%.  

Hacia dentro de este último hubo comportamientos muy disímiles entre investigación y desarrollo (+5,9%) y caídas muy significativas en servicios jurídicos, contables y administrativos (-18,9%), y servicios de arquitectura, ingeniería y técnicos (-31,9%).  

Desde un punto de vista cualitativo, la caída de este rubro se debe a las exportaciones de baja escala, ya que los grandes centros de gestión empresarial continuaron operando con normalidad y creciendo sus dotaciones en el orden del 5% anual. “Este fenómeno se corresponde con la expansión de los servicios offshoring que se da a nivel global, producto de la tendencia al teletrabajo que impuso la pandemia”, explicó Argencon.  

Otros rubros con caídas fueron los servicios personales, culturales y recreativos (-9,4%) y cargos de propiedad intelectual (-11,9%). Como consecuencia de estos valores, la participación de los servicios informáticos en las exportaciones totales creció a 31,8%, manteniéndose los servicios empresariales, profesionales y técnicos como el sector más relevante, con el 58% de “share”. 

Comercio internacional de la industria del conocimiento de Argentina.

Empleo 

Por su parte, los indicadores de empleo del trimestre marcaron un comportamiento estable de la ocupación durante el período de pandemia, siendo la EdC uno de los sectores más resilientes de la economía. Por lo tanto, el total de empleo ocupado llega a 436 mil puestos.  

“La estadística no discrimina el empleo dedicado al mercado local o al externo. Estimaciones propias permiten calcular que el empleo destinado a exportaciones está en torno a 170.000 puestos”, dijo Argencon.  

A su vez, el trabajo de la entidad remarcó que la participación de la EdC en el total nacional de empleo continuó creciendo, alcanzado un récord de 7%, valor que se explica por la caída del nivel general de ocupación y “no por un crecimiento propio''. 

Entre los sectores que más ocupación registran están los servicios empresariales, profesionales y técnicos, con 71% del total. Mientras que el sector de mayor crecimiento es el informático que llegó a 119.000 puestos, 4.500 más que hace un año.

Oportunidades 

Finalmente, Argencon sostuvo que una prueba de la alta capacidad latente de su ecosistema es el surgimiento de nuevos unicornios de base argentina, “producto de las oportunidades de negocio que emergen de la economía pospandémica”. En el último año, a los 5 unicornios tradicionales se sumaron los casos de Vercel, Mural, Aleph, Bitfarms, Ualá y TiendaNube.  

“La emergencia de unicornios demuestra no solo la alta capacidad técnica y profesional de nuestros profesionales, sino también la disponibilidad de fondos globales que están en activa búsqueda de oportunidades para apalancar con capital de riesgo el desarrollo de nuevos negocios”, dijeron. Sin embargo, estas empresas han desarrollado su crecimiento principalmente fuera del mercado local, siendo más correcto denominarlos “unicornios de emprendedores argentinos”.  

Otro factor que destacaron en este período es la reciente puesta en vigencia de la Ley 27.506 de Economía del Conocimiento. Durante el segundo trimestre de este año, detalló Argencon, se adhirieron al régimen de promoción las primeras empresas, y se espera que el ritmo de las nuevas habilitaciones crezca en el transcurso del segundo semestre. 

“El efecto económico de este régimen irá tomando progresivo impulso a partir del año que viene. Mientras tanto, la eliminación de los derechos de exportación a los servicios (que anunció recientemente el Gobierno) entrará en vigencia a partir de enero de 2022”, concluyó Argencon. 
 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés