El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 19°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 19°C

La inflación núcleo y el BCRA

Por datos del IPC comienza a ser más probable que se retome la baja de tasas de interés.

14-10-2016
Compartir

por Leandro Gabin

El dato que esperaba el Gobierno y el Banco Central que se conoció este jueves confirmó que la inflación sigue en caída. El número que presentó el Indec de Jorge Todesca vino a refrendar que la tarea del Central, a veces criticada por el ministro Alfonso Prat-Gay al pedir tasas más bajas, está dando resultados. La política monetaria aplicada por Federico Sturzenegger, cuya obsesión es domar a la inflación, va mostrando resultados. En el Central estiman que el dato de la inflación núcleo, que excluye los productos con precios regulados o con estacionalidad (pero que explica el 70% de la canasta del IPC) revela que la tendencia es claramente en el sentido buscado por la entidad, algo que tenía que ser comprobado en el trascurso de los meses. La inflación que mira el Banco Central (BCRA) había sido de 1,7% en agosto, lo que según la visión oficial, no quedan dudas de la tendencia.

Además del dato de precios, el Central mira lo que le ocurre al Tesoro cuando sale a emitir bonos en pesos en el mercado local. Y justamente ayer tuvieron otro parámetro para medir las expectativas del mercado. El Tesoro colocó bonos en pesos a tasa fija convalidando tasas de 16% a siete años y de 15,5% a diez años. Esto muestra a las claras que el mercado espera que la inflación baje en los próximos años. “Es siempre un buen termómetro al momento de ver que hacemos con las tasas de interés”, decía un funcionario del BCRA.

¿Qué hará el Central el martes próximo? Las apuestas recién empiezan pero volverá a tomar color la posibilidad de retomar las bajas, aunque simbólicas, de tasas. La poda que esperan en el mercado ahora sería light, de 25 puntos básicos para la Lebac a 35 días. Esta semana la autoridad monetaria dejó por tercera vez consecutiva sin cambios la tasa en 26,75%. El BCRA decidió esto porque las expectativas de inflación total para el último trimestre del año y para 2017 siguen por encima del objetivo de la entidad. En línea con esta meta, el Central dejó inalterada su tasa de política y retomaría en futuras licitaciones la baja gradual de tasas, cuando las expectativas del mercado se acomoden más a lo deseado por la autoridad monetaria.

En el Central, de todas formas, avisaron que las tasas reales positivas seguirán por mucho tiempo. Lo que se discute ahora, y será parte de las deliberaciones a partir de mañana y hasta el martes antes de decretar el nivel de tasas, es cuánto. Si fuera por el titular de Hacienda, las tasas terminarían el año en torno al 22% o menos. Ese es el número que algunos funcionario del área económica creen que debería cerrar en 2016. Para el Central, ese número mágico está más cerca de 25%. Por eso no demuestran apuro en bajar las tasas porque al margen imaginario que tienen para hacerlo, según estiman, no es tanto. “Esperan que bajemos las tasas rápido. Pero la baja rápida ya fue...Fue cuando estaba en 38%. Ahora es sintonía fina”, dicen en Reconquista 266.

Lo cierto es que las tasas aún elevadas juegan a favor del Tesoro cuando emite sus bonos en pesos a tasas fija. ¿Alguien puede pensar que Hacienda podría recolectar $ 50.000 millones hace algunas semanas y este jueves otros $ 76.300 millones si el Central estableciera tasas bajas y no tuviera credibilidad en la lucha contra la inflación? Claramente no. El Tesoro puede colocar a largo plazo, en pesos, y a tasa fija a este nivel porque el mercado le cree al BCRA en el sendero de baja de la inflación (sus metas). Pero eso no quita que ante la evidencia de los precios y el costo de endeudamiento del Tesoro, Hacienda no vuelva a “presionar” para que se reactiven las bajas de tasas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés