El Economista - 70 años
Versión digital

lun 30 Ene

BUE 26°C
Versión digital

lun 30 Ene

BUE 26°C

Los gobiernos que vienen

Los cambios a partir del 10-D.

05-12-2011
Compartir

A partir del 10 de diciembre empezará un nuevo período presidencial y la mayoría de las provincias también iniciarán un nuevo ciclo. Luego de un año electoral en el cual, de la mano de la expansión económica, en la mayoría de los casos triunfó el oficialismo y, por lo tanto, muchos nombres se repetirán. De todas maneras, siempre se generan expectativas de cambio. Del que menos se sabe es del Gobierno Nacional. Habrá cambios obligados en el caso de los ministros que lograron bancas en el Congreso. Pero a una semana del inicio del nuevo mandato, el secretismo manda. No hay consultas, no hay reuniones y sólo una persona decidirá. Como tener información es tener poder, sólo la Presidenta sabe lo que vendrá. Para que nadie dude de quién es el que manda luego de obtener el 54% de los votos.

Las especulaciones son múltiples y no se esperan grandes cambios. Una de las designaciones más esperada ?y en la que puede haber alguna sorpresa? es la del ministro de Economía. Como la Presidenta habla de “sintonía fina” y se percibe el inicio de una etapa de mayor diálogo con distintos sectores sociales, cabe suponer que el futuro ministro debe tener entre sus virtudes la capacidad de armar equipos y de concretar acuerdos. Ninguno de los actuales ministros, con excepción de Julio De Vido, tiene esas características, por lo cual puede pensarse en alguna figura que no integre el gabinete en este momento. Tampoco Mercedes Marcó del Pont y otros  funcionarios del área muestran ese perfil.

La agenda económica está ahora más cargada porque el tiempo del piloto automático previo a las elecciones llegó a su fin. Las medidas tomadas a partir del 23 de octubre - controles en el mercado cambiario y reducción de subsidios - muestran un Gobierno más activo en la materia. Finalmente, la cartera de Trabajo también será clave por cuanto la relación entre la Casa Rosada y la CGT no pasa por su mejor momento. Esto es consecuencia de que hay reclamos sindicales que no son acompañados por el Gobierno y, al mismo tiempo, se supone ?porque no se hizo explícito? que la Presidenta aspira a que los aumentos salariales no superen el 20%. Pero la posibilidad de que haya paritarias con techo no es contemplada por los gremios. Es decir que la tensión seguirá en los próximos meses y el sindicalismo puede marcar más diferencias con el Gobierno que los partidos de la oposición que, por ahora, parecen concentrados en resolver sus problemas internos que en desafiar al oficialismo.

Buenos Aires

En el caso de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli deberá hacer bastante equilibrio. Sabe que cualquier proyecto político futuro depende de que su gestión conserve buenos niveles de aprobación. Hasta ahora armó un gabinete con ministros muy afines y algunas apuestas interesantes como la de Silvina Gvirtz a cargo del área de Educación. También mantuvo a Ricardo

Casal pero su continuidad estuvo acompañada de algunos cambios en la estructura policial en línea con la opinión del Gobierno Nacional. Scioli no quiere tensiones porque la provincia tendrá necesidades financieras en los próximos años que sólo se pueden resolver satisfactoriamente en armonía con la Casa Rosada. También será compleja la relación con la Legislatura provincial porque hay distintos sectores que buscan posicionarse. El gobernador deberá coexistir con varias figuras que aspiran a reemplazarlo o a construir poder político en el territorio provincial. Es el caso de varios intendentes del conurbano y de Gabriel Mariotto y Amado Boudou.

Otros distritos

Tampoco cabe esperar grandes sorpresas en el gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Seguirá el mismo equipo de gobierno y la mayor novedad la constituye la creación del Ministerio de Gobierno a cuyo frente estará Emilio Monzó. Entre sus objetivos estará instrumentar la reforma política en la ciudad y coordinar acciones con los municipios el conurbano bonaerense. Pero la principal tarea que tendrá Monzó será esencialmente política y es la de armar una estructura nacional que sostenga las pretensiones presidenciales de Mauricio Macri, quien es el único actor político relevante que ha hecho explícito su deseo de competir por la Presidencia en 2015.

Un tema clave será la relación con el Gobierno Nacional, que parece haber entrado en una etapa de mayor cooperación en los últimos meses aunque no está exenta de escollos como la transferencia del servicio de subterráneos.

Córdoba y Santa Fe tienen temas económicos no resueltos con el Gobierno Nacional lo que presupone cierta tensión en las relaciones. Se trata de dos distritos con escenarios políticos distintos. En Córdoba, José Manuel de la Sota iniciará su tercer mandato y tiene un margen de acción acotado fuera de la provincia dado que todos sus intentos de saltar al escenario nacional en el pasado se vieron frustrados. Tampoco tiene influencia sobre los legisladores nacionales del distrito con lo cual pierde capacidad de negociación con la Casa Rosada. También deberá coexistir con un intendente de Córdoba capital - en donde vive el 40% de la población provincial- que pertenece a otro partido. En la noche de su triunfo electoral, De la Sota habló de “ cordobesismo”

pero los resultados obtenido por la Presidenta en octubre y la situación financiera de la provincia

le dejan poco margen para la una diferenciación muy marcada.

En Santa Fe, el escenario político es más fluido porque el peronismo dominará la Legislatura provincial aunque tiene una fuerte fractura interna. Antonio Bonfatti será el segundo gobernador socialista de la provincia luego de Hermes Binner. Es una experiencia interesante y que constituye un desafío para la institucionalización del partido que debe demostrar que tiene una estructura capaz de gobernar más allá de los nombres.

Otra provincia en la cual tampoco hay reelección y en la que seguirá gobernado el mismo partido es Mendoza. Con Santa Fe, tiene en común que sus gobernadores impulsan la reforma de la Constitución provincial.

(De la edición impresa)

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés