¿Se termina la luna de miel con la city?

El periodo idílico con el sector financiero no necesariamente será más largo que con Moyano.

17-05-2016
Compartir

por Francisco Sánchez (*)

La concurrida demostración sindical liderada por Hugo Moyano fue la primera señal de que la luna de miel del nuevo Gobierno podía estar llegando a su fin. Los analistas de la city siguieron celebrando a la política económica aunque matizando el optimismo. “Hay que pasar el invierno”, tituló BTG Pactual.

Ahora, Walter Molano de BCP va un poco más lejos enfatizando los riesgos que se corren en la transición. Molano reconoce que el “dream-team” llevó adelante una agenda “espectacular”: devaluación, apertura del cepo y acuerdo con holdouts. Sin embargo, señala, se pagó un precio alto en comisiones a Wall Street a lo que los analistas, dice Molano, respondieron con “loas y elogios”.

Las familias argentinas ?advierten desde BCP? tienen que soportar tarifas que aumentan “en forma geométrica”, la caída en el poder adquisitivo por la devaluación, tasas de interés “super altas” y desempleo en alza.

Aun entendiendo que había que pasar por un ajuste, advierte Molano, el Gobierno no ofrece premio. Es cierto que hay señales aisladas pero ninguna se materializa aún. El Plan Belgrano tiene que convivir con la memoria de otros megaplanes que terminaron en fraude. Las energías renovables pueden ser fuente de corrupción, como se vio recientemente en España. Hubo otros anuncios pero en general desparejos y poco coordinados, dice Molano.

Los mercados deberían preparase para números malos. El PIB va a seguir cayendo en 2016 y la inflación, con suerte, va a ser menor a 40%. Además de las fallas de comunicación, el equipo económico no está muy abierto a las sugerencias. Dice Molano que “el dream-team tiene varios miembros que están enamorados de su propio éxito y que sienten que no necesitan ayuda”. Más aún, este “comportamiento narcisista es autodestructivo porque hay un grupo de tiburones nadando justo abajo de la superficie” en alusión al kirchnerismo.

Comunicarse con la población, insiste, “requeriría una humildad que está más allá del ego de mucho de los ilustres notables” del equipo. Es curioso que un analista de Wall Street se convierta en un psicólogo al momento de analizar una política económica. En cualquier caso, es interesante notar que la luna de miel con la city no necesariamente tiene que ser más larga que con Moyano.

(*) Economista.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés