El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

YPF atrae a pequeños inversores

Una oportunidad interesante para invertir

01-03-2013
Compartir

(Columna de Ariel Setton, economista, docente e investigador de la Universidad de Buenos Aires. Es miembro del Grupo Plan Fénix)

Los últimos meses mostraron un tridente clave que permitió encauzar las inversiones de pequeños y medianos inversores en el financiamiento de YPF. Por un lado, la principal productora de hidrocarburos de la Argentina, YPF ?controlada por el Estado Argentino desde mayo de 2012? ha tomado una política clara de inversiones con el objetivo de aumentar la producción y recuperar el autoabastecimiento energético.

En ese sentido, en septiembre de 2012 el directorio aprobó un programa global de Obligaciones Negociables (ON) por US$ 3.000 millones que permitieran financiar parcialmente los US$ 7.000 millones que la empresa tiene previsto endeudarse para invertir hasta 2017, en el marco de un plan de inversiones de US$ 37.200 millones.

Por otro lado, se conjugaron la administración cambiaria ? que restringió la adquisición de divisas, imposibilitando la compra para atesoramiento y generando un importante caudal de pesos en búsqueda de inversiones en el mercado local ?, y la reforma del mercado de capitales ?con el objetivo de ampliar los inversores en el mercado de valores?. Se dieron las bases necesarias para que pequeños ahorristas pudieran invertir sus pesos en la producción de un recurso muy necesario para la Argentina, obteniendo rentabilidades superiores al de los instrumentos conocidos y conservadores, tales como el plazo fijo.

Dentro del plan de ON, se lanzaron clases específicas para minoristas con el objetivo de cautivar al pequeño inversor. Con plazos cortos de un año, montos mínimos bajos (desde $1.000 y hasta $250.000), tasa del 19% anual y pago de intereses mensual, se realizó el primer lanzamiento en diciembre de 2012. Fue por $50 millones hasta $150 millones, a colocar entre 12 bancos y sociedades de Bolsa, lo cual generó gran interés en los inversores minoristas, con ofertas que superaron ampliamente el monto máximo disponible a colocar.

Guerra de comisiones

En el segundo lanzamiento, en febrero de 2013, se mantuvieron las condiciones lanzadas en diciembre, con un monto disponible de $100 millones, ampliable a $300 millones, incrementándose a 18 las entidades colocadoras. Esto generó una “guerra de comisiones” entre los bancos, con el doble objetivo de ganar la comisión que paga YPF (1,5% del monto colocado) y, a la vez, sumar nuevos clientes. Para el pequeño inversor, las comisiones pueden atacar fuertemente la rentabilidad efectiva de su inversión. Una gran cantidad de colocadores bonificaron total o parcialmente sus comisiones en esta segunda emisión, permitiendo que el 19% que paga YPF llegue íntegramente a las manos del inversor.

Sin embargo, algunos colocadores cobraban comisiones mínimas por mes, o porcentualmente altas, impactando directamente en la rentabilidad y reduciéndola a niveles similares a los de un plazo fijo. Ante la falta de información pública y transparente, la publicación del análisis de comisiones cobradas por los diferentes colocadores exacerbó esta guerra, e hizo que algunas entidades bonificaran o bajaran sus comisiones. Por ejemplo, para una entidad en una inversión de $1.000, la rentabilidad del bono de YPF se reducía del 19% pagado al 15,4% efectivo. Una vez bonificadas las comisiones para inversiones de hasta $10.000, la rentabilidad pagada del 19% logró hacerse efectiva.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que al invertir en cualquier ON, la renta generada paga impuesto a las Ganancias y el capital debe ser contemplado para el impuesto a los Bienes Personales, disminuyendo algo más la rentabilidad.

¿Un nuevo camino?

En términos de las necesidades de financiamiento de YPF, el monto colocado a minoristas no es significativo aún ? llegará a los US$ 90 millones?, pero marca el camino tanto para futuras colocaciones de YPF como para que otras empresas consigan financiamiento local, en pesos y canalizando las inversiones de pequeños ahorristas. No deberán sorprendernos nuevas emisiones de YPF usando este recurso de financiamiento, por montos mayores en cada serie. La equiparación impositiva es clave para permitir masificar la operatoria.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés