Cambio climático

La COP26 se queda sin tiempo

La mayoría de los científicos y ONG se quedarán con un sabor amargo tras lo pactado en Glasgow

La COP26 se queda sin tiempo
12-11-2021
Compartir

Hoy termina oficialmente la 26° Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y, excepto un cambio de última hora, la mayoría de los científicos y ONG se quedarán con un sabor amargo.

Aunque se consiguieron importantes acuerdos para frenar la deforestación para 2030, disminuir un 30% las emisiones de metano y dejar de explotar y financiar proyectos con carbón en el exterior, estos no serán suficientes para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.

Por ello, ayer los delegados de todos los países negociaban contrarreloj para alcanzar mayores compromisos que permitan mantener la temperatura de la Tierra por debajo de los 2°C. 

Uno de los puntos que los países buscaban incluir en la declaración final es el de las donaciones anuales de US$ 100.000 millones de los países más ricos a los más pobres para combatir el calentamiento global. Aunque la promesa es de 2009, doce años después aún no se ha concretado. 

En este punto, lo importante, en el caso de cumplirse, es asegurar que el dinero no se destine únicamente a inversiones para energía limpia, sino que la mitad se utilice para mitigar los daños ya ocasionados.

  • Otro de los temas más sensibles es el de los combustibles fósiles, ya que todavía la mayoría de los países dependen de su uso para el crecimiento económico, incluidos China e India.

Buscando presionar a las delegaciones, ayer un grupo de 200 científicos instaron a los países a tomar medidas inmediatas: "subrayamos la necesidad de acciones inmediatas, fuertes, rápidas, sostenibles y a gran escala para limitar el calentamiento por debajo de 2 °C”. 

Por otra parte, una de las particularidades de la jornada fue la presencia de una mujer disfrazada de Eva Perón en los alrededores de donde se está desarrollando la COP26 exigiendo "una compensación de deuda financiera por acción climática".  La “acción” fue planeada por Jóvenes por el Clima y la organización Avaaz. 

“Países como Argentina o Brasil y otros están altamente endeudados y tienen una enorme biodiversidad y naturaleza que ofrecer al mundo” y el intercambio y la cancelación es "una obligación moral”, argumentó Luciana Weyne, la activista brasileña que personificó a la abanderada de los humildes, en diálogo con la agencia Efe.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés