El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 May

BUE 17°C

La producción de las pymes industriales cayó 7,8% en julio

Según la última Encuesta Mensual Industrial de CAME, es la mayor caída en lo que va del año.

29 agosto de 2016

por Mariano Cúparo Ortiz

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) publicó ayer los datos de julio de la Encuesta Mensual Industrial, referidos a la producción de las pymes industriales y las noticias no son buenas: se dio la mayor caída del año, con una producción que bajó 7,8% con respecto a julio del 2015.

Con esto, se registró el décimo mes consecutivo de caída y la preocupación crece. Esta dura caída, la más pronunciada del año, lleva a un dato también muy significativo: en lo que va de 2016 el retroceso es de 4,9%, contra el mismo período del año pasado. Además, no se salvó ningún sector: en julio la totalidad de los once rubros relevados mostraron una caída interanual.

¿Piso?

El dato que a priori resulta relativamente positivo es que la caída intermensual, es decir, comparando a julio con junio del 2016, fue de “sólo” 2%, lo que permitiría vislumbrar cierta desaceleración de la trayectoria negativa, si se toma en cuenta que en junio la caída intermensual había sido mucho más preocupante ya que lejos estaba de encontrar un piso: 6,2%.

Aun así, la visión de la CAME vertida en el informe de ayer no muestra signo de optimismo alguno ni exterioriza perspectivas de recuperación. “El industrial pymes aún no vislumbra un escenario de recuperación y sólo el 30% cree que en los próximos seis meses la actividad repuntará”, sostiene el informe publicado ayer, en base a la Encuesta Mensual Industrial, que la Confederación publica todos los meses y para la que realiza consultas a 250 empresarios del sector.

Problemas

Entre las principales dificultades que enfrenta el sector industrial pymes se encuentra la caída del consumo, que en su variable minorista mostró una caída, según la propia CAME, de 8,1% interanual hacia mediados de julio. El dato parece ser confirmado por los últimos relevamientos oficiales, que según las Encuestas de Supermercados y Centros de Compras del Indec muestran retrocesos de más del 10% en junio.

Esta cuestión empeora de la mano de los aumentos de precios mayoristas, que fueron por encima del IPC en julio, llegando a un IPIM de 2,7% contra un IPC de 2% según el Indec. De esta manera, aunque las pymes pagan costos más caros, ante la baja del consumo no tienen la posibilidad de incrementar los precios de sus productos, lo que afecta a su rentabilidad y eso representa una de las mayores preocupaciones del sector.

Al respecto, el comunicado de CAME es muy claro: “Las empresas declararon una suba mensual promedio de 5,9 % en sus costos de producción pero de sólo 1,4 % en los valores de venta. Es que frente a la baja demanda, las industrias absorbieron las subas y no tuvieron margen para trasladar a precios. Así, si bien el 65 % de las industrias tuvo subas de gastos, el 70 % no las trasladó a importes, e incluso algunos empresarios los bajaron”. De ahí se desprende otro dato clave del informe publicado ayer: “Cuatro de cada diez pymes finalizaron julio con rentabilidad negativa”.

Presente y futuro

Aunque el 17,7% de las empresas encuestadas logró crecer en julio, mientras que el 69,6% registró caídas, en la división por rubros se encuentra que absolutamente todos tuvieron una merma. “Por sectores, las ramas con más caídas en la comparación anual en julio fueron material de transporte (-12,5%), productos de metal, maquinaria y equipo (-11,4%), productos de caucho y plástico (-9,3%), productos electromecánicos e informática (-8,9%), papel, cartón, edición e impresión (-8,5%), productos químicos (-8%) y minerales no metálicos (-7,7%)”, detalla el informe.

Todo esto redondea en un bajo nivel de esperanzas a futuro para los industriales del sector pymes. Al respecto, el informe reseña: “Para los próximos seis meses, sólo 30,4 % de los industriales espera que la actividad de su empresa se recupere. En cambio, el 17,7 % cree que el descenso se profundizará, el 46,8 % que la actividad se mantendrá en los niveles actuales, y otro 5,1 % sigue manteniendo incertidumbre sobre lo que viene”.

Datos

El informe de CAME encontró algunas dificultades crecientes en los pagos tanto a proveedores como a clientes. “Como dato negativo del mes, creció fuerte la cantidad de empresas con problemas para pagar a sus proveedores. Así, el 22,8% de los consultados reconoció que debió renegociar condiciones y plazos de pagos, y otro 13,9% que, aunque no llegó a ese extremo, tuvo problemas para desembolsar. De la misma manera, 40% de los industriales consultados reconoció haber tenido más dificultades para cobrar cheques de clientes, quienes le estiraron los plazos de pagos o entregaron valores sin fondos”, detalló.

Un dato positivo que encontró el relevamiento de CAME es un leve crecimiento en la cantidad de empresas con planes de inversión para este año: “A pesar de la crisis y la falta de liquidez, en julio subió levemente la cantidad de industrias Pymes con planes de inversión para el año (de 12 % en junio a 15,2 %). Ayudó a reactivar esas decisiones algunas líneas de financiamiento y la necesidad de implementar cambios para sobreponerse a la recesión”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés