El Economista - 70 años
Versión digital

lun 08 Ago

BUE 8°C
Versión digital

lun 08 Ago

BUE 8°C
América Latina

China y Rusia avanzan en la región y Estados Unidos se preocupa (pero no tiene un plan)

China gana influencia en la región desde el punto de vista económico, mientras que Rusia avanza desde la política

Vladimir Putin y Xi Jinping
Vladimir Putin y Xi Jinping -
18-02-2022
Compartir

Una reciente nota de Bloomberg Markets toma a las inversiones de China en Jujuy como ejemplo del alcance y la profundidad de sus relaciones con Sudamérica. Los vínculos no se establecen sólo los gobiernos nacionales sino también con los locales y una prueba de ello es que sólo en 2019 ocho gobernadores y cuatro vicegobernadores de Brasil visitaron China. Y en ese terreno hubo reciprocidad, porque desde 2012, Xi Jinping visitó la región en once oportunidades y Donald Trump lo hizo sólo una vez. Biden, por ahora, no tiene ningún viaje en agenda.   

La presencia de China en América Latina guarda relación con su estrategia de ser un actor global y de acercarse a aquellos países que le puedan proveer las materias primas que necesita. Hay en ese caso una complementariedad económica, pero al costo de afectar el desarrollo industrial, que no se da en el caso de Estados Unidos. Pero no es una exclusividad de la región porque dos tercios de los países del mundo tienen a China como su principal socio comercial y Estados Unidos tuvo en 2021 un déficit en el intercambio bilateral de US$ 355.000 millones.      

Con la excepción de Colombia, todos los países de la región tienen mayor intercambio comercial con China que con Estados Unidos y la segunda economía del mundo es el principal destino de sus exportaciones, salvo en el caso de Argentina que sigue siendo Brasil. De todas maneras, durante la reciente visita de Alberto Fernández a China Argentina se adhirió a la Ruta de la Seda lo que no hicieron hasta ahora ni México ni Brasil. Ese paso implicaría el financiamiento de China de proyectos de infraestructura  por casi US$ 24.000 millones. Toda América Latina está llena de proyectos que llevan delante empresas chinas y por lo tanto su influencia será una constante. 

Estados Unidos quiere reducir la presencia de su competidor en América Latina y el tema tecnológico es clave en ese sentido, pero deberá tener una estrategia clara para lograrlo, todo un desafío para Washington.       

También Rusia

Jair Bolsonaro y Alberto Fernández no están de acuerdo en nada, pero ambos decidieron visitar a Vladimir Putin con muy pocos días de diferencia. Esa coincidencia entre los presidentes de los países con las economías más grandes de Sudamérica fue observada con preocupación en Washington en donde están alertas por la presencia rusa en la región. Más aún en un momento de enorme tensión en la relación entre Estados Unidos y Rusia por Ucrania.   

Pero la influencia rusa en la región puede ser más importante desde el punto de vista político que económico. Putin es un sostén para aquellos gobiernos dictatoriales que tienen una relación conflictiva con Estados Unidos como los de Cuba, Venezuela y Nicaragua y a través de ellos pretende tener una mayor presencia política en América Latina.    

Pero a la hora de los números, la importancia de Rusia en la región se desvanece, tanto en materia de inversiones como comercial. Según un informe de la Universidad de Harvard, citado por The New York Times, en el año previo a la pandemia Sudamérica le exportó US$ 5.000 millones a Rusia, US$ 66.000 millones a Estados Unidos y US$ 119.000 millones a China.

En una región que necesita inversiones y dólares, esos datos cuentan y son decisivos para determinar sus estrategias de vinculación con el mundo. 

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés