El Economista - 70 años
Versión digital

lun 27 May

BUE 9°C

La cuenta corriente, en rojo

21 diciembre de 2016

El Indec publicó ayer el balance de pagos del tercer trimestre, que mostró una caída en la cuenta corriente por US$ 2.970 M, que fue financiado principalmente con emisión de deuda externa del sector público y con la salida de reservas del BCRA. Dato fuerte: la deuda externa pública y privada creció US$ 18.000 M en el año.

El déficit de cuenta corriente fue explicado principalmente por las rentas que obtuvieron los inversores externos y por el saldo negativo del sector servicios, que encuentra entre sus principales componentes deficitarios a los viajes al exterior realizados por turistas argentinos. El intercambio de bienes, en cambio, fue superavitario.

La cuenta corriente

El intercambio de mercancías, efectivamente, mostró un buen desempeño, ya que dio un superávit de US$ 2.015 M, de la mano de unas importaciones que cayeron mucho más de lo que lo hicieron las exportaciones, hecho que se puede explicar por el escenario recesivo actual. De hecho, las importaciones que más cayeron son las de bienes intermedios y las de piezas y accesorios para bienes de capital. Este desempeño va de la mano con la noción de que cuando el PIB cae, la producción se pone menos demandante de divisas. Con todo, las importaciones cayeron 14% respecto al mismo período de 2015 y las exportaciones lo hicieron sólo al 1%. El descenso de las exportaciones se generó principalmente en las MOA. Las primarias crecieron al 20% y las MOI permanecieron intactas.

Los servicios, en cambio, dieron un déficit de US$ 2.220 M, como se dijo, de la mano de los viajes al exterior de residentes argentinos, que crecieron 30% respecto al mismo trimestre del 2015. De esa forma, con la balanza comercial en US$ -200 M, lo que terminó de inclinarla fueron las rentas de la inversión, que en concepto de utilidades dieron una salida contable de US$ 1.595 M y a los intereses, que llegaron a un negativo de US$ 1.295 M. En total, las rentas de la inversión dieron un rojo de US$ 2.890 M.

La cuenta financiera

¿Cómo fue financiado ese rojo de cuenta corriente por US$ 2.970 M? Tal como muestra el propio balance de pagos del tercer trimestre, el endeudamiento del sector público fue la principal herramienta de financiación del déficit. Llegó a generar ingresos netos por US$ 4.158 M, principalmente por parte del Gobierno, que realizó colocaciones por US$ 2.750 M. Un dato clave es que al finalizar el tercer trimestre el stock de deuda externa pública y privada llegó a US$ 188.778 M (creció US$ 18.000 M en lo que va del 2016). Estos ingresos vía sector público fueron contrarrestados en parte por el sector bancario, que incluye al BCRA que realizó importantes cancelaciones de Lebac y del préstamo puente. Con todo, el sector bancario mostró un negativo de US$ 2.016 M. El lado del sector privado no financiero no modificó la ecuación ya que los US$ 2.192 M por fuga se compensaron con la generación pasivos externos, IED y otros financiamientos. Con todo lo dicho, la cuenta financiera dio un superávit de US$ 1.963 M. El resto de la necesidad de financiamiento que generó el rojo de la cuenta corriente de US$ 2.970 M se financió con la baja de las reservas del BCRA, que llegó a US$ 563 M. La mínima brecha se explica como errores y omisiones, que llegaron a US$ 381 M.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés