La carne vacuna en proceso de recuperación

Calculan que en 2018 la industria produciría alrededor de 2,9 millones de toneladas con exportaciones por 500.000 toneladas

21-11-2018
Compartir

La carne, la “embajadora” argentina, vuelve a mostrar signos de crecimiento luego de muchos años. Un tipo de cambio competitivo y la recuperación del precio de la tonelada de carne con hueso en los mercados internacionales, conforman algunos de los factores de cambio, según plantea un informe realizado por la consultora Kpmg Argentina sobre la actualidad de la industria cárnica bovina.

Cambio de tendencia

Al hacer una evaluación de los últimos años de la actividad señalan que “la cadena de valor de la carne vacuna aún no alcanza las cifras de producción que supo tener en el pasado. Mientras en la década de los ´90 la participación argentina en la producción mundial de este producto promediaba el 5%, para 2010 había caído al 4%; contribución que se mantiene hasta estos días con algún leve repunte en 2017 (4,1%)”. Estos guarismos condenaron al país a un retroceso gradual en el ranking de productores y exportadores mundiales de carne vacuna, tal como muestra el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en 2014 Argentina se ubicaba en la posición once de exportadores, mientras que a principios del nuevo siglo estaba entre los cinco primeros.

No obstante, el estudio, a cargo del economista Mario Cano, resalta que desde 2017 se observa un importante cambio de tendencia en este aspecto, lo que ha significado el recobro de varios de los peldaños perdidos en el ranking y que podría dejar a Argentina como el séptimo exportador de carne vacuna a fines de 2018, con un saldo exportable que podría llegar a 500.000 tn. Por otro lado, enumeran que “un leve repunte del precio internacional de la carne vacuna (que pasó de US$/Kg 3,9 en 2016 a US$/Kg 4,2 en 2017), los aumentos en la faena (de 11,7 millones de cabezas/año en 2016 a cerca de 13 millones de cabezas/ año en 2017), como así también en el mayor nivel de producción (el cual podría acercarse a las 3 millones de toneladas de carne en 2018) y una demanda de consumo local en aumento (57 kilos/habitante/año), muestran un retorno al crecimiento”.

Inversiones

El informe también hace hincapié en la necesidad de incrementar el rodeo bovino en alrededor de 4 millones de cabezas para 2025, teniendo en cuenta el crecimiento que viene observándose tanto en el consumo local como internacional. En este sentido, según la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, los requerimientos de inversión para el desarrollo del sector agropecuario ascenderían a más de US$ 7.000 millones, de los cuales una porción importante estaría destinada a la industria de carne vacuna”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés