El Economista - 70 años
Versión digital

mie 29 May

BUE 15°C

La soja se desplomó en el mercado de Chicago

30 noviembre de 2016

Hasta el lunes, la creciente demanda por parte de la exportación funcionó como el principal sostén para la cotización de la soja, que llegó a acumular siete jornadas consecutivas en alza en el mercado internacional y que en las últimas semanas tocó máximos en cuatro meses y medio, luego de los picos históricos de julio, cuando el grano superó los US$ 432 por tonelada y se asemejó a los niveles de 2014.

La racha se rompió ayer, después de que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) publicara las primeras estimaciones de área para la campaña 2017/18, en las que anticipó que la superficie sembrada con oleaginosa podría incrementarse en 0,7 millones de hectáreas. De concretarse, la cifra confirmaría la tendencia esperada por las consultoras privadas.

Por otro lado, influyó una toma de ganancias que se produjo debido a que los especuladores decidieron vender las posiciones adquiridas durante las últimas ruedas impulsados por los buenos precios de los aceites vegetales y la fuerte compra externa. Asimismo, la baja del 4% en los valores del crudo a causa de una posible menor producción de la OPEP también colaboró con la tendencia bajista en la rueda de Chicago.

De esta manera, la soja perdió US$ 4,96 en enero y marzo; US$ 4,87 en mayo y julio y US$ 4,68 en agosto, por lo que cerró a US$ 383,05 por tonelada.

Cereales abajo

En cuanto al maíz, si bien los futuros ya acumulan cuatro sesiones en descenso, la sobreoferta en los Estados Unidos con una cosecha a punto de finalizar y la caída del precio del petróleo contribuyeron a nuevas bajas.

A su vez, el reporte del USDA en relación a los embarques semanales reflejaron un volumen de 0,8 millones de toneladas, un número en consonancia con el mínimo previsto por los operadores, y que se ubicó muy por debajo de los registros de la semana pasada. Para esta tarde, se esperan novedades en relación a las entregas contra los contratos futuros, que son los más presionados por el mercado en la actualidad.

Así, el grano cayó US$ 4,63 en el disponible; US$ 3,64 en marzo y julio; US$ 3,54 en mayo y US$ 3,44 en septiembre, y finalizó a US$ 132,57 por tonelada.

Para el trigo, por su parte, no hubo modificaciones muy significativas, aunque la de ayer resultó la quinta sesión en retroceso. El récord de stocks a nivel internacional y el fortalecimiento del dólar siguen complicando las exportaciones en Estados Unidos, lo que se observó en la decisión de Egipto de comprar cereal proveniente de Rusia.

Ante este panorama, el cultivo descendió US$ 2,02 en diciembre; US$ 2,85 en marzo; US$ 2,94 en mayo; US$ 3,03 en julio y US$ 2,94 en septiembre. El cierre se fijó en US$ 141,10 por tonelada.

Poco movimiento en Rosario En el ámbito local, los productos siguieron el comportamiento externo, aunque con escasas ofertas.

Por soja, se ofrecieron $ 4.000 sin descarga. En maíz disponible los valores se mantuvieron en $ 2.500, mientras que la propuesta por trigo con requerimientos de calidad cayó a $ 2.350 por tonelada.

últimas noticias

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés