El Economista - 70 años
Versión digital

jue 02 Feb

BUE 21°C
Versión digital

jue 02 Feb

BUE 21°C
Indec

Los salarios subieron 5,1% en octubre y volvieron a perder contra la inflación

El poder adquisitivo sigue cayendo y de los 10 meses del año, los salarios exhibieron una variación real mensual negativa en 7 de ellos

Los más perjudicados fueron los trabajadores informales, quienes representan el 40% de los asalariados.
Los más perjudicados fueron los trabajadores informales, quienes representan el 40% de los asalariados.
29-12-2022
Compartir

El Indice de Salarios subió 5,1% en octubre ubicándose por debajo de la inflación de dicho mes (6,3%), según informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). 

En lo que va del año, los salarios acumulan un incremento de 69,5% (7,1 puntos porcentuales por debajo del IPC general) y un alza de 80,7% en los últimos doce meses.

  • En septiembre, el indicador había registrado un incremento de 6,7%, acumulando en los primeros nueve meses del año un alza de 61,2% y una suba en la comparación con igual mes del año pasado de 78,7%.

El crecimiento mensual de octubre se debe a alzas de 5,3% en el sector privado registrado, 6% en el sector público y 3,1% en el sector privado no registrado, precisó el organismo.

"Después de una leve recuperación, el nivel general de salarios registró nuevamente una caída en términos reales, particularmente del 1,1% mensual en octubre (+5,1% mensual nominal). De los 10 meses del año, exhibieron una variación real mensual negativa en 7 meses", indicó la consultora LCG.

En términos interanuales, el Indice de salarios del Indec mostró una suba de 80,7%, mientras que la inflación fue del 88%. 

El aumento interanual fue resultado de los incrementos de 83% en el sector privado registrado, 82,2% en el sector público y 70,7% en el sector privado no registrado.

Al respecto, LCG señala que "los trabajadores de todos los sectores registraron una pérdida de poder adquisitivo. Los menos perjudicados fueron los del sector público con una caída del 0,3% mensual real (-3,1% anual real)".

"Después se encontraron los trabajadores del sector privado registrado con una contracción de 0,9 mensual real (-2,7% anual real). Por su parte, se destacaron los trabajadores del sector privado no registrado que, luego de una leve recuperación el mes pasado, reflejaron una caída en su salario del 3% mensual real (-9,1% anual real)", agregó.

29ac7eed-2334-455a-848d-96b06d2bff90
 

En tanto, los trabajadores del sector informal, que alcanzan casi el 40% del trabajo asalariado, sufrieron una pérdida del 6,6% promedio en los primeros 10 meses del año al no estar amparados por las negociaciones paritarias.

  • En perspectiva, el poder adquisitivo de los salarios acumula una caída del 24,9% respecto a noviembre 2017, último techo. Según LCG, los trabajadores informales resultan los más afectados con una pérdida acumulada del 39,7%, el doble que la asumida por los trabajadores registrados (19,7%)

En la misma línea, el economista Nadin Argañaraz señaló: "Si se toma como base el sueldo promedio mensual de 2017, en los primeros diez meses de 2022 los trabajadores privados registrados ya perdieron el equivalente a 1,7 sueldos. Los públicos perdieron 2,1 sueldos y los trabajadores informales, que son los que más pierden con la inflación, perdieron el equivalente a 3,4 sueldos mensuales del año 2017".

A octubre de 2022, el Indice de salarios acumula una suba de 69,5% respecto de diciembre del año previo, debido a un avance de 72,7% en el sector privado registrado, 72,7% en el sector público y 54,6% en el privado no registrado.

"Contra diciembre 2021, el nivel general de salarios marca una caída real del 4,2%. Es un promedio que esconde amplias diferencias al interior: contracciones de 12,5% en el caso de los salarios no registrados, y apenas del 2,3% para los salarios privados registrados y los salarios públicos", detalló LCG.

¿Qué se espera para los salarios en 2023?

"Esperamos que la inflación cierre en torno al 95% anual a diciembre, mientras que los salarios quedarían levemente por debajo (-0,2%). En este sentido, si bien en el promedio anual estimamos que los salarios se mantengan en niveles similares a los de 2021 en términos reales, la escalada de los precios marcaría una caída más sensible en la medición anual (diciembre a diciembre), cercana al 6% real para el sector registrado de la economía", estimó LCG.

Por su parte, Luis Campos, coordinador del Observatorio del Derecho Social de la CTA, afirmó: "Creo que es prácticamente imposible hacer una proyección sobre qué puede pasar con el salario real el año que viene. No está para nada claro cuál va a ser el comportamiento de los precios y menos aún qué va a pasar con las paritarias. De hecho, todavía quedan algunas revisiones muy importantes del 2022, fundamentalmente la de comercio por la cantidad de trabajadores comprendidos".

"Más que sobre el resultado de las negociaciones, creo que se puede tener alguna idea de cuál va a ser la dinámica de la negociación salarial. Creo que vamos a replicar algunas cosas de este año, que ya vienen desde hace un tiempo. O sea, tal vez el Gobierno intente instalar alguna pauta para las discusiones que comienzan en febrero y marzo (imposible por ahora prever por dónde andará ese número) y no veo grandes dificultades para que las primeras negociaciones del año se acomoden a dicha pauta. Pero más temprano que tarde seguramente volvamos a tener revisiones", dijo. 

"Todo ello supeditado a cómo evolucione la inflación. Si está lejos de lo que pretende el Gobierno (supuestamente apuntan a 60% anual), entonces las revisiones salariales van a tener una frecuencia mayor; si está cerca de esa proyección, y por ende no se aleja mucho de los primeros acuerdos salariales, entonces tal vez las revisiones lleguen más cerca de fin de año", agregó Campos.

En esta nota

Todo sobre la inflación

Hay inflación cuando se produce un aumento general y sostenido de los precios de la economía. No son aumentos puntuales de algún servicio o bien sino de casi todos y, además, que esas subas se sostienen en el tiempo.


Si bien se trata de un proceso complejo y "multicausal", el factor principal suele ser un desequilibrio fiscal que se financia con emisión monetaria o con endeudamiento no sostenible que termina en un repudio a la moneda y/o también una devaluación. Milton Friedman, padre del monetarismo, solía decir: "La inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario".

La inflación de Argentina está, hace varios años, entre las más altas del mundo. En 2022 fue de 94,8%, y casi duplicó a la de 2021 (50,1%). Fue la tasa más alta desde 1990. Las proyecciones para 2023 no son buenas y se espera que la inflación vuelva a estar cerca de 100%.

Se dice que la inflación es un impuesto a los pobres porque son esos sectores los que tienen, por un lado, menos ahorros y, por el otro, menos capacidad de poder aumentar sus ingresos (vía paritarias, por ejemplo) ante la suba de precios. Por eso, cuando sube la inflación, los gobiernos tratan de proteger a los sectores de menores ingresos para que no caigan en la pobreza.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés