El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 17°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 17°C

“Necesitamos un golpe de audacia en el federalismo”

Los ministros de Economía de cuatro provincias debatieron sobre la integración de las economías subnacionales y regionales y el sistema de reparto de los recursos por parte de la Nación.

25-08-2016
Compartir

Los ministros de Economía provinciales Hernán Lacunza (provincia de Buenos Aires), Osvaldo Giordano (Córdoba), Enrique Vaquié (Mendoza) y Norberto Bruno (Neuquén) cruzaron opiniones acerca de la integración de las economías subnacionales y de los cambios necesarios en el federalismo fiscal, en el marco de un seminario Regiones Económicas, organizado por el Banco Ciudad. “Necesitamos un golpe de audacia”, pidió Giordano.

“En las últimas décadas no hemos tenido una integración de las provincias y confundimos la cuestión del federalismo con el autismo o con la autarquía de cada una de las jurisdicciones. Pero federalismo no significa que cada uno tire del mantel para ver quién se lleva la mayor parte de la torta en materia de inversiones o fondos federales”, advirtió Lacunza.

El ministro bonaerense, exdirector del Banco Ciudad, recordó el mandato que dio la reforma constitucional de 1994 a las provincias y la Nación para que sancionaran en un plazo de dos años una nueva ley de coparticipación, lo que todavía no se produjo. “Sin soslayar las dificultades económicas y políticas que eso implica, no hemos ni hablado del tema en estos años. En cambio, prevalecieron las visiones individuales de cada una de las provincias, perdiendo de vista que así fuimos achicando la torta y la porción de cada una, se fue reduciendo”, sostuvo.

Este mes, el gobierno de la provincia de Buenos Aires, que encabeza María Eugenia Vidal, se presentó ante la Corte Suprema para reclamar por la modificación del techo del Fondo Histórico del Conurbano. Una demanda por unos $ 50.000 M anuales que sumarían las cuentas públicas bonaerenses en caso de ser aprobada, pero que genera rispideces entre las demás provincias, que podrían perder fondos ante Buenos Aires. No obstante, según Lacunza, el reclamo recibió “una comprensión de la legitimidad del reclamo en las otras provincias”, aunque reconoció que eso no es suficiente para “superar las dificultades” que tiene el sistema de coparticipación actualmente.

En ese sentido, en otro panel del seminario, el ex viceministro de Economía, Juan José Llach, criticó el actual modelo de coparticipación, dado que “no redujo las desigualdades” entre las regiones.

En la misma línea, más temprano, Dante Sica, director de la consultora Abeceb, se pronunció a favor de diseñar una nueva estructura económica federal en el país que apunte a “terminar con la distorsión y la simetría en términos de capacidad de las provincias” y propuso además “mejorar la autonomía fiscal, reducir el desbalance entre gastos y recursos en las provincias, acotar la discrecionalidad en el envío de los fondos desde la Nación y buscar recursos compensatorios que tienen que ver con la distribución secundaria”.

A propósito de eso, Bruno remarcó que cada una de las provincias tiene reclamos disímiles, aunque se mostró confiado en que se podrán ir discutiendo en la mesa de negociación que abrió el Gobierno Nacional. “No estamos en la misma situación de base, pero estamos en un proceso de transición que hay que ir caminando con tranquilidad. Todas las provincias tendrá sus reclamos”, planteó y ejemplificó con el caso de las regalías. “Lo que nosotros reclamamos es que se pague por el producto lo que ese producto vale”, advirtió.

Por todo ello, Giordano pidió un “golpe de audacia” para solucionar estos desequilibrios, tanto desde el plano del gasto público como de los ingresos, nacionales y provinciales, a los que calificó como una situación de “frazada corta”. “Desde el lado del gasto porque veo que hemos seguido acumulando una superposición de roles entre la Nación y las provincias que nos lleva a una profunda ineficiencia y a disminuir responsabilidades”, aseguró y planteó la necesidad de avanzar hacia una reforma tributaria que además discuta las responsabilidades nacionales, provinciales y municipales. En tanto, desde el lado de los ingresos, añadió: “Si me preguntan cuál es la peor forma de cobrar impuestos, digo que la nuestra: cobrarle al mismo contribuyente por el mismo hecho imponible desde tres niveles del Estado. Si quisiéramos inventar algo peor, no se nos ocurriría”.

“En este contexto de sálvese quien pueda, hemos creado un sector público que conspira contra las posibilidades de tener un sector productivo más dinámico y que produzca más rápido soluciones sociales. Hemos ido construyendo barreras a la posibilidad de ir hacia ese desarrollo”, planteó además y citó como caso los Ingresos Brutos, que funcionan como “aranceles” al paso de actividades por distintas provincias. En ese sentido, propuso una reforma impositiva que las provincias ganen lugar en el cobro de impuestos, por ejemplo a través de un IVA provincial que funcione como único tributo a las ventas.

Por su parte, Vaquié fue el más crítico de los ministros, en especial con su par de Energía y Minería, Juan José Aranguren. “En muchos ámbitos seguimos siendo un país muy unitario. El mecanismo final de las licitaciones de energías renovables termina favoreciendo la importación plena de toda la maquinaria”, criticó, lo que según advirtió, no genera incentivos para los productores de la metalmecánica argentina para energía fotovoltaica o eólica.

“No tuvimos eco. Así como tuvimos las reuniones con el Ministerio del Interior, no hemos tenido eco en el Ministerio de Energía”, lanzó.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés