El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 22°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 22°C

Caen las ventas de soja y crecen las de maíz

La tendencia se revirtió en el ciclo 2015/16 y el cereal mostró avances frente a la oleaginosa.

09-09-2016
Compartir

Cuando el Gobierno Nacional decidió quitar las retenciones para todos los cultivos menos para la soja, a la cual le redujo en 5% la alícuota, sabía que la decisión traería consecuencias decisivas tanto para la oleaginosa como para los cereales, que comenzaron a recuperar terreno gracias al buen escenario de negocios en el que se vieron inmersos: sin Registros de Operaciones para la Exportación (ROEs), con el peso devaluado y alejados de los impuestos, trabas que durante varios años impidieron el avance de las inversiones en la actividad.

Eso, a nueve meses de la asunción de Mauricio Macri, ya se refleja en los primeros números oficiales que difundió la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios del Ministerio de Agroindustria, que señalan que entre abril y agosto de este año se comercializaron 33,9 millones de toneladas de soja de la campaña 2015/16, lo cual representa una baja del 14% respecto de las 39,5 millones de toneladas correspondientes a igual período de 2015.

Para la Bolsa de Cereales de Córdoba, esas 5,5 millones de toneladas tienen que ver con “factores políticos, comerciales y climáticos”, ya que las inundaciones de abril complicaron seriamente la cosecha y ralentizaron la logística, lo que provocó que el ciclo finalizara más de dos meses después de lo normal. Por otro lado, la cuestión no resuelta en relación a la ley de semillas y el pago por el uso de patentes tecnológicas, en conjunto con la expectativa de una nueva reducción del 5% en las retenciones sumaron a la incertidumbre.

De esta manera, si se compara el total adquirido por la industria y la exportación con respecto a la producción de la campaña 2015/16, surge que aún resta comercializar más del 40%, mientras que en el promedio de las últimos cinco ciclos a esta fecha restaba el 30% del total.

“La dinámica observada podría continuar profundizándose con el correr de los meses, ya que se observa una disminución intercampaña e intermensual en el ritmo de las transacciones, provocando una acumulación del stock”, advirtió la entidad provincial.

El maíz sigue en ascenso

Frente a este panorama, el maíz dio un salto interesante, luego de la mayor caída en la superficie de los últimos diez años en 2014, y de los excesos hídricos que pusieron en peligro las labores en 2015. Según Agroindustria, desde abril el cereal superó los registros de la temporada pasada, aunque los avances fueron algo leves: a la fecha, se adquirieron 18,7 millones de toneladas equivalentes al 68% de la producción con destino comercial, con lo cual mostró un atraso del 3% frente al 7% de 2015, muy por encima de las cinco cosechas anteriores.

Pero eso no es todo. Impulsada por el alto interés de los productores en la rotación de cultivos ?que brinda mayor sustentabilidad a los suelos? y las ventajas impositivas, la campaña 2016/17 se inició con mayor intención de siembra y más apuesta a altas tecnologías, por lo que los especialistas proyectan un incremento del área del orden del 30% en la zona núcleo.

De esta manera, según datos oficiales al 31 de agosto los exportadores compraron 3.247.800 toneladas, es decir, 1583,67% más que las 192.900 toneladas de hace un año. Es que los precios firmes en Rosario, al contrario de lo que sucede en Chicago, aportaron estabilidad al mercado que, sin muchas dudas, aceptó el 25,75% del volumen total ?836.200 toneladas? sin un valor fijo.

Bajó el trigo El informe reveló que el trigo resultó uno de los cultivos más castigados. Es que tras las políticas del exsecretario de Comercio, Guillermo Moreno, que cerró los mercados en 2012, los productores redujeron significativamente la siembra y recortaron insumos, lo cual impactó en la calidad del grano, un factor importante a la hora de hacer negocios. La decisión generó que la Argentina tuviera que recurrir a la importación del cereal desde Uruguay, y disminuyó la frecuencia de ventas con Brasil, histórico comprador que hoy analiza fortalecer sus compras a los Estados Unidos y Canadá.

Así, a la última semana de agosto exportadores e industria habían adquirido 9,1 millones de toneladas de trigo de invierno, con una caída de 2,4 millones frente a igual fecha del año pasado. En cuanto al total de la producción, las compras fueron del 81%, en tanto que el promedio de las últimas cinco campañas fue del 89%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés