El Economista - 70 años
Versión digital

mar 21 May

BUE 14°C

Las pymes pusieron el grito en el cielo

“El fallo deja a las pymes a la intemperie”, se quejó Cornide (CAME).

19 agosto de 2016

Como era de esperarse, tras el fallo que dio marcha atrás a los incrementos tarifarios para usuarios residenciales, al menos hasta que se realicen las audiencias públicas, distintas cámaras que nuclean a pymes salieron a manifestar su preocupación por haber quedado afuera del fallo, lo que implicará que los aumentos, de hasta el 500%, sigan aplicándoselas.

En primer lugar, el dirigente de la UIA José Urtubey sostuvo: “La industria, en particular las pequeñas y medianas empresas, está en una situación complicada y un ajuste tarifario requiere un consenso de todos los sectores. Falta resolver sus casos”.

El presidente de la Central de Entidades Empresarias Nacionales (CEEN), Francisco Dos Reis, dijo: “El fallo que suspende el brutal ajuste de tarifas para los usuarios residenciales es un paliativo, pero es insuficiente debido a que quedaron excluidas las mipymes. Miles de fábricas están en riesgo de cerrar sus puertas. Pese al fallo, el ajuste de tarifas de las empresas será pagado indirectamente por todos los argentinos debido que a las mipymes no les quedará otra alternativa que trasladarlo a los precios de los productos finales”.

El presidente de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Osvaldo Cornide, sostuvo que “el fallo deja a las pyme a la intemperie, especialmente las de sector industrial, que tienen una fragilidad muy grande respecto del tarifazo que las hacía inviables en muchos casos”. Agregó que, “donde corresponda, se encaminarán las medidas cautelares para defender la producción y el trabajo”.

Sobre esa misma situación de fragilidad habló la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME), que expresó: “Se perderán miles de empresas y puestos de trabajo. La vigencia de un cuadro tarifario con aumentos como los que dispuso el Poder Ejecutivo resulta insostenible para miles de unidades productivas, del comercio y los servicios. El límite del 500% con retroactividad del cobro de facturas sigue resultando desproporcionado y confiscatorio”.

El presidente de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (CAMIMA), José Luis Ammaturo, subrayó otra cuestión: “Nos preocupa el aumento del costo, pero más nos preocupa la falta de energía: nos va influir incluso en posibilidad de generar nuevas inversiones”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés