El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 11°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 11°C

Una oportunidad histórica para enmendar el Mercosur

La cumbre arrancará el 17 de julio

13-07-2017
Compartir

El 17 de julio arranca una nueva cumbre presidencial del Mercosur, esta vez en Mendoza, ya que Argentina ejerce la presidencia pro tempore del bloque. La anterior cita se había celebrado en Asunción, en 2015, en un escenario de fuerte enfrentamiento con Venezuela, país que finalmente fue suspendido. Para muchos expertos en comercio exterior será una oportunidad histórica para dar una vuelta de página a los problemas que atraviesa el bloque desde hace casi una década.

Marcelo Elizondo (Consultora DNI) es muy gráfico en su descripción. “El bloque no ha atravesado por su mejor momento en los últimos años. Debido a diferencias políticas, institucionales y comerciales que han afectado su vigencia.  Como resultado de todo ello, el comercio del bloque ha menguado”.

Para el consultor, la agenda durante mucho tiempo estuvo “más enfocada a discutir problemas domésticos y de corto plazo y no a pensar un destino estratégico y global. Esto generó una larga etapa que hizo del bloque una región con decreciente flujo comercial”.

Para Elizondo, este es un momento decisivo para “relanzar, corregir, modernizar; y  avanzar en reformas solicitadas por varios de sus miembros”.

La inminente reunión cumbre consistirá, pues, en la oportunidad de dar una “vuelta de página” al mal momento de la historia reciente, la necesidad de tomar nota de los malos resultados  y la  oportunidad de generar acciones virtuosas para revivir el bloque”

Un dato ilustra la situación actual de abandono del Mercosur: las exportaciones de los 4 miembros fundadores del bloque (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay)  han caído desde los U$S 344.394 millones en 2012 hasta U$S 260.143 millones de en  2016. En el análisis de Elizondo, la caída del comercio del bloque se debe en parte “a un descenso del comercio mundial, pero otra buena parte de la baja se explica en el hecho de que el bloque ha padecido un gran debilitamiento comercial, tanto en su relación con el resto del mundo como en su vínculo intrazona”.

Por su parte, según datos del BID, el comercio del bloque se ha retraído de manera muy relevante: el total de exportaciones mundiales de bienes, que totalizó los U$S 15.474 mil millones (15,4 billones) en 2016, había alcanzado los U$S 17.930 mil millones (17,9 billones) en 2012.  En un contexto de fuerte  desaceleración del comercio en volúmenes y la caída medida en dólares, hizo que el Mercosur perdiera participación en el comercio internacional. Este pasó de 1,92% del comercio mundial en 2012 a 1,68% del total de exportaciones globales de bienes el año pasado.

Por su parte, para el economista Dante Sica, director de la consultora Abeceb, la nueva cumbre presidencial constituye una buena oportunidad para el Mercosur para “sincerar” posiciones. El cambio de ciclo político en Brasil parece continuar en lo económico y Paraguay y Uruguay están bien para definir una agenda a diez años”. Además, para el ex Secretario de Industria, “la cumbre es una oportunidad histórica por la mayor concordancia entre Brasil y la Argentina, que serán la piedra basal” de la futura negociación. Sica también recordó que “la mayor sintonía entre Brasil y la Argentina se expresa en la estrategia  de llegar a un acuerdo entre el Mercosur y la UE a fin de año”. También se deberá negociar  la agenda de los aspectos internos, las mejoras de mercado y las facilitaciones de comercio de cara a la negociación con la Alianza del Pacífico. En su visión, parte de las caídas del comercio intra Mercosur se debe a la caída de los PIB de Argentina y Brasil, los últimos años.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés