El Economista - 73 años
Versión digital

vie 19 Jul

BUE 12°C

La industria creció 4,4% en octubre

La industria, uno de los sectores más golpeados, continúa recuperando posiciones

01 diciembre de 2017

En octubre la actividad industrial creció 4,4% en la comparación contra el pobrísimo registro que se había dado en el mismo mes del año pasado (había sido -8% interanual). El dato es oficial y fue publicado ayer por el Indec en el EMI de octubre. El 4,4% es una aceleración respecto al 2,3% que había dado septiembre. La construcción, a partir de la obra pública, las exportaciones automotrices con un Brasil recuperando en la demanda y el agro siguen siendo los empujones clave.

Con la industria alimentaria cayendo 1,1% (aunque con la carne roja creciendo 20% gracias a la recuperación del mercado interno y de las exportaciones) y la textil subiendo por primera vez en quince meses, con un 6,8%, pero con -10,9% en el acumulado del año, los que tiran parecen ser los sectores relacionados con las tres actividades mencionadas. Especialmente con la obra pública y el mercado brasileño de autos (mirando desde la demanda).

Desde LCG detallaron: “El sector automotriz fue el más dinámico en octubre. Creció 25,6% interanual, el mejor registro desde enero de 2017. Como venimos señalando, la reactivación la explica el despegue de la demanda externa. Según ADEFA, las exportaciones crecieron 52% interanual en octubre. La recuperación de la demanda de Brasil es clave y explica el 70% de la expansión). En paralelo, las ventas internas de autos locales cayeron 3% interanual”. Y destacaron: “Como se viene observando, los sectores vinculados a la construcción y al sector automotriz son los responsables del crecimiento de la actividad industrial”.

Y es que la obra pública fue hasta acá, con el impulso a la demanda propio de año eleccionario, la que lideró el crecimiento de la construcción. Y la construcción explica en parte la mejora de sectores como la metalmecánica excluida la automotriz (que mejoró 15,7% interanual en octubre), demandando insumos. Aunque también la propia automotriz (engranajes, por ejemplo) y el agro (maquinaria) participan de esa mejora. La metalmecánica a su vez, junto con la siderurgia, aportó al crecimiento de 13,9% de los gases industriales, aunque eso no alcanzó a compensar la baja por la caída de las exportaciones de biodiésel a causa de los aranceles altísimos que impuso Estados Unidos (y así los químicos básicos dieron -7,8%).

También la construcción suma demanda a las metálicas básicas (donde la siderurgia lideró con 16,1%), que crecieron 13,3%, a los minerales no metálicos, que dieron 16,5%, y a los productos de caucho y plástico, que mejoraron 3,9% (ahí también aporta la automotriz, ya que los neumáticos subieron 5,9% su producción).

Distintos análisis, con algunas coincidencias y también algunas diferencias, se hicieron ayer a partir del dato publicado por el Indec. Desde ACM mostraron cierto optimismo: “Las variaciones interanuales del EMI acumulan seis meses de guarismos positivos, incluso en esta oportunidad la industria mostró un aceleración respecto al mes anterior cuando había crecido 2,3% interanual”. Aunque también pusieron algún reparo: “En el acumulado del año, la industria estaría creciendo 1,8%, que contrasta con la baja de 4,9% observada en el acumulado de mismo período de 2016”.

Coincidió con esa visión un informe publicado por la consultora Radar, de la ex subsecretaria de comercio exterior, Paula Español: “El rebote continúa, pero la industria manufacturera aún tiene mucho camino para recorrer. La suba de +1,8% de los primeros diez meses de 2017 no logra compensar la caída acumulada de -4,9% del mismo período del año pasado”.

Y además destacaron que “de los doce bloques relevados por el INDEC, seis de ellos (tabaco, alimentario, textil, papel y cartón, refinación de petróleo, químicos) aún muestran caídas en el acumulado de 2017”, lo que se explica porque “el consumo masivo recuperó terreno en los últimos meses, pero sigue débil” y porque “el repunte de las importaciones de bienes finales sigue golpeando”.

Por otro lado, tanto desde LCG como desde Radar pusieron la lupa sobre la cuestión del empleo industrial. “El empleo industrial todavía no reaccionay se ubica en niveles similares a los del 2010”, sostuvo Lucía Pezzarini, de LCG. Y desde Radar afirmaron: “El Ministerio de Trabajo publicó los datos de empleo asalariado registrado de septiembre. La industria es el sector más afectado y acumula una baja de 5,5% desde el último pico en septiembre de 2015, con 24 meses consecutivos de destrucción de empleo (65.700 trabajadores desde el cambio de gestión)”.

Para lo que viene, tanto LCG como Radar prevé una continuidad de la recuperación. Aunque desde Radar plantean una incógnita: “Existen dudas de si, en el marco de la búsqueda de cumplimiento de las metas fiscales, la obra pública seguirá siendo un factor que impulse a varios sectores industriales”. En ese sentido, desde LCG cuestionan que “los pilares en los que se sustenta la recuperación económica no benefician a todos los sectores por igual”

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés