¿Hay un nivel óptimo de salario mínimo?

La regulación legal del salario mínimo es uno de los tantos temas controvertidos en economía

03-08-2017
Compartir

Por Rodrigo González Director ejecutivo de la Fundación IDEAL

Este año, por primera vez desde que en 2004 volvió a funcionar el Consejo del Salario, sindicatos y empresas no lograron sellar un entendimiento y el Ministerio de Trabajo, en su calidad de máxima autoridad del organismo tripartito, dispuso un incremento unilateral y escalonado a partir de julio.

La regulación legal del salario mínimo es uno de los tantos temas controvertidos en economía. El efecto positivo de esta regulación es que se transforma en un punto de referencia para toda la economía (formal e informal), y contribuye a elevar los  salarios más bajos, reduciendo los niveles de desigualdad social. El efecto negativo es que la regulación podría reducir la contratación en blanco y generar más informalidad, profundizando la fragmentación del mercado laboral.

Las predicciones teóricas muestran visiones muy contradictorias, sin embargo, la evidencia empírica reciente tiende a cerrar la grieta, y hay acuerdo en que la política de salario mínimo es una cuestión de sintonía fina. Si se fija muy bajo, tiene efecto nulo sobre los menores salarios y sobre la desigualdad; si se fija muy alto se destruyen los incentivos para generar empleo formal. La pregunta relevante es: ¿bajo o alto respecto de qué?: respecto del salario medio de la economía. En un reciente e inédito documento conjunto, en el marco de la cumbre del G20, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Internacional del Trabajo, el Banco Mundial y la OCDE, acordaron que el salario mínimo “genera un efecto positivo en los salarios más bajos de la distribución y reduce la desigualdad siempre y cuando se fije entre el 30% y 40% del salario medio de la economía”.

En los '90, en Argentina la relación salario mínimo/salario medio de mercado fue menor al 30%, comenzó a crecer a partir de 2004 y pronto el ratio superó el 50% (hacia 2008). Actualmente, el salario mínimo representa 52% del salario medio de mercado (y 61% de la mediana salarial).

El vicio de la desmesura una vez más sale a la luz en nuestra política económica, esta vez con el uso del salario mínimo. Esta regulación pasó de ser prácticamente estéril en los noventa, a ubicarse en niveles superiores a los sugeridos. En los últimos años, el umbral legal para contratar trabajadores obstaculizó la trayectoria laboral hacia la formalidad, especialmente en el grupo de trabajadores con menores calificaciones laborales y experiencia (muchos de ellos jóvenes), y regiones con menores niveles de desarrollo económico. Esta es una de las causas por las cuales la informalidad laboral hace casi una década que no baja (aún con ciclos de crecimiento económico).

Durante el segundo semestre del año, asumiendo una actualización salarial del 22% (promedio de paritarias cerradas hasta el momento) y contemplando el salario mínimo fijado por Trabajo, el ratio salario mínimo/ salario medio bajaría al 47%, un equilibrio menos distorsivo para el mercado laboral.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés