El Economista - 70 años
Versión digital

mie 22 May

BUE 13°C

Paro petrolero: dictan conciliación obligatoria

06 diciembre de 2016

El Ministerio de Trabajo dictó ayer la conciliación obligatoria para frenar el paro que ayer por la mañana comenzaron los gremios petroleros de Neuquén en rechazo a la baja de equipos de operación de YPF que implicará la pérdida de 1.700 puestos de trabajo.

El paro había comenzado ayer por la mañana, con impacto sobre la producción de petróleo y gas en los yacimientos Rincón de los Sauces y Añelo, donde pararon todos los equipos de operación.

El conflicto se originó cuando la petrolera de mayoría accionaria estatal dejó trascender la semana pasada que dará de baja 33 equipos de producción en la cuenca neuquina con el fin de adaptar sus costos al presente que atraviesa el sector, lo que tendrá como consecuencia la desvinculación de entre 1.500 y 1.700 trabajadores de las contratistas asociadas a YPF que actualmente estaban inactivos pero seguían cobrando una parte de su sueldo ?$ 33.000 en promedio? bajo el Plan Preventivo de Crisis, lo que implicaba un costo de $ 100 M para la firma argentina. Según el titular del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa y senador nacional, Guillermo Pereyra, 1.300 trabajadores del sector ya fueron despedidos por esa medida, además de más de 300 operarios jerárquicos.

Desde los gremios, piden que se vuelvan a poner en funcionamiento los equipos y se dé marcha atrás con el despido de los trabajadores. “YPF tendrá que revertir esta situación, buscar el camino para que los compañeros vayan siendo reincorporados. No puede haber una carnicería de este tipo de dejar a más de mil compañeros en la calle”, exigió Pereyra ayer, en declaraciones radiales.

El senador del MPN apuntó hacia la gestión de Miguel Galuccio en YPF, además de al Estado Nacional por no controlar el sobreendeudamiento de la petrolera. “Es una preocupación constante de todos los compañeros de la organización sindical por la cantidad de despidos que han llegado, todavía no los tenemos cuantificados pero han superado los mil, más o menos; esto es una responsabilidad de YPF, del Gobierno Nacional que dejó endeudar a YPF de la forma que se endeudó”, advirtió. “La deuda viene generándose a partir del momento que finalizó la gestión de Repsol y con la gestión de Miguel Galuccio se empezaron a emitir bonos, a contraer deudas para invertir en Vaca Muerta y eso no se recupera rápidamente”, dijo y consideró que la situación crítica que obliga a la petrolera a bajar equipos es producto de que hubo “fuerte endeudamiento, rápido pago y se quedaron sin capital de trabajo”.

Sobreendeudada y sin la posibilidad de aumentar las naftas ?a pedido del Gobierno?, YPF busca otros caminos para equilibrar sus cuentas. Uno es el ajuste de costos que derivó en la baja de equipos; otro, es la suscripción de contratos de suministro de crudo a valores menores, en línea con lo que proyectan hacer algunas petroleras privadas como Madalena Energy, según Bloomberg.

El paso siguiente en las negociaciones será mañana, cuando el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, reciba a representantes de las empresas involucradas en la cuenca neuquina. Por su parte, los gremios deberán decidir hoy si acatan la conciliación obligatoria.

Mientras tanto, con este conflicto como telón de fondo, el presidente Mauricio Macri recibió ayer en Casa de Gobierno a ejecutivos de YPF para hacer un seguimiento de la marcha de la gestión de la compañía. De la reunión, participaron el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, y el secretario de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui, por parte del Gobierno, y el CEO de YPF, Ricardo Darré, el presidente del directorio, Miguel Gutiérrez, y el CFO, Daniel González, por parte de la compañía. Desde la petrolera y el Ministerio de Energía y Minería declinaron hacer comentarios sobre el resultado de la reunión.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés