Nuevo récord

La AFIP desbarató una maniobra de evasión con más de 9 mil toneladas de granos en Santa Fe

El operativo realizado por el organismo en Santa Fe equivale a más de 300 camiones

La AFIP desbarató una maniobra de evasión.
Telam 03-12-2021
Compartir

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) desbarató en Santa Fe una maniobra de evasión con granos no declarados, que estableció un nuevo récord al evitar el comercio ilegal de unas 9.150 toneladas de maíz y soja.

El operativo realizado en Santa Fe equivale a más de 300 camiones que, estacionados uno atrás del otro en la ruta, ocuparían siete kilómetros, informó el organismo tributario en un comunicado.

De esta forma, el trabajo coordinado por las distintas áreas especializadas de la AFIP evitó que mercadería de origen ilegal terminara siendo exportada a países limítrofes. El operativo desarrollado en los puertos santafesinos contó con la asistencia de las fuerzas federales de seguridad.

A lo largo de los últimos cuatro meses, la AFIP desarticuló maniobras de evasión y exportaciones fraudulentas por más de 23.000 toneladas de granos. La mercadería equivale a más de 800 camiones con acoplado que puestos uno detrás de otro en la ruta ocuparían cerca de 19 kilómetros.

"Son 23 millones de kilos de productos agrícolas que intentaron comercializarse en forma irregular; la mercadería equivale a más de 800 camiones con acoplado que puestos uno detrás de otro en la ruta ocuparían cerca de 19 kilómetros", detalló la AFIP.

La última maniobra fraudulenta identificada y desarticulada por la DGI en Santa Fe incluyó el uso de productores fantasma. Una empresa exportadora adquirió 8900 toneladas de maíz partido y 250 toneladas de soja a contribuyentes sin capacidad operativa, ni solvencia patrimonial, económica ni financiera para haber producido o adquirido esos volúmenes.

La investigación de las áreas especializadas de la DGI a lo largo de más de dos meses permitió detectar la maniobra de la firma responsable del acopio de granos en el puerto de Santa Fe.

Las fiscalizaciones arrojaron que el operador fue depositando las 8900 toneladas de maíz partido y las 250 toneladas de soja en los silos del puerto para luego, a través de exportadores, vender la mercadería a Brasil, Paraguay y Uruguay. La documentación relevada durante la interdicción evidencia que la empresa pretendía concretar la maniobra fraudulenta tanto por vía terrestre como fluvial.

Analizada la trazabilidad física de los granos y las oleaginosas, los investigadores de la DGI advirtieron que se intentaba ocultar con empresas unipersonales o jurídicas apócrifas a los verdaderos productores de los granos.

Frente a este escenario la DGI tomó la decisión de aplicar medidas para resguardar el interés del fisco. La desarticulación de estas maniobras abusivas protege a los operadores que cumplen las normas vigentes. De esa forma, evita la competencia desleal. Durante el procedimiento actuó la Prefectura Naval Argentina como fuerza de seguridad.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés