El Economista - 70 años
Versión digital

vie 21 Jun

BUE 16°C

Por la ayuda estatal, la pobreza bajó 2,7 puntos en CABA

El indicador pasó en CABA de 17,6% a 14,9% en un año, pese a que el aumento de los ingresos laborales fue mínimo

04 agosto de 2017

La pobreza en la CABA se redujo 2,7 puntos porcentuales en un año, pasando de 17,6% en el primer trimestre de 2016 a 14,9% en el mismo período de este año. Los datos surgen de un informe de la Dirección de Estadística y Censos porteña, que asegura que la indigencia también se redujo, del 5,4% al 4,0%.

Según se explicó, el impulso fundamental para la mejora fue el aumento de las trasferencias directas a los sectores de menores ingresos. Según las categorías trazadas por el instituto estadístico, entre los estratos que no alcanzan con sus ingresos la línea de pobreza y la “clase media”, se ubican los estratos “no pobres vulnerables” (7,6% de los hogares y 8,2% de las personas) y el “sector medio frágil” (9% de los hogares y 9,3% de las personas). A los primeros se los considera vulnerables porque ante una eventual disminución de su poder adquisitivo (por ejemplo, por una suba de precios por encima de sus ingresos o por una reducción de horas de trabajo) o ante la pérdida del empleo o del ingreso de alguno de sus miembros, tienen alta probabilidad de caer en los estratos más bajos. El grueso de la población se encuentra en el llamado “sector medio”, integrado por el 55,3% de los hogares y el 52,5% de las personas. Por último, los sectores acomodados ?cuyo ingreso mensual es de cuatro veces o más la Canasta Básica? representan el 17,9% de los hogares y el 15% de las personas en el período.

Según se explicó en el informe, los motivos de la mejora en los indicadores de pobreza responden a que en el primer trimestre de 2017 hubo incrementos interanuales en los ingresos de los hogares que se combinaron con “subas más moderadas de los precios”. El estudio precisó que “si bien hubo expansión en los componentes vinculados al trabajo, los más importantes se registraron en los ingresos no laborales”. En la comparación con el primer trimestre de 2016 se destaca el aumento de los perceptores y de los valores correspondientes a transferencias monetarias (especialmente AUH) que afectaron a los primeros quintiles de la distribución. El estudio también destaca los incrementos en los ingresos por jubilaciones y pensiones por el cobro de la Reparación Histórica.

“El incremento de la tasa de empleo ?y con ella la relación entre perceptores de estos ingresos en el hogar y no perceptores? impactó en una suba más moderada de los ingresos laborales, a la que también contribuyó la expansión de la base de perceptores de asignaciones familiares y montos por un cambio en las escalas y los topes para los asalariados”, apuntaron.

Si bien en la medición de pobrezas por ingresos intervienen aspectos estacionales y es recomendable comparar períodos iguales, si se cotejan los resultados del primer trimestre de 2017 con el período inmediatamente anterior también se observan mejoras. Hay una reducción en la proporción de hogares y personas en situación de pobreza (3,1 puntos porcentuales y 4 puntos porcentuales, respectivamente). En particular, hubo una leve mejora en los hogares y personas en condición de pobreza extrema, que pasaron de 3,4% a 2,9% y de 5,0% a 4,0% respectivamente.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés