El Economista - 70 años
Versión digital

vie 14 Jun

BUE 20°C

“Si la inflación sigue en 1,5%, se puede cumplir el objetivo 2017 del BCRA”

28 octubre de 2016

Entrevista a Luciano Cohan, Director de Elypsis

Luciano Cohan, economista y director de Elypsis (la firma que preside Eduardo Levy Yeyati y es una de las líderes del mercado) ofrece su visión sobre las perspectivas para la inflación en 2017. “Cumplir la meta va a ser muy difícil”, reconoce, pero no imposible. “Si sigue hasta marzo la inflación que estamos viendo en estos meses, es posible que el BCRA nos tuerza el brazo a todos y cumpla su objetivo. Eso se va a definir en los próximos meses”, dice. En diálogo con El Economista, también habla de crecimiento, dólar, endeudamiento e, incluso, la imagen del Presidente y sus ministros.

Está cerrando el mes de octubre. ¿Qué ocurrió con los precios?

Octubre fue un mes raro porque el nivel general va a dar bien arriba del 2% y estimo que la medición del Indec puede estar alrededor de 2,5%. Gran parte de ese número se explica por la suba del gas, que volvió a correr a partir de este mes, y además subieron las prepagas. Es un número malo pero, fuera de ese dato general, las cosas están más tranquilas. La inflación núcleo está estable, o incluso más baja que el mes pasado. Ese será un número bueno.

La inflación, más allá de este pequeño salto que comenta, terminará el 2016 muy cerca del objetivo del BCRA de 1,5%. Vayamos a 2017. ¿Se podrá cumplir la meta de 12%-17%?

Nosotros estamos en línea con el consenso. Cumplir la meta va a ser muy difícil. Proyectamos una inflación de 20% para fin de 2017 y una promedio para todo el año de 23%-24%. Pero hay una ventana, que son los próximos 3-4 meses, que puede generar que todos nos terminemos acomodando hacia abajo. Si el BCRA logra que la inflación se estabilice alrededor de 1,5% de acá hasta marzo o abril de 2017, es posible que esa tasa más baja se incorpore en las negociaciones paritarias y la economía se desinfle. Si sigue hasta marzo la inflación que estamos viendo en estos meses, es posible que el BCRA nos tuerza el brazo a todos y cumpla su objetivo. Eso se va a definir en los próximos meses.

¿Podría estar haciendo más el Gobierno en su pulseada contra la inflación?

Algunos sugieren que podría ser más agresivo en la reducción del rojo fiscal? El BCRA está haciendo un muy buen trabajo y dando los pasos que tiene que dar para poner en marcha un régimen de metas de inflación, es decir, creando reputación. Lo que está en discusión es si además debería hacerse una especie de acuerdo social o negociación tripartita. El Gobierno está tanteando ese escenario con el caso del bono. A priori, creo que las herramientas que está usando están bien y no creo que la parte fiscal tenga una vinculación muy fuerte con la inflación porque se rompió el mecanismo de financiamiento que usaba el kirchnerismo, que era usar el BCRA para financiar al Tesoro.

¿Hizo piso el nivel de actividad?

Los números hoy están entre chatos y levemente negativos. Los números negativos y la actividad cayendo como un piano, como vimos en la primera mitad del año, ya no se ve. Hay indicios de reversión en el ciclo.

¿Qué están viendo para 2017 y será eso el comienzo de un proceso de crecimiento largo o más bien un rebote cíclico?

Esperamos un crecimiento de 3,2%. Lo que vemos como factores de crecimiento son una reversión de los factores que jugaron en contra en 2016. El consumo va a recuperarse, el gasto público será expansivo y algunos sectores, como el agro, van a jugar a favor. Va a ser una recuperación cíclica. A partir de ahí deben empezar a jugar más fuerte que aún no lo han hecho: el sector externo, que podría beneficiarse con la recuperación de Brasil y la mayor apertura y, sobre todo, la inversión. Es la gran apuesta del Gobierno, pero los resultados por ahora han sido modestos. Si eso no ocurre, crecer en 2018 será más difícil.

¿Qué está pasando con el nivel del tipo de cambio?

Desapareció un poco del debate pero algunos sostienen que la situación está lejos de estar solucionada por la inflación acumulada desde diciembre? Por factores internos, se perdió competitividad. La inflación estuvo por arriba de la suba del dólar, pero el mundo nos dio oxígeno porque las monedas de nuestros socios se apreciaron. Hoy, la competitividad cambiaria es 30% más alta que en 2015. Hacia adelante, estaremos en niveles parecidos. La apuesta del Gobierno para estimular el sector externo debe pasar por apuntalar la competitividad en otros frentes, y esos son procesos más lentos.

Los mercados globales le están prestando dinero a Argentina, y no sólo al Gobierno sino a sus provincias y empresas también, y están teniendo paciencia con el gradualismo fiscal oficial. ¿La ventana se mantendrá abierta en 2017?

El escenario global hoy es muy favorable porque hay un contexto de tasas bajas y mucha liquidez. Eso nos viene muy bien, pero va a empezar a ponerse un poco más duro gradualmente. En el contexto local, el Gobierno todavía tiene esa ventana que le está dando los mercados para financiar la transición. El próximo hito y lo que está esperando el mercado es si luego de las elecciones de 2017 el Gobierno va a ser un poco más agresivo en lo fiscal. Hasta ese momento, hay margen.

En Elypsis también miden la imagen del Presidente. ¿Sigue alta y estable?

Sí, está estable en niveles altos. Se vio afectada un poco a mitad de año en el pico de la recesión y el tema tarifario, pero luego empezó a subir. Aunque en ambos casos fueron movimientos moderados. María Eugenia Vidal también mide muy bien. Lo que sí estamos viendo es cierta erosión en la imagen de los ministros.

¿Alguno en particular?

No, es algo bastante horizontal y abarca a todas las primeras líneas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés