El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Por el efecto tarifas, el IPC de la CABA dio deflación

La inflación medida por la CABA dio una general de -0,8%, con gran influencia del -10,1% en los regulados y el -3,5% en los estacionales. La núcleo fue de 1,6%.

13-09-2016
Compartir

por Mariano Cúparo Ortiz

El IPC de la Ciudad de Buenos Aires de agosto dio ayer el número de inflación más bajo desde que nació esta medición en julio de 2012: -0,8%, es decir, deflación.

De todos modos, el número a mirar, para no hacerse falsas ilusiones, parece ser la inflación núcleo, que desaceleró bastante con respecto al mes anterior, pero que se maneja sin tanta volatilidad: dio 1,6% para agosto. Todos los datos representan buenos indicios, pero también todo parece indicar que la inflación seguirá siendo un tema.

Desaceleraciones

El nivel deflacionario de la general se explica por el fallo de la Corte Suprema que retrotrajo las tarifas del gas a los valores previos al incremento del 1° de abril. La medida fue retroactiva y se aplicó a los precios de todos los días de agosto. De esa forma, el capítulo vivienda, agua, electricidad y otros combustibles dio -9,5%.

Sin la caída de las tarifas, la inflación general de agosto habría sido 0,9%, lo que igualmente hubiese significado una desaceleración notable, ya que el dato de julio había sido 2,2%.

Lo que señalan los economistas es que la inflación general mostrará unos niveles de volatilidad muy altos en lo que queda del año, por unos precios estacionales que en agosto ayudaron mucho y sobre todo por el devenir de la cuestión tarifaria, que hacia los últimos meses del año podría implicar un nuevo incremento si, como todo indica, se aplica el demorado tarifazo.

La magnitud dependerá de la importancia de esos aumentos. El dato a mirar, entonces, es el de las inflaciones núcleo de los distintos IPC oficiales. Ahí la expectativa, en general, aunque con excepciones, es la de una desaceleración lenta, progresiva y más o menos sostenida.

Eso se verificó en la publicación de ayer de la Dirección de Estadísticas y Censos de la CABA, que dio una inflación núcleo de 1,6%, es decir, una desaceleración bastante más en línea con las expectativas de los especialistas, ya que en julio había sido de 2,3% (una desaceleración mucho más armónica que el desplome de la general).

Los precios regulados marcaron una caída notable. El -10,1% de agosto explica mayormente la deflación, pero tampoco hay que dejar a un lado que los estacionales tuvieron una retracción de 3,5%. Al respecto, un renombrado economista cercano al Gobierno que exige permanecer off the record sostuvo ayer: “Esta fuerte baja en los precios estacionales probablemente tuvo efectos de segunda ronda en el resto de la economía, afectando no solo a la inflación general, sino también a los precios dentro del índice núcleo. Esto significa que esta inflación núcleo de agosto no será necesariamente un techo”.

El mismo economista sigue los datos de inflación diarios que releva PriceStats. Este indicador permite, en general, anticipar lo que ocurrirá con las tendencias inflacionarias. Al 2 de septiembre, si se toman las últimas dos semanas de inflación mensualizada, se situó en 3,2%%. Eso, sostiene el economista, no implica que el dato de septiembre vaya a ser ese pero es una señal de cierta aceleración que podría reflejarse en la inflación núcleo de este mes. La incógnita es cuánto durará esa aceleración y hasta qué punto llegará.

Más datos

El -0,8% llevó al acumulado para lo que va del año al 31% y generó una desaceleración en la interanual, que para julio había sido de 47,2% y que en agosto quedó en 43,5%, aunque aun muy por encima del promedio de paritarias, que está alrededor de 10 puntos porcentuales por debajo y cuya potencial reapertura aun seguirá siendo una discusión clave en términos políticos, económicos y sociales.

Un dato sorprendente es la fuerte desaceleración del capítulo de alimentos y bebidas no alcohólicas, que venía siendo el rubro más resistente a la retracción. En agosto aumentó 0,9%, lo que representa una caída enorme desde el incremento del 3% que había dado en julio.

IPC Congreso

El IPC Congreso, que promedia los índices de distintas consultoras privadas, dio 0,5% en agosto, lo que llevó a la interanual de este indicador al 43,5%. Sin la suspensión del aumento de tarifas, informaron los diputados, la inflación general hubiese sido 1,6%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés