La Fed le llenó la bolsa a Papá Noel, pero no hay rally

3AP6ETGPGBHZDKQXJDUO4VVPN4
Luis Varela Luis Varela 17-12-2020
Compartir

Por Luis Varela

Mientras las vacunas Pfizer empezaron la vacunación priorizando a trabajadores de la salud en Nueva York y Florida, con niveles de contagios y muertes que asustan, la Reserva Federal emitió un comunicado ayer confirmando que continuará con los estímulos con compras de bonos y con tasas de interés cerca de cero, para evitar que la crisis sanitaria termine contagiando al sector financiero, lo cual sería una catástrofe todavía más aguda.

Sin ninguna ambigüedad, el titular de la Reserva Federal de EE.UU., Jerome Powell, dijo que los estímulos se mantendrán hasta que se complete la recuperación económica norteamericana. Y en rueda de prensa manifestó que los directores de ese organismo elevaron la mediana de sus perspectivas de crecimiento económico para el próximo año al 4,2% desde el 4% y redujeron al 5% desde el 5,5% su pronóstico para la tasa de desempleo esperada hacia finales de 2021.

El anuncio, que ya era descontado por el mercado, sobre todo luego de la confirmación de Joe Biden como presidente de EE.UU., que ingresará a la Casa Blanca dentro de cinco semanas, no alcanzó para estimular la bolsa de regalos de Papá Noel. Desde 1950 a esta parte, la Bolsa de Nueva York tuvo rally alcista de Navidad en 55 de 70 temporadas, y ayer, a pesar del inflador de Powell, Wall Street apenas alcanzó para terminar con los índices mixtos, con el Dow Industrial en baja, y con subas leves en el S&P500 y en el Nasdaq.

Donde sí hubo impacto fue en el valor del dólar y en la reacción inmediata que tuvieron los commodities. En el exterior, el dólar no cambió en Brasil, pero bajó 0,2% contra el yen y el mexicano y cedió 0,3% contra el euro, la libra y el chileno. Al tiempo que, como efecto colateral, hubo una nueva suba para el petróleo, con el Brent ya arriba de los US$ 51, precios sostenidos para los metales básicos y los granos en Chicago y lo más notorio fue un fuerte aumento en los metales preciosos y, en el foco de todas las miradas, un nuevo salto para las criptomonedas, con el bitcoin volando hasta un récord histórico jamás alcanzado.

El Bitcoin superó los US$ 21.300 y seguía subiendo al cierre de esta edición, ya que su operatividad es global y nunca cesa. Y, además de arrastrar hacia arriba al valor de PayPal, ya que incorporará al $BTC como medio de pago en dos semanas, hubo saltos de hasta el 12% en otras criptomonedas como el Ripple y el Litecoin. "Evidentemente vemos una huída de inversores de monedas y Fiscos, buscan sumergirse en valores del sector e, increíblemente, el que tiene un solo bitcoin ya puede comprar en la empobrecida Argentina de hoy tres autos 0Km y te sobra plata", decían en el mercado, mientras mantenían los ojos y la boca bien abiertos.

Esta súper emisión de la Fed provocó una bocanada de aire fresco en los mercados emergentes. De hecho, mientras la Bolsa de New York terminó apenas mixta, la Bolsa de San Pablo subió 1,5% y la Bolsa de México subió 0,6%. Y los bonos de casi todos los países de la región continuaron con subas en sus precios contado, al tiempo que sus niveles de riesgo país siguen en descenso.

Lamentablemente, mientras el mundo se prepara para las vacunas (Chile autorizó la Pfizer, acordó sin problemas e iniciará la vacunación muy pronto), el tren de la tasa cero pasa en todas partes, pero Argentina sigue parada en la estación: la Bolsa de Buenos Aires mostró una baja del 0,1%, pese a tener más negocios: $903 millones en acciones y $1.510 millones en Cedears.

Y lo más preocupante del caso es que mientras los bonos regionales suben y el riesgo latinoamericano baja, ayer los bonos argentinos volvieron a debilitarse y el riesgo argentino subió otros 7 puntos hasta 1.386 unidades, por lo que en este momento ya es ocho veces más alto que el riesgo promedio de Brasil, México, Chile, Uruguay y Perú.

El martes el ministro Martín Guzmán colocó US$ 750 millones de dólares en bonos nuevos, canjeando bonos en pesos que estaban en manos de fondos de inversión privados.

Pero un informe del sector afirmó ayer que todavía quedan por salir un equivalente a títulos por US$ 9.600 millones, que piden salir de la Argentina porque ven al peso debilitándose, con una perspectiva de inflación anual para 2021 que está en casi el doble del 29% que fijó Guzmán en el Presupuesto.

Frente a todos estos movimientos externos e internos, los analistas financieros se estrujan la cabeza para buscar soluciones a lo que puede venir en 2021. Con eso, José Bano de InvertirOnline planteó que "esperamos dólar global débil, commodities en alza y dinero a emergentes, aunque no a la Argentina. Aquí las tasas en pesos no son buenas por lo que los plazos fijos están descartados, y la opción son los bonos que ajustan por CER o los bonos atados al dólar. Entendemos que la baja que tuvo el dólar en las últimas semanas plantea ahora una oportunidad de compra. Y, lo que está por venir ojalá que sea positivo, pero sabemos que va a ser difícil. Una de las opciones viables que vemos es un bono como el T2X1 que vence en cinco meses y rinde CER mas 5 puntos".

Más allá de todo esto, y de la incertidumbre del tiempo que llevará para que Argentina tenga vacunas, ayer hubo una muy buena noticia a nivel local. Los granos volaron en la Bolsa de Rosario. Hubo saltos de entre el 8 y el 10%, mientras se está arreglando el conflicto en los puertos, y eso generó cierta tranquilidad en los dólares libres, a pesar de que los aguinaldos están llegando a la cuenta de los asalariados que lo reciben.

Por eso, ayer el dólar turista subió 1 centavo hasta $145,41, el oficial subió un centavo hasta $88,13, el blue bajó $1 hasta $150 y el mayorista subió 9 centavos hasta $82,62. El BCRA sumó otros US$ 18 millones para las reservas que suman US$ 38.794 millones. El dólar MEP bajó 56 centavos hasta $141,26. El contado con liquidación bajó 96 centavos hasta $142,82. Y con eso, la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 70% y la del CCL y el mayorista fue del 73%. Pero atención, el dólar baja y el peso oficial baja más y, comparado con otras monedas, el peso argentino es el que más se hunde. Ayer mismo, la libra subió 42 centavos hasta 111,40, el euro subió 36 centavos hasta 100,65 y el real lo hizo 3 centavos hasta 16,25.

Los tiempos por venir son complejos y Jorge Geffner, del Conicet, destacó que "la llegada de vacunas será lenta y no nos vamos a salvar de una segunda ola del Covid-19".

En esta nota

Fed

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés