El Economista - 70 años
Versión digital

vie 24 May

BUE 7°C

Inflación, metas y juego de expectativas

Las autoridades parecen reconocer que el gradualismo en la lucha contra la inflación es inevitable en Argentina

04 enero de 2018

Por Pablo Mira Economista

La noticia sacudió la tranquilidad de las fiestas. El Gobierno decidió modificar las metas de inflación, en la práctica retrasándolas un año. Esto significa, de entrada, que el objetivo final de una inflación considerada “baja” se alcanzaría durante el próximo Gobierno, en el 2020, de modo que si Cambiemos no logra imponerse en 2019 no habrá logrado domar completamente el fenómeno inflacionario durante su gestión.

Como es ampliamente sabido, las nuevas metas son de 15% para 2018, 10% para 2019 y 5% para 2020. La otra novedad importante es que se han eliminado los intervalos de confianza, que antes eran relativamente amplios. Por ejemplo, la meta promedio de 2017 era de 14,5%, pero el rango iba desde el 12% al 17%.

Más allá de las ganancias y pérdidas políticas internas del anuncio, la situación requería algún movimiento concreto, debido a que el juego de las expectativas del BCRA había ingresado en un dilema. Las metas de inflación de 2016 y 2017 que se prometieron no lograron cumplirse por una gran diferencia. En 2016, tras un diagnóstico según el cual la eliminación del “cepo” no afectaría los precios debido a que estos estaban fijados al nivel del tipo de cambio blue, se previó una inflación cercana a 25%, pero la efectiva osciló entre el 35% y 40%. En 2017 la meta promedio era 14,5% y el año podría cerrar en torno al 24%.

Estos fallos indudablemente generan dudas en los agentes que pronostican la inflación, que podrían dudar acerca de la capacidad del BCRA de generar credibilidad e influenciar expectativas. Este es un “juego” interesante, porque los mismos que generan expectativas no aceptan las metas del actor que supuestamente debería tener el poder de afectar dichas expectativas. Quizás los analistas no descreen tanto del compromiso del BCRA como de los mecanismos implícitos que éste asume que funcionan detrás de sus anuncios. En otras palabras, los analistas podrían tener un “modelo” diferente acerca de los determinantes de la inflación.

Y ahora viene el problema principal. ¿Cómo debe actuar el BCRA sobre las expectativas de estos agentes a los que debe convencer, pero que parecen no creer en su poder, o al menos no compartir su modelo? Como el origen de este conflicto surge en primera instancia por el incumplimiento de las metas, algo había que hacer al respecto. Una opción era continuar con las metas tal como estaban, desafiando tercamente a las expectativas y esperando corregir sus fallos “por la fuerza”. Esto podría señalizar cierta determinación por parte de las autoridades, pero el riesgo era que los analistas, bajo la sensación de que tendríamos otro año de meta incumplible, comenzaran a razonar en sus proyecciones tomando la meta como una referencia a la cual habría que sumarle sistemáticamente un porcentaje definido. Esto no dejaría bien parada a la meta oficial, que pasaría a ser una referencia no demasiado creíble ni relevante.

La otra decisión, que es la que finalmente se tomó, fue dotar a la meta de mayor realismo y reconocer las dificultades de seguir con el esquema anterior. Por supuesto, esta decisión atrae nuevos dilemas. Por ejemplo, la recalibración de metas podría hacer pensar que en el futuro el BCRA podría volver a hacer lo mismo. La anulación de los rangos produce además

nuevos desafíos, ya que la nueva meta “no tiene red”, y no es claro cuánto más de 15% será finalmente considerada demasiada inflación.

Pero sería una buena noticia si este cambio significa que las autoridades a cargo están finalmente reconociendo que el gradualismo en la lucha contra la inflación en Argentina es inevitable por las características estructurales e institucionales de nuestra economía, y que una política que no tome en cuenta estas particularidades puede crear riesgos, y sobre todo juegos de expectativas de difícil resolución.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés