El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 12°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 12°C

“Se confirma tenue rebote en el 3° trimestre”, dice informe

Los números de septiembre confirman la tenue recuperación. “Tanto los datos del sector de la construcción, del automotriz, como de consumo a través del IVA y del crédito apuntan en esa dirección”, dice.

12-10-2016
Compartir

“Los primeros números referidos a la actividad económica del mes de septiembre siguen confirmando la tenue recuperación que se inició entre la segunda quincena de julio y el mes de agosto”, dice un informe, difundido ayer, de un economista que pide off the record. Además, aclara “mientras que en términos interanuales la mayor parte de las variables seguirá mostrando caídas interanuales hasta finales de 2016, en la comparación contra los meses anteriores, los datos de agosto y septiembre muestran que la economía hizo piso en julio y que lentamente comienza a crecer”.

“Tanto los datos del sector de la construcción, del automotriz, como de consumo a través del IVA y del crédito apuntan en esa dirección. Adicionalmente, los datos de comercio exterior del mes de agosto fueron sustancialmente mejores a los de meses anteriores, tanto por el aumento en las importaciones de bienes de capital como por la mejora en las exportaciones”, explica.

Los autos

En el caso de la demanda del sector automotriz, las ventas a concesionarios en septiembre se incrementaron 7% de forma mensual y 18% en términos acumulados respecto a los nueve meses de 2015. “Las 67.800 unidades vendidas significaron el máximo nivel del año en curso”, explica el informe. Cabe mencionar, dice, que para superar esa cifra habría que retroceder hasta diciembre de 2013.

Un comportamiento similar exhiben los patentamientos de automotores, dada su estrecha relación con las ventas. Si bien en septiembre se redujeron 5% respecto de agosto (que había sido el máximo de los últimos dos años), el promedio de patentamientos mensuales se ubica en las 60.500 unidades mientras que en 2015 resultaba de 55.700 unidades.

Los ladrillos

Por el lado de la construcción, en septiembre, los despachos de cemento totalizaron 1.000.000 de toneladas, según los datos de la Asociación de Fabricantes de Cementos Portland (AFCP). “Si bien en la comparación interanual resultó una caída del 11%, el nivel registrado se ubica en niveles más parecidos a un escenario de crecimiento en el rubro”, explica.

El nivel registrado en septiembre se asemeja al promedio mensual de despachos observado durante 2015 (1.018 millones de toneladas) y se ubica por encima del promedio mensual de 2014 (953 millones de toneladas). De esta forma, el crecimiento del indicador en el tercer trimestre fue del 6,5% respecto al trimestre anterior (sin estacionalidad).

Asimismo, el índice Construya muestra prácticamente la misma pintura que la que surge de las ventas de cemento: el indicador exhibe un incremento mensual del 4% y del 6,5% para el tercer trimestre respecto al anterior (sin estacionalidad). Si bien en términos interanuales el índice cae 12% en septiembre respecto a igual período del año anterior, esa comparación se realiza contra el máximo valor histórico desde que se elabora este índice (2002).

El IVA real

“Vinculado al desempeño del consumo, la recaudación real del IVA bruto medida en términos reales cayó en septiembre 4% respecto a igual mes del año anterior. Sin embargo, la variación mensual (sin estacionalidad) ha resultado en un incremento del 6,6% lo cual podría indicar cierta recuperación en el consumo”, explica el informe.

Crédito en alza

Al observar el desempeño del crédito al sector privado en pesos el panorama es similar, agrega. En septiembre los préstamos al sector privado se incrementaron un 2,2% con respecto al mes previo, lo que representó el mayor aumento en lo que va del año.

Además, si se tiene en cuenta que la inflación de septiembre muy probablemente se ubicó por debajo de 2%, eso significa que el mes pasado se verificó el primer aumento del crédito en términos reales del año. “Hay que señalar que si bien el aumento del crédito de 1% en agosto había estado por encima de la inflación ?que había sido de 0,2%? eso se debió principalmente al impacto sobre el IPC de la retracción en la tarifa de gas”, añade. El mejor desempeño del crédito se dio en el marco de variaciones nominales positivas en todas las grandes líneas de préstamos.

El crédito al consumo (personales, tarjetas y otros), que representa más de la mitad de los préstamos al sector privado, se incrementó 2,6% mensual en septiembre, después de un crecimiento de 3,1% en agosto. Entre enero y julio el ritmo de incremento mensual era de apenas 0,9%. Por su parte, el crédito comercial (adelantos y documentos), que constituye una tercera parte del crédito total, aumentó 1,6% en el mes después de una variación promedio mensual de -0,2% en los ocho meses anteriores. El crédito prendario e hipotecario, que son las líneas más pequeñas en términos de su participación dentro del crédito, también crecieron en el mes. En particular se destacó el desempeño del crédito prendario, con un aumento mensual de 3,8%.

La línea destinada a la compra de vehículos es la que más tempranamente había mostrado signos de recuperación y en los últimos cuatro meses creció a un ritmo promedio mensual de 3% (versus una inflación núcleo promedio mensual de 2%). Con esta dinámica, explica, “septiembre terminó siendo el primer mes de crecimiento real del crédito en el año”.

Al analizar el desempeño del crédito en términos reales en lo que va del año puede identificarse un comportamiento similar al registrado en 2014. Aquel año había comenzado con un movimiento abrupto del tipo de cambio que impactó sobre el nivel de actividad. Así, el crédito había caído en términos reales durante toda la primera parte del año, para recién comenzar a recuperar terreno a partir de septiembre. Este año, agrega, además de la unificación cambiaria también se produjeron correcciones tarifarias con impacto sobre la inflación. La caída registrada en el crédito en los primeros ocho meses fue más fuerte: en el acumulado a agosto el crédito se redujo 20% real, versus una contracción de 16% en el mismo período de 2014. Sin embargo, la recuperación que comenzó a verse en septiembre también fue mayor. El crecimiento real de ese mes se ubicó en torno al 0,8%, lo que compara con un aumento de 0,4% en el mismo mes de 2014.

“Los primeros datos de octubre todavía son muy pocos como para afirmar que la tendencia creciente se mantuvo, pero lo ocurrido en septiembre fue la primera señal decididamente positiva por el lado del crédito”, complementa el informe.

Comercio exterior

Por último (pero no menos importante), el comercio exterior también trajo en agosto algunos datos que dan cuenta de una coyuntura algo más favorable. En ese mes las exportaciones sumaron de US$ 5.700 millones, el monto más alto del año, creciendo 12% frente a un año atrás. Las importaciones sumaron unos US$ 5.000 millones, lo que significó una caída interanual de 7%. De esta forma, el saldo comercial fue de US$ 700 millones, lo que significó el mayor superávit en lo que va del año.

“Más allá de los datos nominales, lo significativo en agosto estuvo en las cantidades. Las exportaciones se incrementaron 12% interanual en términos reales. Esto estuvo vinculado principalmente al buen desempeño de los productos primarios, cuyas cantidades exportadas se incrementaron 52%. En la liquidación de divisas de oleaginosas y cereales también se reflejó ese fenómeno. La liquidación promedio semanal de agosto fue de US$ 520 millones, 42% superior a la de 2015 y 41% mayor a la de 2014. En septiembre esta situación continuó y la liquidación semanal fue de US$ 420 millones (+56% frente a 2015 y +67% frente a 2014)”, añade el informe.

Volviendo a las cantidades exportadas, hay que mencionar que por segunda vez en el año las exportaciones industriales mostraron una variación real positiva. En agosto el crecimiento fue de 1% a/a. Si bien la variación del mes fue solo levemente mayor a cero, no deja de ser un hecho relevante para un sector que viene muy golpeado por la caída en la demanda brasileña.

Las cantidades importadas también brindaron señales positivas en cuanto al nivel de actividad y en agosto se incrementaron 7% interanual en términos reales. En este caso, lo más destacable estuvo por el lado de la compra de bienes de capital, que es una proxy del desempeño de la inversión. La importación de este tipo de bienes se incrementó 22% frente a un año atrás. En julio la compra de bienes de capital había registrado una caída luego de tener un buen desempeño en la primera mitad del año.

Sin embargo, el hecho de que en agosto haya vuelto a mostrar una variación positiva parece ser signo de que el dato del mes previo fue solo un traspié y no un quiebre en la tendencia.

“Así, en lo que va del año esta variable acumula un crecimiento real del 5%. Por último, la importación de bienes de consumo se incrementó 20% interanual en términos reales, lo que representó un desempeño en línea con lo que mostrado a lo largo del año”, concluye el informe.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés