La liquidación de agrodólares cayó 29,8%

Las inundaciones afectaron los embarques de soja, lo que impactó fuertemente en el ingreso de divisas.

03-05-2016
Compartir

Esta vez el impacto de las inundaciones se hizo sentir. A diferencia de la liquidación anterior, con la que se registró un récord respecto de los últimos diez años, la semana pasada ingresaron US$ 478.960.637, 29,8% menos que los US$ 681.173.278 correspondientes a los cinco días previos, lo que representa una baja de US$ 202.212.641. Los datos se desprenden del informe de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), que reveló que la recaudación resultó inferior a los US$ 581 millones de igual fecha de 2015.Sin embargo, los números no son tan desalentadores si se analiza el monto acumulado hasta el 29 de abril, que asciende a US$ 7.996.105.508, 29,5% más en referencia al mismo período del año pasado, cuando se alcanzaron US$ 5.633 millones. De esta manera, luego de la apertura del cepo cambiario y la quita de retenciones, las cerealeras cumplieron con el Gobierno en su promesa de aportar más de US$ 7.000 millones hasta mayo, aunque el panorama frente a los efectos de las lluvias de abril no es favorable, ya que al retraso en la evolución de las liquidaciones podría agregarse una menor producción de soja.

Según el Ministerio de Agroindustria, el avance de la trilla alcanza el 24% del total del área frente al 60% de la misma fecha de 2015, lo cual condujo a un recorte del 5% en la proyección para el ciclo presente, que totalizaría unas 57,6 millones de toneladas versus las 60,9 millones de toneladas de la campaña anterior. La Bolsa de Comercio de Rosario indicó en su Guía Estratégica para el Agro (GEA) que “el escenario de cosecha es el más difícil en la historia de la región”, en referencia a la provincia de Buenos Aires, Córdoba, La Pampa y Santa Fe, las zonas sojeras donde se registraron las precipitaciones. “El centro sur de Santa Fe y sur este de Córdoba, las áreas más golpeadas, presentan caídas de rindes de hasta 10 quintales por hectárea”, mientras que “el norte bonaerense, la menos afectada por el temporal, tiene caída de rindes de 3 a 4 quintales por unidad de superficie”, explicó la entidad, que dijo que “entre barro y anegamientos”, las máquinas comienzan lentamente a sortear los caminos para ingresar a los lotes.

De todas maneras, los expertos aseguran que esta baja en la producción se compensará a partir de la suba de los precios internacionales. Así lo sostuvo un informe del Banco Ciudad, que destacó que “el fuerte incremento en el precio de la soja en los mercados internacionales, de 20% desde principios de marzo, contrarrestaría parte de este efecto, en la medida que comenzó a capturar la expectativa de una menor producción de la oleaginosa en Argentina, que es el tercer productor y primer exportador de sus derivados a nivel global”.

En esa línea, el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) hizo hincapié en la evolución del valor de la oleaginosa a lo largo de los primeros cuatro meses de 2016, que reflejó un valor promedio de US$ 344 la tonelada. “Es el más bajo desde 2007, 3,2% inferior al del año pasado y 36% menor al del 2012, cuando alcanzó su récord histórico de US$ 538 la tonelada”, subrayó la institución. Es que el descenso significativo comenzó en 2015, con la buena cosecha a nivel mundial y de Estados Unidos. Ahora, “la evolución del precio de la soja es importante para la Argentina, dada la elevada participación que tiene el grano en la producción agrícola y en las exportaciones del sector”, añadió IARAF, al tiempo que advirtió que “resultará necesario monitorear el tipo de cambio”, ya que si baja o se mantiene estable “la caída en la recaudación va a ser evidente”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés