El Economista - 73 años
Versión digital

mar 16 Jul

BUE 12°C
2023

Argentina y FMI: "trompadas" cambiarias, presiones fiscales y una grieta que vuelve a abrirse

El Gobierno logró su cometido: no incumplió, no pidió waiver y logró una reducción voluntaria de la meta

El FMI relajó la meta cambiaria, pero ratificó las fiscales y monetarias
El FMI relajó la meta cambiaria, pero ratificó las fiscales y monetarias
13 marzo de 2023

Tras varias negociaciones (o "trompadas", como dicen en el equipo económico), el Gobierno acordó este lunes con el Fondo Monetario Internacional (FMI) una reducción de casi US$ 2.000 millones en la meta de acumulación de reservas internacionales para 2023 por el efecto de la sequía sobre las exportaciones. No es poco.

En tanto, para el primer trimestre, según fuentes del Ministerio de Economía, la meta de acumulación se reducirá en US$ 3.000 millones (a US$ 5.500 millones). A fin de año, en tanto, la meta de US$ 9.800 millones se convertirá en una de US$ 7.800 millones.

Son números que aún faltan oficializarse.

Por el lado político, el Gobierno logró su cometido: no incumplió, no pidió waiver y logró una reducción voluntaria de la meta. La sequía, por cierto, era un argumento más que atendible. Es más: la sequía es tan intensa que incluso las nuevas metas son difíciles. Como dice Fernando Marull, pasaron de "incumplibles" a "ni soñando".

El FMI compensó su laxitud cambiaria, con rigor fiscal y macroeconómico. Puertas adentro, los negociadores del FMI no pueden quedar muy blandos ante su prestamista más recurrente y rebelde.

Por eso, se mantuvo sin cambios la meta de 1,9% del PIB de déficit fiscal para 2023.

La decisión forma parte del acuerdo a nivel técnico alcanzado por las autoridades argentinas y el personal del FMI sobre la cuarta revisión bajo el acuerdo de facilidades extendidas de 30 meses de Argentina, que ahora deberá ser aprobado por el Directorio Ejecutivo del organismo multilateral en las próximas semanas.

Una vez completada la revisión, Argentina tendrá acceso a alrededor de US$ 5.300 millones (DEG 4.000 millones).

"Si bien se esperan políticas macroeconómicas más sólidas y esfuerzos para asegurar mejorar la cobertura de reservas y revertir las recientes pérdidas de divisas, se solicita una modificación del objetivo de acumulación de reservas internacionales netas para 2023", indicaron desde el Fondo en un comunicado.

Asimismo, destacaron que "se necesitan acciones de política más sólidas para salvaguardar la estabilidad, abordar el aumento de la inflación y los reveses de políticas, así como mantener el ancla del programa".

"Esto acomodará parcialmente el impacto cada vez más severo de la sequía, al mismo tiempo que tendrá en cuenta los efectos compensatorios de menores precios de importación de energía y las medidas de políticas acordadas. Se solicita que la mayor parte de esta acomodación se realice a principios de 2023, en consonancia con el impacto adelantado de la sequía", agregaron.

Además, señalaron que "las autoridades están comprometidas en alcanzar el déficit fiscal primario del 1,9% del PIB en 2023 a través de controles continuos de gastos, una mejor focalización de los subsidios energéticos y de la asistencia social, y una mejor priorización del gasto de capital, al tiempo que protegen el gasto social y de infraestructura prioritario".

"Para cumplir con las metas de reducción del déficit y fortalecer la progresividad de los subsidios energéticos, las autoridades planean continuar implementando el esquema de segmentación acordado, eliminando los subsidios para los usuarios residenciales de mayores ingresos a partir de mayo y para los usuarios comerciales a fines de 2023″, afirmaron desde el organismo.

El economista Juan Pablo Albornoz, desde Invecq, afirmó: "Algunas cosas estuvieron en línea con lo esperado. La reducción de metas de reservas netas (hay que ver los números todavía) era esperable con el enorme deterioro de la expectativa de cosecha de los principales cultivos de exportación, soja y maíz". 

"Por otro lado, según el comunicado, Argentina se comprometió no utilizar reservas para intervenir los dólares financieros (la recompra). Esto puede darle más lugar a que continúen la senda alcista los financieros, más aun considerando que venían relegados", agregó. 

"Respecto del desembolso, no estaba en duda: su aprobación dependía del cumplimiento de las metas del cuarto trimestre del 2022, y se cumplieron. Una buena noticia, a mi entender, es que se comprometieron a no tocar la meta fiscal anual. Ante todo, resta ver el informe completo y los números, esto es simplemente un comunicado", concluyó.

Por su parte, el economista Pablo Repetto de Aurum valores indicó: "Lo más destacado del comunicado es el 'ajuste tarifario' para mayo y fines de año, veremos si lo cumplen que de hacerse va a ser inflacionario".

Por otro lado, "se revisó solo meta de reservas netas, lo que implicaría un fuerte esfuerzo fiscal para cumplir la meta de déficit, porque la sequía no solo afecta la entrada de divisas sino que afecta, retenciones y otros impuestos", dijo el especialista.

Además, "se menciona que no se van a usar reservas ni emitir deuda externa de corto plazo para intervenir en mercados paralelos y habría que ver si esta definición incluye las líneas de Repo con las que soñaba el equipo económico", agregó.

Más allá de que el equipo económico liderado por Gabriel Rubinstein se mostró combativo con el "staff técnico" del FMI y que -de hecho- logró ampliar sus márgenes de acción, la renegociación volvió a abrir la grieta interna en el Frente de Todos (FdT): "(A los del FMI) nunca les interesó la devolución del préstamo (o que se invirtiera en gasoductos o plantas de GNL, en escuelas o en hospitales, o en los famosos 3.000 jardines que prometió el macrismo). Solo querían tomar el comando de la economía del país de la soja, el trigo, el maíz, el litio, de Vaca Muerta y las vacas vivas, el oro, y las grandes reservas de agua. Que los argentinos y las argentinas voten lo que quieran, pero la economía del país la decide el FMI: eso es lo que deja en claro el Comunicado de hoy. ¿La democracia? Bien, gracias", dijeron desde La Cámpora en un duro comunicado. 

Un matiz: las críticas directas fueron todas para Mauricio Macri y Kristalina Georgieva. Y no para quien renegoció el acuerdo: Sergio Massa. 

¿Nuevo guiño? El domingo, el "Cuervo" Larroque dijo: "A  Massa siempre lo quiero en mi equipo". 
 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés