El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 20°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 20°C

La visión oficial de la inflación

El impacto de los subsidios.

09-12-2011
Compartir

El Gobierno anunció la quita de subsidios para los grandes consumidores industriales y los

domiciliarios que viene en los barrios más ricos de Buenos Aires. Todavía quedan dudas sobre cómo se implementará la medida en el caso de los particulares. Más allá de si lo que motivó al Gobierno a tomar la decisión fue la necesidad de recomponer la caja, lo cierto es que el aumento de tarifas ocurre cuando el nivel de actividad se desacelera. Y si bien la tasa de inflación cedió durante 2011, la actualización de las tarifas podría restar poder adquisitivo y así reforzar la desaceleración. Néstor Kirchner decía que estaba en contra de enfriar la economía para bajar la tasa de inflación. La Casa Rosada seguramente no está reduciendo los subsidios para corregir la demanda, pero hay quienes creen que ello podría suceder como consecuencia del aumento de los costos.

Cristina y Mercedes

El Gobierno, en las últimas semanas, ha dado pistas sobre lo que piensa de la inflación y cómo

planifica controlar la tasa. La presidenta del Banco Central dijo que “el tema de la inflación

también se usa con fines de desestabilización” y consideró que “hubo un cambio estructural en

la Argentina, y los aumentos de precios hoy no tienen nada que ver con las etapas de aceleración

inflacionaria que estaban vinculadas fundamentalmente a crisis del sector externo, devaluaciones

y desequilibrios del sector fiscal”. Para Marcó del Pont “hoy hay otras condiciones que promueven a veces aumentos de precios que tienen que ver con la oferta, con el impacto de los aumentos de los precios internacionales, con la puja distributiva, con sectores formadores de precios y con la necesidad de ir ampliando capacidad productiva”. Y aseguró que en la Argentina “se debe avanzar resolviendo estas cuestiones, pero de ninguna manera recurriendo, como muchos intentan, a viejas recetas de ajuste o de cristalización de salarios, que sabemos que fracasaron en nuestro país”.

Por su parte, la presidenta CristinaKirchner reconoció en la última conferencia de la Unión Industrial que el dólar en la Argentina funciona como ancla cambiaria, esto es, que el Gobierno no

puede devaluar de manera más rápida porque ello repercutiríasobre los precios.

Presiones

Un informe de la consultora Economía & Regiones advierte que la corrección de los subsidios no necesariamente se traducirá en una menor presión sobre los precios porque así se estaría desincentivando a la demanda. Según E&R “el recorte de subsidios generará un aumento de tarifas, que es obvio, provocará incrementos de precios directos en la canasta de consumo ligada a los servicios”. Además, dada la pérdida de competitividad que generó la apreciación del tipo de cambio real, el aumento de la fuga de capitales y la devaluación de Brasil, “esperamos una devaluación nominal del 19% aproximadamente. Y las condiciones macroeconómicas de la Argentina, indicarían que una depreciación del tipo de cambio se trasladaría rápidamente a un

aumento del nivel de precios”.

Según E&R, “el menor crecimiento económico junto con políticas fiscales, monetarias, y salariales

menos expansivas, no serán suficientes para reducir totalmente las presiones inflacionarias, dado que la corrección del tipo de cambio y el aumento de tarifas jugarían en sentido contrario”.

(De la edición impresa)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés