Company Towns

Aluar, en Puerto Madryn

Aluar, clave en Puerto Madryn
16-11-2021
Compartir

Puerto Madryn es mucho más que avistaje de ballenas y eso es gracias a la impronta de la familia Madanes ante una visión estratégica de un país que ya no existe. En lo que puede configurarse como la última gran etapa expansiva de la industria nacional, en el marco de la década de 1964-1974, el Estado Nacional buscaba dotar de polos de desarrollo a zonas casi inhóspitas del territorio, como puede ser la Patagonia. 

La posibilidad de producir energía limpia a través de una represa en Futaleufú trajo consigo la necesidad de encontrar un consumidor y es ahí donde entra a jugar un papel fundamental el aluminio. Este material altamente difundido permitió así sustituir importaciones y abastecer la demanda local de múltiples industrias.  

En palabras del economista y director suplente de Aluar, Carlos Leyba, antes de Aluar Puerto Madryn era un pueblo pesquero pobrísimo de solo 4.000 habitantes donde no había asfalto y ni siquiera un árbol. “La construcción de una realidad productiva con altísima demanda tecnológica fue generando un enclave donde los ingenieros se casaron, tenían hijos, los chicos iban a inglés, las chicas a danza y se abrieron bares y espacios donde la gente buscaba socializar. No solo se multiplicó la población que hoy ronda las 100.000 personas sino que hasta creció el número de ballenas”, cuenta con ironía quien conoce la historia en primera persona. 

“El desarrollo y evolución cultural es notable generando un nuevo estilo de vida y un proceso de transformación”, agrega haciendo alusión no solo a este caso en particular sino a los múltiples ejemplos de “company towns”. 

Aluar, con su puerto de aguas profundas y como gran consumidor de gas y electricidad, es por lejos el mayor proveedor de empleo privado en los alrededores de Puerto Madryn. Unico productor primario de aluminio del país, exporta cerca del 70% de su producción y, en el mercado local, abastece a las industrias más diversas que van desde la construcción hasta la automotriz. En otras palabras, hay mucho más aluminio de lo que los consumidores creen y todo sale desde Puerto Madryn. 

"No solo se multiplicó la población, que hoy ronda las 100.000 personas, sino que hasta creció el número de ballenas”, dije, con gracia, Carlos Leyba

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés