Sindicalistas organizan la reunificación

La CGT de Caló y la de Moyano ordenan los asuntos internos de sus centrales de cara al cese de sus mandatos y el congreso de agosto.

05-05-2016
Compartir

Por debajo de asuntos más resonantes como el debate por la ley de emergencia ocupacional o el impacto de la movilización del 29 de marzo, el proceso de reunificación de las centrales obreras continúa avanzando. Como paso previo al congreso extraordinario del 22 de agosto, donde está estipulado que se concrete la fusión, la CGT de Hugo Moyano convocó a un congreso nacional ordinario en Obras Sanitarias para el 14 de julio, al tiempo que la vertiente que encabeza Antonio Caló puso en marcha los trámites internos para llegar en forma a la fecha de la normalización.

Antes de los dos congresos, la central moyanista realizará con las organizaciones sindicales que le son fieles un comité central confederal (el llamado parlamento de los trabajadores), el viernes 3 de junio, en la sede de la calle Azopardo, que deberá ratificar el congreso de julio. Allí se debería aprobar “memoria, balance y la designación de autoridades”, aunque este último punto está sujeto a cómo marchen para entonces las gestiones de unidad.

El 14 de julio Moyano habrá cumplido su tercer mandato consecutivo al frente de la CGT Azopardo y daría un paso al costado, allanando así el camino a la constitución de una única CGT. Según fuentes allegadas, el dirigente “está algo cansado y con la mejor disposición para alejarse de la conducción cegetista”, que no necesariamente significa que vaya a retirarse también en la conducción del gremio de camioneros.

Si bien todavía no se ha definido qué forma adquirirá la cúpula de la central reunificada ?se habla de un secretario general, pero también de una conducción colegiada?, el acuerdo del sindicalismo peronista parece ser que Moyano, Caló y Luis Barrionuevo (líder de la CGT Azul y Blanca) abandonen sus puestos en las respectivas centrales que encabezan y den lugar a figuras “nuevas”.

Los gremios de la CGT de Caló también evalúan por estos días el cronograma de pasos legales que deberán dar para llegar en condiciones al congreso unificador de agosto. En el acto del Día del Trabajador, cuando las centrales mostraron su fuerza pese a la baja a último momento de Barrionuevo, Caló precisó que el próximo 6 de junio habrá una reunión del comité central confederal para dar el primer paso de lo que el 22 de agosto, “el día del renunciamiento de Eva Perón, será una realidad”. De todos modos, persisten algunos sectores díscolos que consideran que “no están dadas las condiciones” para la reunificación. Es el caso de los gremios que componen el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), que encabeza el taxista Omar Viviani. “Si el 22 de agosto los compañeros hacen un congreso o un plenario para normalizar la CGT nosotros no vamos a participar”, anticipó Viviani, y agregó que “eso no implica impugnar, ni ir a la Justicia ni denunciar a nadie. Nos quedamos afuera y listo”.

De todos modos, Caló viene tomando la precaución de convocar vía carta documento a los integrantes del MASA para evitar futuros litigios.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés