Inflación: preocupa más la tenacidad que no cumplir las metas

El IPC Nacional de julio fue 1,7% y la desinflación se demora cada vez más

14-08-2017
Compartir

Con el dato de inflación de julio sobre la mesa (y a pesar de que la general dio por debajo de lo esperado), que mostró una importante aceleración, los analistas muestran cierta preocupación por el ruido que le mete la volatilidad al proceso desinflacionario y por cómo, junto con la dinámica del dólar, complica tanto a unas metas inflacionarias ya de por sí complicadas como a la baja de tasas que esperaba el mercado.

Julio y el TCN

Justamente respecto a la dinámica del dólar, un informe de ACM sostuvo que si bien “mientras el tipo de cambio se mueva dentro de un corredor acotado no hay riesgo de que la inflación se descontrole”, sí “vuelve más desafiantes las metas ya inalcanzables del BCRA”.

Y describió: “La inflación sigue mostrando resistencia a bajar. En junio la inflación núcleo se había desacelerado a 1,3% mostrando dos bajas consecutivas. En el mes de julio se situó en 1,8%, el valor promedio del primer semestre. A pesar del endurecimiento de la política monetaria reflejado en el aumento de la tasa de Lebac de casi 600 puntos básicos desde el mes de marzo, la inflación no cede”.

Lo que ocurre es que, según la consultora cuesta deshacerse del componente inercial, al que se le suman los efectos de segunda ronda de aumentos de precios regulados que forman parte de los costos (inflación de costos) y la recuperación de la actividad (inflación de demanda) que podría presionar sobre la variación de precios, principalmente en los servicios no regulados, tal como detalló en su último informe.

“A todo esto se suma la fluctuación del tipo de cambio al alza. Durante julio el peso se depreció frente al dólar casi 6% y esto pudo haber ayudado a que la inflación nuevamente tome un rumbo ascendente. De todas formas, el impacto en precios del tipo de cambio se nota moderado en el mes, la inflación core se acelera en 0,5 punto. En caso de persistir el alza de tipo de cambio, si se ve una dinámica de aceleración de la tasa de inflación, el marco puede ser más complejo de lo esperado”, detalló.

Ruidos

La consultora Management & Fit (M&F) coincide en que el dato de julio, que mostró aceleración tanto para la general como para la núcleo, principalmente por las subas en los precios regulados, es un dato “negativo que introduce algo de ruido al proceso de desinflación”.

Y si bien para la consultora hacia delante es de esperar que los precios retomen la dinámica previa, también es cierto que “convendría seguir de cerca la evolución del tipo de cambio, que se viene moviendo al compás electoral, y su posible impacto”. Y señaló que los datos son alentadores ya que la moneda se encareció 6,5% mientras que el IPC aumentó 1,7% (y 1,8% la núcleo).

“Sin embargo, aún es temprano para confirmar el éxito del BCRA en disociar los movimientos cambiarios de la inflación, ya que el dólar sigue subiendo y el impacto sobre la totalidad de la estructura de precios puede tomar su tiempo”, explicó. Y además aclaró: “Los cambios en los precios relativos pueden 'ensuciar' la inflación núcleo en los próximos meses, más allá del impacto que pueda tener la depreciación cambiaria”.

Tanto ACM como Management & Fit coinciden en que el cumplimiento de las metas está prácticamente descartado, aunque desde M&F consideran que eso no debe ser visto como un fracaso, ya que el 52% de los países que encararon un régimen de metas de inflación se pasaron de largo en el primer año de implementación.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés