El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 21°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 21°C

Pese a Trump, las inversiones de EE.UU. seguirán llegando

14-11-2016
Compartir

Hay un dato que preocupa y puede visualizarse claramente en el contador de inversiones dinámico que tiene el Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas en su sitio web: se han anunciado para el periodo 2016-2019, US$ 55.338 millones en inversiones y casi US$ 10.000 millones tienen origen en Estados Unidos y van desde la petroquímica y el sector automotor hasta los electrodomésticos, el retail, los seguros, la maquinaria agrícola, la energía y la indumentaria. Más del 15% de esas inversiones provienen de empresas de Estados Unidos que ya operan en el país.

Es el principal país inversor en Argentina (fue España en los '90), y muy atrás aparecen Alemania y Canadá. Por eso, el Gobierno de Macri ha hecho mucho para tentar sus capitales: en las últimas semanas, fueron el ministro de Producción, Francisco Cabrera y también Oscar Aguad, ministro de Telecomunicaciones.

Según los anuncios de Donald Trump, sus lineamientos de política económica incluían beneficios impositivos para que las empresas estadounidenses inviertan en territorio estadounidense. “Esto podría reducir el atractivo de las inversiones en Argentina, con un impacto sobre el crecimiento económico, especialmente bajo el plan del actual Gobierno de impulsar el crecimiento a partir de la inversión”, sostiene Ezequiel Zambaglione, jefe de estrategia y Research de Puente.

Sin embargo, varios actores vinculados a la inversión estadounidense consideran que el cambio de Gobierno en Estados Unidos no debería generar grandes cambios en el promisorio flujo de IED hacia el país. “Si bien el flujo de inversiones no será independiente del avance o retroceso de la relación bilateral, Argentina tiene particularidades que la hacen atractiva (sobre todo vinculadas a sus déficit de infraestructura) y una vez resueltas algunas cuestiones regulatorias, abundarán los proyectos con retornos interesantes para las inversiones en nuestro país”, precisó Dante Sica, director de ABECEB. Además, la economía argentina está mejorando, mejorarán las oportunidades de negocios y las empresas estadounidenses no querrán perder su market share.

Alejandro Díaz, director ejecutivo de AmCham, la cámara de comercio de Estados Unidos en la Argentina y que nuclea a 615 empresas en territorio local, coincide. “Si la nueva administración actúa profesionalmente no debería cambiar la relación entre ambos países porque esta va más allá de las personas y tiene que ver con las instituciones. No vemos un cambio relevante en la relación. Tampoco vemos un deterioro del comportamiento productivo ni que se posterguen inversiones”, dice y sostiene que prepara nuevas misiones de empresarios estadounidenses para 2017 y aventura que la IED de Estados Unidos puede llegar hasta US$ 18.000 millones en los próximos años. “La Argentina es un país descapitalizado, hay mucho interés de inversores y eso no va a cambiar”, opinó Juan Manuel Vaquer, presidente de DuPont para América Latina.

Por su parte, Gastón Remy, vicepresidente primero de Am- Cham y presidente de Dow, afirmó que las inversiones pactadas siguen su camino: “Lo anunciado está avanzando. Son US$ 500 M entre Dow e YPF para este año y el próximo sobre un total de US$ 2.500 M para los próximos cuatro años”. Por su parte, el embajador, Noah Mamet, dijo: “Hemos institucionalizado la relación bilateral, no debería cambiar gane quien gane”. Agregó: “Estoy seguro de que EE.UU. y Argentina seguirán siendo amigos y socios”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés