El Economista - 70 años
Versión digital

lun 18 Oct

BUE 20°C

Versión digital

lun 18 Oct

BUE 20°C

La restricción e(x)terna sigue latente

En el primer trimestre, el rojo de la cuenta corriente engordó por el pago de intereses, el turismo y bienes menos dinámicos

10-07-2017
Compartir

Dándole la razón a los que la rebautizaron restricción eterna, la restricción externa sigue ahí, latente y esperando, a pesar de que el acceso a endeudamiento permite postergarla por la vía de la balanza financiera. En el primer trimestre del 2017 la cuenta corriente amplió con ganas su rojo, de la mano de unos bienes que ya siquiera compensan y pasaron de superavitarios a deficitarios y de unos servicios y unas rentas que multiplicaron su carácter negativo. Un informe publicado ayer por Ecolatina alerta: “El esquema económico actual de mayor apertura comercial y endeudamiento externo obliga a seguir de cerca la evolución de la cuenta corriente y, en particular, del saldo rentas. Los números de la del primer trimestre de 2017 muestran una clara profundización del déficit”.

La composición

Ahí la consultora pone el eje en una cuestión importante: una cosa sería un déficit coyuntural que permita ir generando nuevas fuentes de divisas que garanticen la capacidad de pago en el futuro y otra cosa es un déficit que se da por el incremento (por encima del de las exportaciones) de las importaciones de consumo y del turismo al exterior.

“Cuando analizamos el saldo de bienes en detalle, se observa que el incremento de las importaciones ha venido más por el lado de los bienes de consumo y automóviles (26% interanual en el acumulado de los primeros cinco meses del año), que de bienes de capital e intermedios (6,5% interanual). De manera análoga, en el primer trimestre del año los pagos de los residentes por viajes al exterior aumentaron cerca de 21% interanual (crecieron en US$ 670 M, prácticamente lo mismo que incremento del déficit de servicios)”, explica.

Y concluye que semejante deterioro en el balance de divisas es sobre todo grave porque no está generando mayores posibilidades productivas y exportadoras en el futuro. Y agrega que la novedad del déficit externo surge por el lado de los intereses crecientes que genera la política de endeudamiento: “A esto se suma un creciente pago de intereses que surge del financiamiento externo del déficit de sector público. Como se ha dicho en varias oportunidades, el endeudamiento no es malo ni bueno per se, la clave es para que se use. Lo que sí es nocivo es aumentar las colocaciones de deuda en el exterior sin generar un salto exportador (de bienes y/o servicios)”.

Rojo 2017

En números concretos, durante el primer trimestre de 2017 el rojo de la cuenta corriente llegó a US$ 6.800 M, es decir 40% más que el del mismo período del 2016 y llegó a ser “el mayor déficit de los últimos años para el período bajo análisis (tanto en términos del PIB como en millones de dólares)”. Si bien históricamente tanto los servicios como las rentas (intereses y utilidades) dieron negativo, el panorama mejoraba de la mano del superávit del comercio de bienes. Así ocurrió desde la posconvertibilidad, con superávits constantes. Aunque la tendencia se fue revirtiendo desde 2010.

Y continuó en el camino negativo en el primer trimestre de 2017, tal como explica Ecolatina: “El incremento del déficit entre el primer trimestre de 2017 respecto de dicho período del año pasado fue de US$ 1.944 millones. Esto respondió al deterioro de los saldos de bienes (US$ -681 M), servicios (US$ -672 M) y rentas (US$ -798 M)”. Es decir, que ya unos bienes cada vez menos positivos no contrarrestan a unos servicios y rentas cada vez más negativos. Entre las causas, Ecolatina destaca unas importaciones de bienes creciendo al 7,4% interanual contra el 1,4% de las exportaciones, unos viajes al exterior incrementándose 21% interanual y unos pagos de intereses netos que treparon 62% interanual (llegando a US$ 1.910 M). “De esta manera, la carga de intereses netos acumulada en los últimos cuatro trimestres llegó a 1,1% del PIB, cuando en 2015 había representado 0,7% del PIB. La estrategia del gobierno actual de reabrir la cuenta capital está comenzando a reflejarse dentro de la cuenta corriente”, define Ecolatina.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés