El Economista - 70 años
Versión digital

vie 24 May

BUE 11°C

LCG critica el cortoplacismo en la política económica

Para la consultora que fundó Lousteau, el balance del primer semestre fue negativo.

31 agosto de 2016

por Mariano Cúparo Ortiz

“El balance del primer semestre es negativo. Los resultados, que ahora parecen ser una consecuencia natural, no estaban contemplados a principios de año”, sostiene el último informe mensual de Labour Capital Growth (LCG), que fuera fundada por el hoy embajador ante EE.UU., Martín Lousteau. El mismo, si bien acepta que lo peor ya parece haber quedado atrás, fue bastante crítico con el Gobierno por su mirada cortoplacista, con tintes populistas.

“El Gobierno debe lograr un equilibrio entre su sostenibilidad política, que depende de la salud de la economía, y la agenda transformadora de largo plazo. En la actualidad, capacidad política y economía representan dos debilidades. Por eso administra dosis de populismo para compensar. Pero esto implica la postergación de correcciones futuras: el corto plazo está dominando la agenda de largo plazo”, expresa el informe.

De esta manera, la necesidad de encontrar un apuntalamiento político, ya que “apenas cuenta con un tercio del electorado y llegó al poder por el cansancio generado por el kirchnerismo”, choca con las necesidades de generar cambios de largo plazo. Ahí aparecen, según el informe, “las dosis de populismo de un Gobierno focalizado en soluciones inmediatas de problemas complejos”.

Así, tal como lo viene haciendo, la consultora volvió a publicar un informe con fuertes críticas hacia el desempeño económico actual. Hacia futuro, si bien reconoce que lo peor ya pasó y los indicadores tenderán a mejorar, advierte que lo hará sobre bases no sostenibles.

En el se destaca, como viene sucediendo en los análisis de la mayoría de las consultoras, el descuido por lo fiscal, que a priori garantiza un crecimiento más o menos rápido en primera instancia pero que exige luego volver a ajustar, generando una dinámica de expansión-contracción constante en la economía local.

“Entendemos que lo peor estaría quedando atrás. Los indicadores del segundo semestre mostrarán mejoras (entendidas como menores variaciones negativas) que se profundizarán en 2017. No obstante, estará apoyada sobre pilares que no son sostenibles: política fiscal expansiva que derivará en un mayor déficit fiscal que será financiando con la confianza de los mercados y mayor atraso cambiario que contendrá la inflación y potenciará el consumo de bienes durables”, explica.

“Toda medida de corto plazo debe ser consistente con visión de largo plazo”, enfatiza LCG. En ese concepto enmarca el informe las lecciones que debería brindar el affaire de las tarifas. “La fragilidad fiscal se vio afectada aún más por el fallo de la Corte, que impactó en la única medida de austeridad fiscal relevante. Sería una buena oportunidad para redefinir una política fiscal de largo plazo. Independientemente del fallo, las metas fiscales para los próximos años eran incumplibles. El Presupuesto de 2017, que se enviará al Congreso en los próximos días, podría plasmar esa política fiscal de largo plazo”, sostiene.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés