El Economista - 70 años
Versión digital

lun 20 May

BUE 7°C

Pasado el “efecto Trump”, los bonos en dólares están baratos

26 diciembre de 2016

Los títulos soberanos en dólares exhibieron una clara tendencia alcista desde fines de 2014 y, particularmente desde octubre del 2015 hasta el mes pasado, cuando llegó Donald Trump. El desempeño venía siendo sobresaliente. “Las paridades subieron marcadamente y los rendimientos cayeron varios escalones, destacándose los bonos largos sobre el resto”, sostiene Cucchiara en su último informe. Fue clave en la caída adicional de los rendimientos la llegada de Cambiemos (más market-friendly que la opción de DOS) y haber recuperado la ventanilla de crédito internacional en el segundo trimestre.

Hasta el 9-N

Sin embargo, el triunfo del magnate republicano interrumpió abruptamente la tendencia. La curva de bonos americana se empinó y las tasas largas aumentaron. “Como consecuencia, todos los bonos emergentes de larga duration fueron castigados”, agrega. Pero, además, la caída en el precio de nuestros bonos fue superior al promedio regional. El pesimismo local, con una recuperación que se hace desear, números fiscales todavía flojos y proyectos “caros” merodeando el Congreso, explica ese diferencial.

Ese efecto se sintió con mayor fuerza en los títulos largos. “El riesgo de default se mantuvo contenido: los bonos cortos prácticamente no se movieron y el mercado descuenta que no habrá sorpresas crediticias en el corto plazo”, dicen desde Cucchiara. De hecho, el Gobierno siguió licitando Letes a la misma tasa (3%) y con buena recepción por parte del mercado.

Pero a mayor duration, mayor castigo. Por ejemplo, el AA26 fue emitido a la par para pagarles a los holdouts en abril y rápidamente escaló hasta alcanzar un máximo de US$ 112 en septiembre. Con el triunfo de Trump, bajó nuevamente a US$ 100. Hoy se ubican en niveles de US$ 102-U$103, lo que implica una TIR del 7%. La curva de tasas se empinó fuertemente. Invertir a cuatro años de duration (AY24) brinda una TIR del 5% mientras que hacerlo a seis años (AA26) el rendimiento sube 200 puntos hasta el 7%.

¿Cómo sigue?

Sin embargo, el informe dice que es más un tropiezo que una crisis o una reversión estrepitosa. Tomando, por ejemplo, el Discount, la caída de precios actual lo lleva a niveles de mediados de año, solamente borra una parte del fuerte rally de los últimos trimestres. Es cierto: fue una caída súbita y el rendimiento de los títulos largos volvió al umbral del 8%. En el mejor momento, ese número se ubicaba en torno al 6,5%. “El rendimiento de los títulos largos volvió al umbral del 8%. En el mejor momento, el rendimiento se ubicaba en torno al 6,5%”, agrega.

Si usted es un inversor, y si confía en la gobernabilidad del oficialismo, si piensa que gradualmente el Gobierno podrá bajar el déficit fiscal a niveles latinoamericanos (2%-3%), si cree que la inflación convergerá a la meta del BCRA (puntos más, puntos menos), si considera que el año próximo volveremos a crecer (modestamente al 3%), si piensa que el contexto internacional no se volverá más turbulento (no explota nada), nuestros bonos están baratos nuevamente, puramente por una cuestión relativa, dicen desde Cucchiara. De hecho, los bonos argentinos presentaron una recuperación para nada despreciable en los últimos días.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés