El Economista - 70 años
Versión digital

mie 28 Sep

BUE 12°C
Versión digital

mie 28 Sep

BUE 12°C
Invasión a Ucrania

Biden: las sanciones buscarán “causar el máximo daño a Rusia y el mínimo en EE.UU. y aliados”

“Este es un ataque premeditado. Putin es el agresor. Putin eligió esta guerra. Y ahora él y su país asumirán las consecuencias”, dijo el líder demócrata.

Tropas rusas
Tropas rusas -
25-02-2022
Compartir

Finalmente, llegó el día. El jueves 24 de febrero de 2022 pasará a la historia como la fecha en que, tras varios meses de advertencias y tensiones, Rusia atacó a Ucrania

La noticia fue confirmada por el propio presidente de Rusia, Vladimir Putin, quien consideró que “para nuestro país esto es en última instancia una cuestión de vida o muerte. Esta es la línea muy roja de la que se ha hablado muchas veces. La han cruzado”. 

En este sentido, Putin apuntó contra los nacionalistas y neonazis ucranianos que estarían cometiendo genocidios contra la población étnicamente rusa en la región del Donbáss: “Todo el curso de los acontecimientos muestra que el choque de Rusia con estas fuerzas es inevitable. Es solo cuestión de tiempo: se están preparando, están esperando el momento adecuado”. 

“Rusia no puede sentirse segura, desarrollarse, existir con una amenaza constante que emana del territorio de la Ucrania moderna (…) No nos han dejado ninguna otra oportunidad para proteger a Rusia, a nuestra gente, excepto la que nos veremos obligados a usar hoy. Las circunstancias nos obligan a tomar medidas decisivas e inmediatas”, agregó.

Tras el anuncio, el ataque de las fuerzas rusas comenzó por tierra, mar y aire, lo que representó el mayor ataque contra un país europeo desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. 

Mientras múltiples ciudades ucranianas, entre ellas Kiev, eran bombardeadas con misiles, se registraron columnas de tropas cruzando las fronteras de Rusia y Bielorrusia hacia el norte y el este, y aterrizando en las costas del sur desde el mar Negro y el mar de Azov.

Entre los principales puntos tomados por las tropas rusas se destacan la antigua planta de energía nuclear de Chernobyl, a solo 90 kilómetros al norte de Kiev, y el aeropuerto de Hostomel en la misma región.

¿Cuál es el objetivo de Putin?

Aún no está claro cuál es el verdadero objetivo de Putin, aunque él mismo reconoció que “lucharemos por la desmilitarización y desnazificación de Ucrania". 

En este sentido, el mandatario descartó una ocupación militar del país vecino y dijo que este es un ataque preventivo que buscará reducir las capacidades militares ucranianas. 

Sin embargo, no se descarta que las fuerzas rusas ingresen a Kiev y obliguen al presidente Volodímir Zelenski, un reconocido líder prooccidental, a abandonar el poder para instalar un nuevo mandatario en favor de Moscú.   

Lo que sí es seguro es que, al igual que en 2015 con la guerra de Siria, una marea de refugiados llegará a la Unión Europea y pondrá nuevamente a prueba las capacidades del bloque comunitario. 

Biden lidera a Occidente 

Como se esperaba, ni Estados Unidos ni sus aliados enviarán tropas para apoyar a Ucrania. La medida es razonable si se tiene en cuenta que el país europeo no forma parte de la OTAN, por lo que ninguno de sus miembros está obligado a salir en su defensa.  Para muchos, la actitud fue cobarde.

Sin embargo, el presidente de EE.UU., Joe Biden, dijo que no dejará sola a Ucrania y le impondrá duras sanciones a Rusia para disuadir su ataque. 

“Este es un ataque premeditado. Putin es el agresor. Putin eligió esta guerra. Y ahora él y su país asumirán las consecuencias”, dijo el líder demócrata. 

Las nuevas medidas buscan afectar la capacidad de Rusia para hacer negocios en dólares, euros, libras y yenes. Además, a esto se suman más sanciones contra bancos y empresas de propiedad estatal y otras a la exportación de tecnología que pueda ser usada en los sectores de defensa, aeroespacial y naval.

“La agresión de Putin contra Ucrania terminará costándole muy caro a Rusia. Putin será un paria en el escenario internacional", agregó Biden y dijo que las sanciones buscarán “causar el máximo daño a Rusia y el mínimo en EE.UU. y en los países aliados”.

Según trascendió, entre los objetivos hay cinco grandes bancos rusos, incluidos los respaldados por el Estado, Sberbank y VTB -los dos mayores prestamistas del país-, así como personas ricas y sus familias.

¿Podía evitarse la guerra?

Desde hace varios meses, Occidente intentó advertir sobre las intenciones rusas y Biden, el más escéptico de todos, fue muchas veces acusado de exagerar. Sin embargo, una de las mayores críticas es que EE.UU. hizo poco y nada para evitar el conflicto.

Pero, teniendo en cuenta las declaraciones de Putin, parece que la guerra solo podría haberse evitado si EE.UU. hacía grandes concesiones. Rusia considera que, tras la caída de la URSS, la OTAN se expandió deliberadamente hacia el Este. La “línea roja” de la que habla el Kremlin.

Para un país que en los últimos 200 años sufrió dos grandes invasiones desde Occidente (la de Napoleón Bonaparte y la de Adolf Hitler), la estrategia de la OTAN representaba un claro desafío. 

Moscú toleró que países que estuvieron bajo la órbita de la URSS, como Hungría y Polonia, e incluso exrepúblicas soviéticas, como los países bálticos, se unieran a la alianza transatlántica. 

Sin embargo, como dijo Putin, incluir a Ucrania en la misma hubiese sido cruzar una línea roja. Sin embargo, Washington, que durante muchos años le dio a Kiev falsas ilusiones de que se incorporaría a la OTAN, nunca aceptó dar garantías por escrito a Moscú de que esto nunca pasaría, lo que terminó haciendo que la guerra se convirtiera en una realidad. 

**

¿Quién me subió la nafta: Joe o Putin?

Hace un año, el precio promedio de la gasolina en EE.UU. era de $2,65 por galón. Hasta el jueves pasado, era de $3,54. Los expertos dicen que podría aumentar a $4 en las próximas semanas y en los mercados donde la gasolina es más cara, podría subir hasta $5. La tensión que genera la invasión de Rusia en los mercados (el energético, entre ellos) puede potenciar esa tendencia y, en parte, explica el subidón reciente. 

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, fue consultada sobre la suba en surtidores y atribuyó todo a la invasión de Rusia. Si bien dijo que van a aumentar la oferta para contener la suba de precios, tiró una frase que descolocó a varios: “Como escucharon decir al presidente la semana pasada, defender nuestros valores tiene un costo”.  Cuando los americanos vayan a cargar el tanque, ¿estarán más enojados con Vladimir Putin o Joe Biden?

**

¿Putin en Ucrania envalentona a China en Taiwán?

La confirmación de que Estados Unidos no enviará tropas a la guerra entre Ucrania y Rusia ha respaldado la teoría de que el gigante norteamericano ha sobreextendido su poder y no está dispuesto a darlo todo por sus aliados, lo que podría ser interpretado por sus rivales como una señal de debilidad. 

En ese sentido, es probable que varios de sus enemigos, conscientes de que las capacidades (y voluntades) norteamericanas están en retroceso, lo desafíen en simultáneo para obtener algunas concesiones, como sucedió ayer en Taiwán, que advirtió que nueve aviones chinos ingresaron a su zona de defensa aérea. 

Taiwán, autogobernada desde 1949, es considerada por China como una provincia rebelde, aunque nunca ha renunciado a la idea de una reunificación. Por ello, en los dos últimos años ha enviado numerosas misiones para presionar al archipiélago en disputa. 

El número de aviones involucrados ayer fue bastante inferior al de la última incursión a gran escala el pasado 23 de enero, cuando 39 aviones del Gigante Asiático ingresaron a su zona de defensa aérea. Taiwán dijo que la última misión incluyó ocho cazas J-16 chinos y un avión de reconocimiento Y-8, que volaron sobre un área al noreste de las islas Pratas, en el extremo superior del mar de la China Meridional. 

Como respuesta, se enviaron fuerzas taiwanesas para advertir a los aviones chinos y se desplegaron misiles de defensa aérea para "monitorear las actividades". Para Taiwán, uno de los mayores peligros es que, desde el fin de la guerra civil china a mediados del siglo XX, Pekín nunca ha renunciado al posible uso de la violencia para lograr la reunificación. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés