El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 May

BUE 14°C

Más obras públicas versus menos déficit

El dilema presupuestario oficial.

17 mayo de 2016

El Gobierno podría acelerar el gasto en infraestructura en lo que queda del año, dando un ritmo menor pero constante a los programas sociales, como una “estrategia moderada” para reactivar la economía en línea con las expectativas del 2017, dijo un informe del Ieral de la Fundación Mediterránea.

El instituto prevé un escenario base que “supone un fuerte crecimiento del gasto de capital en lo que resta del año, totalizando una variación del 36,5% ($220 mil millones). Esto requiere que las transferencias corrientes crezcan un 26,8% (mayor al promedio del primer trimestre, pero menor que el último dato disponible)”.

Bajo este esquema se necesitaría un esfuerzo de contención del gasto en subsidios económicos y beneficios sociales, “con caída en términos reales” ya que su evolución sería inferior a la inflación, según el análisis del Ieral. Así lograría cumplirse el superávit primario anunciado de 4,8% del PIB, con una expansión del gasto de capital levemente por arriba de la tasa de aumento de los precios, de acuerdo con el instituto.

La pieza central del programa de infraestructura de Cambiemos es el Plan Belgrano, que busca sacar del atraso al norte del país. “Es un plan de reparación histórica para el Norte”, dijo ayer el Presidente en Jujuy, aseguró que se harán “obras que dejen de ser sinónimo de corrupción” y sostuvo que se volverá a poner en marcha el Belgrano Cargas.

Otro escenario sería “una estrategia en que se privilegia la recuperación económica (con riesgos respecto al objetivo antiinflacionario) y existe un mayor crecimiento de las transferencias corrientes, como consecuencia de un contexto social y político más desfavorable que permite menos recorte de subsidios o mayor gasto en planes sociales”. Según el IERAL, en este caso, si se mantiene el importe del resto de las partidas, el déficit resultaría del 5,3% del PIB. Esto requerirá financiamiento adicional por $33.000 millones, que se podrían obtener en el mercado.

Un tercer escenario “se daría con menor obra pública (crecería sólo 16% nominal), si se requiere un mayor gasto en transferencias corrientes, pero preservando el déficit primario de 4,8% del PIB planteado en el escenario base”, dijo el informe.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés