El Economista - 70 años
Versión digital

vie 03 Feb

BUE 27°C
Versión digital

vie 03 Feb

BUE 27°C

La vuelta del 'stop and go'

El PIB crecería 2% en 2012.

14-12-2011
Compartir

Se acerca el fin de año, tiempo de balances y de proyecciones sobre lo que vendrá.  En lo que refiere a la economía, las noticias no son buenas.  “Hacia fines del 2011 el contexto internacional se deterioró nuevamente ante el temor que genera la crisis de Europa, en descontada recesión y sin saber como salir de la crisis del Euro”, dice el último informe de la consulotra Econométrica. Para la Argentina el impacto se sentirá a través de “el menor crecimiento mundial” y los menores precio de los commodities con que arranca el 2012.  Además,  la economía local está mucho más vulnerable para afrontar una nueva crisis externa.

“En efecto, ya no se dispone ni de superávit fiscal, ni externo, ni colchón cambiario, ni energético, como tampoco se dispone de acceso a los mercados financieros internacionales, pese a los grandes avances con los canjes de deuda de 2005 y 2010. Sólo se dispone de las reservas del BCRA y cierta capacidad para colocar deuda en el mercado local, pero a tasas que actualmente convalidan un riesgo país de 900 puntos”, escribe Ramiro Castiñeira, economista a cargo del informe.

Según Castiñeira “en retrospectiva, la situación energética tuvo decidida incidencia en la pérdida de los superávit gemelos. El creciente gasto público para sostener tarifas, importar energía y hacerse cargo de las inversiones, comprometió las cuentas públicas a punto tal que explica casi todo el deterioro fiscal de los últimos años. La pérdida del superávit fiscal en manos del cuadro energético, terminó por reconfigurar los objetivos del BCRA. Pasó de una pelea constante por evitar/demorar/dilatar la apreciación cambiaria y así sostener el crecimiento, el empleo y el saldo comercial, a abandonar la tarea y subordinarse pasivamente a las necesidades de la política fiscal. Dicho de otra manera, el BCRA dejó de defender el tipo de cambio, para hacerse cargo de cubrir el bache fiscal del periodo, además de los pagos de la deuda pública del Gobierno. Se pasó de la virtuosa dominancia cambiaria, a la viciosa dominancia fiscal”.

La restriccón externa ha vuelto. “La economía dejó de generar dólares y el 2011 ya mostró que las reservas del BCRA difícilmente puedan financiar el déficit en cuenta corriente, el pago de la deuda y la salida de capitales privados, todo en forma indefinida y menos en un marcado deterioro del contexto externo”.   Esto impactará en las variables más sensibles de la economía, como el crecimiento.  “No sería la primera vez que el estrangulamiento externo condiciona el nivel de actividad económica y el valor del tipo de cambio. En síntesis: se está en la puerta de un nuevo 'stop and go'”.

Econométrica proyecta un superávit comercial de U$S 11.000 para 2011 y de U$S 8.000 para 2012.  Es decir, pasará del 2,5 al 1,7% del PIB.  También caerían las reservas internacionales del BCRA.  La autoridad monetaria terminará este año con U$S 44.800 millones y el 2012, con U$S 38.800 millones.  La cuenta corriente del balance de pagos pasará de un déficit de U$S 500 millones a uno de U$S 3.700 millones entre 2011 y 2012, es decir, pasará del 0,1 al 0,8% del PIB. La tasa de crecimiento caerá abruptamente del 7% con que cerrará este año a un magro 2% en 2012.  La tasa de desempleo (promedio anual) subirá levemente del 7,3% de esta año a 7,4% el año que viene.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés